4 septiembre, 2019

Testimonio: El infierno que vivió un joven “Uberista” al ser secuestrado por pandilleros de la MS

José (nombre ficticio) recibió aquella noche una llamada de una joven. Era desde un motel, un lugar que en los últimos meses visitaba con más frecuencia para recoger algunos clientes.

Siempre tenía la certeza que no era un mal negocio y las experiencias pasadas terminaban de reafirmar esa teoría. Pero aquel viernes fue diferente.


Acá la conversación de esa noche de viernes y su desenlace:


-Aló, buenas noches, cree que puede venirme a traer sobre la carretera de oro?. –


-Por donde sería?.


-Estamos en un motel, sobre la carretera?. Está bien- Llego en unos cuatro minutos.

Desde que decidió suscribirse a la plataforma de Uber José había esquivado cualquier peligro. Manejaba dice él con el freno en mano. Pero aquel día, un viernes, el exceso de confianza le hizo una mala jugada.

Llegó al lugar, con su vehículo. Lo esperaba la chica, pero con ella subió un hombre, y luego otro y otro. Cuando se percató eran cinco los que se introdujeron al vehículo. .. Eran pandilleros. Ni siquiera tuvo tiempo para pensar que hacían en aquel lugar.

Imagen de referencia

Uno de ellos, le dijo: “vas a conducir y nosotros te vamos a decir para donde”. El primer destino: la colonia Las Margaritas, en Soyapango. Se bajaron dos y más adelante, se subieron otros dos. En el camino se intercambiaron.

Él solo obedecía. Se dio cuenta que había sido privado de libertad por un grupo de pandilleros de la MS 13 que buscaban solo hacer una ronda en el populoso sector.

Imagen de referencia

Lo único que se le cruzó por su mente fue que en caso de ser interceptados por la policía, él también sería detenido por estar con ellos, o según el caso, por el delito de por complicidad.

Pasaron 6 horas, sin mayores aspavientos. Uno le pegó en la cabeza por no entender bien una orden. Solo quedaron dos y luego se bajaron. No recorrió mucho trecho pero suficiente, asegura, para evitar que se repitiera la misma historia.

Lo que para él fue una oportunidad de unos ingresos, resultó ser un día de pérdidas aunque se alegra de haber sobrevivido a un drama en la que muchos no viven para contarlo.

Escrito por Luis Orellana.