Lectura para fin de año: Por Mi Gordísima Culpa - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Opinet

Lectura para fin de año: Por Mi Gordísima Culpa

PUBLICADO

on


«Por Mi Gordísima Culpa» es el libro escrito en 17
capítulos por la recién estrenada escritora migueleña
Lorena Reyes.

Uno que siendo el primero de la autora cae inevitablemente dentro de la narrativa intimista y que con un lenguaje coloquial migueleño, que la lleva a abusar de las frases cliché, refleja sus vivencias personales que bien podrían ser la infancia de toda una
generación.

Influenciada por unos padres conservadores como equivocados que nada pudieron hacer para evitar su negro porvenir nos revela una sociedad que (para bien o mal) ya no existe, muriente, totalmente perdida en una nueva ciudad remesera en que se ha convertido y re identificado San Miguel.

Aquel pueblo donde nadie era más que nadie (no por la ausencia de posiciones económico-sociales) sino porque todos se conocían ya no existe y reiteradamente Lorena Reyes nos retrotrae para
explicarnos ¿por qué allí se hizo gorda? La idea de que
más amor significa más comida y que la gordura es salud
se revela de manera sutil en una violencia intra familiar
infantil continuada personalmente en la adultez hacia una
vena autodestructiva que puede estar más cerca de lo
que creemos de todos nosotros.

No es un libro de autoayuda y menos para adelgazar. En
principio, pero si puede hacer comprender el lev motiv de
la obesidad de muchos: no es la comida estúpidos.

Narración de la frustración personal que comienza con el
fatídico desbalance adolescente del gen FTO pasando por
la búsqueda de la aceptación desenfrenada entre los
mayores por la marginación que conlleva ser gorda(o)
elevada a embarazo o familia forzada.

Continuada por una maternidad glotonera como mecanismo de
canalización del abandono del donante de esperma en
que finalmente se convirtió el hombre de su vida. Finaliza
con la superación de la vida, de esa vida de gordura y la
puesta en imprenta de un sueño: un libro. «Por Mi
Gordísima Culpa» que como catarsis bueno fuera que
todas las historias terminaran así.

Los seres humos somos para siempre dos tercios nuestra
infancia y ambiente familiar. Ser gordo es una cuestión
personal pero con unas repercusiones sociales dramáticas
en una sociedad de consumo, las relaciones
interpersonales, laborales y sexuales truncadas a causa de
esto obligan a sobreponer el tercio restante que le toca
construir a cada uno fuera de la esfera de la familia como
lo mejor que tienes.

Una herencia a destruir es la obesidad. ¿Y si es qué es psico-genética? Es un libro misericordioso visto desde quienes nunca fuimos obesos pero llega a la crueldad desde quienes si lo fueron o lo son. Y así debe ser porque no pretende ser un manual
para dejar de ser un tragaldabas.

El libro no es pretensioso, no entrara a la literatura
universal. Tiene de traslucido la ciudad de todos nosotros,
San Miguel.

La vida de los que tenemos que irnos a estudiar o trabajar fuera porque quizá nos queda chiquita la provincia o porque simplemente pueden pagarse la universidad más allá del rio Lempa pero regresamos.

Allí radica su importancia, es un relato sencillo, honesto y con
buena intención narrativa, comprensible para un lector
que no le gusta leer que pueden también comprarlo en
Amazon.


Corolario:
El Teatro Nacional de San Miguel nominado en la década
de los 30`s Francisco Gavidia celebrará el próximo 29 de
diciembre 110 años.

Para conmemorarlo se ha organizado una velada cultural que incluirá una obra de títeres; lectura del libro de la neo escritora migueleña Lorena Reyes, «Por Mi Gordísima Culpa» y el documental El Nacional que incluye la historia de los Teatros de San Salvador y San Miguel, ambos dirigidos por mí.

Todo comenzará desde las 6.00 PM y la entrada es libre para los
asistentes, sean gordos o gordas incluso si no lo son.
Nadies es perfecto al fin y al cabo.

ESCRITO POR MARVIN AGUILAR. Analista político, Culturologo, graduado de la Universidad Estatal de Moscú. Cineasta documentalista. Columnista.

@_aguilarumana
      

Opinet

Un epitafio para el FMLN

PUBLICADO

on

Douglas Farah y Caitlyn Yates de la NDU de Washington escribieron un informe que relata que el robo al pueblo venezolano hecho a través de la iniciativa ALBA en 11 países terminó lavando $28,000 millones. De estos $1,100 millones fueron prestados por ALBA petróleos de El Salvador a 8 compañías panameñas que igualmente eran controladas por afines a la izquierda salvadoreña, este dinero terminó en bancos de las Islas Vírgenes Británicas; Caimán; Belice, Suiza y Rusia. Sigfrido Reyes no es más que la punta del iceberg de otros reputados testaferros que se prestaron a crear empresas de papel para lavar dinero.

No se vive de la política se vive para la política. Esa es la diferencia entre los buenos y malos políticos. Con el caso de Sigfrido Reyes, los últimos 30 años han quedado evidenciados como décadas de malos políticos. Porque aunque se alegue que dentro del tinglado salvadoreño hubieron buenas personas participando dentro de los dos ex grandes partidos mayoritarios tampoco se puede negar que peor que los actos de corrupción de los políticos malos fueron el silencio o consentimiento que los políticos buenos dieron a esos ladrones que jurando cumplir las leyes con su mano alzada robaron descaradamente a una nación pobre y enferma como la nuestra.

¿Y el FMLN de Oscar Ortiz? pues ha descubierto que un incendio se apaga con fuego y una inundación se detiene con agua. Al acusar al sistema de persecución política obvian que esta ocurre en la Nicaragua de los Ortega-Murillo o en la Venezuela del madurismo y que perseguir políticos corruptos no es violentar los derechos políticos de nadie. Contrario sensu ellos han terminado (no solo asesinando como hemos sabido en detalle recientemente con el caso Mayo-Sibrian) sino traicionando a los muchos heroicos jóvenes estudiantes y campesinos que murieron bajo el régimen militar desde Maximiliano Hernández Martínez hasta Carlos Humberto Romero. Así de grave es la traición al pueblo y que bueno que nunca triunfó su revolución.

Al hombre superior nunca se le conocerá por pequeños asuntos (corrupción) porque estará ocupado con las grandes preocupaciones. Por contrario al hombre inferior siempre se le conocerá por los pequeños asuntos. Los robos de la izquierda salvadoreña se produjeron por una sencilla razón, cayeron en la trampa que les dejó ARENA: de que triunfar en la vida es acumular dinero y, que, quien no hace dinero no puede ser feliz. Y no se trata de ir en contra de la mística del trabajo, esfuerzo, ahorro que legítimamente puede otorgar riqueza sino de seducirse por esa verdad que camina por los corrillos políticos de que la corrupción es la manera más rápida para llegar a la felicidad y de que quien no lo haga es tonto. Sigfrido Reyes por un tiempo pensó que los tontos éramos nosotros, los ciudadanos y, calculó que lavar dinero y traficar influencias desde la burbuja del poder eran validas para los revolucionarios que sobrevivieron a la guerra civil. Pero las burbujas estallan.

Corolario:

La política no se arregla con dinero. Se arregla con pasión. El dinero empareja barrancos también puede pagar cirugías plásticas pero nunca cambiará la realidad nacional, la de los pobres, la de la mayoría.

Por eso un representante del pueblo debe vivir como vive la mayoría de esas gentes que representa o luchar para que este pueblo no tenga carencias. Esa es la esencia de una república democrática que sustentará sus decisiones por mayoría. Quizá tener una izquierda como la salvadoreña explica mejor el voto popular los 20 años de ARENA: que mejor nos gobernara una minoría que ya sabemos como son y, no, un FMLN infantil que luego se transforma en lo que siempre criticó.

Parafraseando a Lao Tsé para un epitafio del FMLN: el hombre vulgar cuando empieza una gran obra siempre la echa a perder por su corrupción.

ESCRITO POR MARVIN AGUILAR. Analista político, Culturologo, graduado de la Universidad Estatal de Moscú. Cineasta documentalista. Columnista.

@_aguilarumana

SIGA LEYENDO

Opinet

2019 derrotó al bipartidismo

PUBLICADO

on

2019 será un parte aguas histórico en El Salvador. Cuando historiadores estudien el primer tercio del siglo XXI dentro de un siglo, que es cuando ya se tiene mejor objetivización de todo lo sucedido en nuestros días, no podrán menos que señalar el fin de la dicotomía histórica que arrastramos desde la independencia de España en 1821.

Ha devenido nuestra patria en el falso dilema que nos mantuvo en guerras internas por casi 170 años. Los odios de monárquicos e independentistas; liberales y conservadores; capitalistas versus comunistas; derecha e izquierda dejaron un atraso cultural, económico, educativo, social y humano que cuando se hagan los cálculos monetarios de esa testarudez nacional de no avanzar por la patria y sí por intereses familiares, de grupo o sectoriales las futuras generaciones entenderán que quizá nunca fuimos pobres sino más bien unos simples ignorantes. Somos un país de la periferia y no del núcleo por decisión propia.

El 3F de 2019 será la fecha oficial del fin de esa hegemonía enferma de tener que definirse en uno de los bandos históricos que lastró a El Salvador. ARENA y el FMLN bisnietos del pecado original concebido durante la separación española han agotado este año su discurso político. Toca ahora a la población volverse ciudadanos empoderados y únicos responsables de la clase política que nos gobierna. El 3F es el evento del año.

II 

El protagonista de 2019 es el Movimiento Nuevas Ideas. Desde luego tal como lo propone Antonio Gramsci: vive El Salvador en este momento particular la circunstancia de que el viejo mundo muere y el nuevo tarda en aparecer. Monstruos intermedios incluidos. De allí la confusión de la vieja política de colarse en el partido Nuevas Ideas para traer las malas costumbres de la vieja política que podemos notar a nivel nacional al pretender usar a NI como su tabla de salvación. El reto estará en identificar a los mismos de siempre que lleguen envueltos de novedad.

Igualmente mientras no surja un nuevo ó resurja ARENA como antagónico del Movimiento el poder del partido Nuevas Ideas será indiscutible, pesar de los errores que se cometan. Ahora bien, si pasados los años termina predominando el ADN ancestral de la antigua tradición política nacional la factura electoral con riesgo de convertirse en derrota política hundiendo a Nuevas Ideas en una crisis interna al mejor estilo de ARENA o el FMLN será inevitable.

El poder es como el Centauro: mitad coerción mitad legitimidad. El reto del Movimiento es ser un racimo de uvas (debido a su horizontalidad) o como tataranieto de la vieja forma de hacer política sumergirse en una balcanización si optan por manejar al partido como tradicionalmente se ha venido haciendo desde 1821. Imponer dirigencias o candidatos funciona a corto pero a largo plazo es el lupus político de los partidos.

III

La tecnología hizo estragos en las estrategias electorales de los dos partidos tradicionales salvadoreños. Herederos del cinismo, la violencia y la puñalada trapera no comprendieron que las redes sociales definirían el resultado electoral de 2019, torpemente se escudaron en explicaciones llamando troles a seguidores; acusar de ausencia de estructura partidaria a nivel nacional al adversario y, desprestigiar encuestas que siempre colocaron ganador a Nayib Bukele.

La tecnología como herramienta electoral llegó para quedarse por eso es el legado de 2019. En la actualidad (según estudio de la UCA) el electorado se entera «y decide su voto» en un 45% a través del social media y un 40% vía televisión. Así un 85% del votante cree en esto para conocer a su clase política. «Benditas redes sociales» expreso Manuel López Obrador para explicar su victoria electoral pesar del «PRIAN». Pero no se trata de pauta solamente, se trata también de contenido. Las redes sociales exigen decir la verdad o, exponerse a quedar evidenciado como demagogo y esa característica es debido a que por estos lares –la verdad- es una verdadera revolución.

Corolario:

¿Está preparada nuestra clase político-dirigencial para el porvenir? El futuro es femenino. Esto presagia un cambio cultural importante. La unilateralidad liderada por EE.UU. cede paso a la tripolaridad compartida con China y Rusia, esto hará una transformación geo-política nueva. La crisis de fe actual dará paso a una religión mundial nueva: la ecología. Pataleen o griten grupos ultra conservadores-religiosos la ampliación de Derechos Humanos avanzará y al final de este siglo serán estudiados como los nazis y fascistas del siglo XXI.

Este cambio será posible a la llegada del 6G de la mano de los chinos. Provocando un cambio fundamental en la manera en que nos comunicaremos. Estamos pasando del clásico de boca en boca al mundo en boca y esto limpiará a nuestros países de políticos o dirigentes corruptos, doble moralistas, evasores o elusores de impuestos, estafadores y manipulares de las masas.

Y todo llegará tan rápido, dentro de 80 años. Al final del siglo. No importa si lo vemos, importa saberlo.

Feliz 2020 a tod@s  

ESCRITO POR MARVIN AGUILAR. Analista político, Culturologo, graduado de la Universidad Estatal de Moscú. Cineasta documentalista. Columnista.
@_aguilarumana

SIGA LEYENDO

Opinet

Golfo de Fonseca, alcaldes irresponsables y un tal Dr. Stockmann

PUBLICADO

on

Esta semana se cumplen 132 años desde que Henryk Ibsen escribió “Un Enemigo del Pueblo”.

La obra es una crítica a una población que se siente orgullosa de la clase de alcalde y de sistema (débil y corrupto) económico que
tienen. Stockmann es un medico que descubre que en el balneario (fuente de turismo y dinero del pueblo) existe una bacteria provocada por los desechos de un molino de una familia poderosa que podría enfermar a todos los habitantes.

La solución es cerrarlo para tratar las aguas y
evitar daños mayores e incalculables. Empresarios, medios, ciudadanía, finalmente el alcalde que es su hermano terminan declarándolo enemigo del pueblo por
querer cerrar el único medio de subsistencia de los habitantes. En aquellas circunstancias Stockmann interesado en el bien común acaba siendo una amenaza.

En la zona oriental de nuestro país bien podría estarse gestando la segunda parte de la obra de Ibsen, lo que Stockmann deseaba evitar. Según el juez medioambiental de San Miguel, en el Golfo de Fonseca, la parte que comparten al menos seis alcaldías han dejado que se contaminen las aguas del mar que ya comenzaron a arrojar moluscos muertos afectando la economía de los pescadores locales. No solo, la población –sostiene el juez- no tiene conciencia ni cultura ambiental, abona a la tragedia que las alcaldías y los ministerios no han estado
haciendo nada por resolver el problema que está
afectando a todos.

En El Salvador el caudillismo malo como rémora del siglo 18 se evidencia actualmente en el poder local.

Las alcaldías se han convertido en coto de caza de un elite provinciana que muy poco interesada en desarrollar a sus municipios como ciudades circulares y amigables con el ambiente poseen un culto a la infraestructura (muchas
veces poco provechosa) que les facilita cobrar en negro porcentajes que van desde el 10% al 30% según la importancia del proyecto. Este ingreso ilegal permite operar un clientelismo que les reelige indefinidamente.

El caso más paradigmático que refleja la vigencia de la obra de Ibsen lo observamos en los alcaldes involucrados en la crisis del Golfo: pertenecen al partido ARENA y llevan como máximo en la comuna 12 años. En todo ese periodo nunca miraron hacia el mar o cuando menos no
se imaginaban que bajo las aguas que vieron había vida.

El FODES -que bien podría haber servido para evitar la crisis ambiental en la que están inmersos por negligentes estos munícipes- pensado para potenciar el desarrollo ha
terminado siendo una fuente de corrupción que
disfrazada de buenas obras ha creado derivada de la política una nueva clase económico-social en los municipios del país.

Por estos lares los alcaldes honrados son como los marcianos. Nadie los ha visto hasta ahora.¿Exagerado? No. Porque hasta el alcalde que no cobra la coima de los proyectos, vía FODES, se agencia un salario desigual en relación a sus vecinos y, no solo, además bajo la figura de
gastos de representación o viáticos aumentan su
patrimonio de manera escandalosa. Desde luego el Concejo Municipal no se salva porque para lograr (votos) el silencio o complicidad de sus miembros la erogación de dietas para ellos en los presupuestos es igualmente una jarana al erario municipal.

Corolario:
Cuando niño observaba al Dr. Fausto Cisneros pasando por el negocio familiar caminando desde su casa-clínica hacia la alcaldía, regresar a almorzar y luego volver a su trabajo en el despacho municipal cada día. En el oriente
ya ningún alcalde va caminando a su oficina.

Con FODES
se compran narco-carros que les otorgan el estatus que su inculta existencia no puede darles, de allí que, así le va al Golfo de Fonseca. Los políticos ahora son como la ropa interior de cualquier color. Hay que cambiarla seguido porque sino apestan.

Las protestas a nivel hemisférico que hemos visto en los últimos días es debido al descredito de los políticos que aprovechándose de la democracia llevan ejerciendo poder demasiado tiempo, sean estos de derecha o izquierda.

No es ideológico, es ciudadano el malestar.
Como Ibsen hace decir al doctor Stockmann en su obra: hay una vieja equivocación popular: creer que la cultura intelectual es contraproducente, que debilita al pueblo.

Lo que en realidad debilita al pueblo es la ignorancia, la pobreza y todo lo que se hace para embrutecer. Cuando en una casa no se barre ni se lava el suelo, sus habitantes acaban por perder en un par de años toda noción de
moralidad.

La conciencia, como los pulmones, vive de
oxígeno, y el oxígeno falta en casi todas las casas del pueblo, porque una mayoría aplastante (hasta ahora)*, que es lo bastante inmoral, quiere basar el progreso de nuestra ciudad en cimientos falsos y engañosos.

ESCRITO POR MARVIN AGUILAR. Analista político, Culturologo, graduado de la Universidad Estatal de Moscú. Cineasta documentalista. Columnista.

@_aguilarumana
      

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído