Cuáles fueron las pandemias más letales de la historia: De la peste negra al coronavirus - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

ENTREGA ESPECIAL

Cuáles fueron las pandemias más letales de la historia: De la peste negra al coronavirus

PUBLICADO

on

Con más de 566.000 casos confirmados en el mundo y al menos 25.000 muertes, el brote de COVID-19 —declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud el pasado 11 de marzo— desató una crisis global como hacía tiempo no se veía.

Sin embargo, la historia puede ayudar a poner en perspectiva lo que está sucediendo. A pesar de la gravedad inusitada de este brote originado en China en noviembre pasado, aún está lejos de los más letales de la historia. A continuación, un repaso por las pandemias más significativas de las que hay registro:

Peste antonina (165-180): 5 millones de muertes

Cuanto más se retrocede en el tiempo, menores son las precisiones sobre las enfermedades y sus consecuencias. Pero hay evidencias históricas más que suficientes para saber que la peste antonina fue devastadora en su tiempo. La infección se desató en el Imperio Romano tras el regreso de tropas que habían combatido en Medio Oriente. Se cree que la enfermedad puede haber sido viruela o sarampión, pero no hay consenso entre los historiadores.

Se la conoce como peste antonina por el nombre de la dinastía reinante en Roma en ese momento. De hecho, hay indicios de que el emperador Lucio Vero, que gobernaba en conjunto con su hermano adoptivo Marco Aurelio, murió en el año 169 víctima de ese mal. Las estimaciones actuales ascienden a 5 millones de muertos, lo que la convertiría en la séptima pandemia más letal de la historia.

Plaga de Justiniano (541-542): 30-50 millones de muertes

El epicentro del brote fue Constantinopla —actualmente Estambul—, capital del Imperio Bizantino (Imperio Romano de Oriente). El origen fueron las ratas que llegaban en los barcos mercantes provenientes de distintos rincones de Eurasia, portadoras de pulgas infectadas con la peste bubónica.

El emperador Justiniano I también contrajo la enfermedad, pero sobrevivió. Los cálculos de entre 30 y 50 millones de muertos como consecuencia de la pandemia abarcan los dos siglos en los cuales esta resurgió. Eso la convierte en la cuarta peor de la historia.

Cuadro del ángel de la muerte golpeando una puerta durante la plaga de Roma en tiempos de la peste antonina (Foto: Wikipedia)

Cuadro del ángel de la muerte golpeando una puerta durante la plaga de Roma en tiempos de la peste antonina (Foto: Wikipedia)

Epidemia de viruela japonesa (735–737): 1 millón de muertes

Se desarrolló en el contexto de intercambios crecientes entre Japón y el continente asiático, que dio lugar a otras epidemias. Comenzó en 735 en la ciudad de Dazaifu, Fukuoka, luego de que un pescador japonés la contrajera en Corea. La enfermedad se propagó rápidamente y terminó afectando a la mayor parte de la isla, donde murió cerca de un tercio de la población.

Peste negra (1347-1351): 200 millones de muertes

Se la considera la pandemia más mortífera y con el impacto más duradero en la historia de la humanidad. Se cree que el brote comenzó en Asia Central, y desde allí pasó por la Ruta de la Seda hasta llegar a la península de Crimea —disputada entre Rusia y Ucrania en la actualidad— en 1343. Alojada en las pulgas de las ratas negras, se esparció por toda Europa usando como medio de transporte a los barcos mercantes.

Las estimaciones más conservadoras sostienen que mató al 30% de la población europea, pero las más audaces dicen que hasta el 60% pudo haber muerto como resultado de la pandemia. El continente tardó 200 años en recuperar su nivel anterior de habitantes, aunque algunas regiones, como Florencia y sus alrededores, tardaron hasta el siglo XIX.

Pintura de San Sebastián suplicando por la vida de un sepulturero afligido por la peste durante la plaga de Justiniano, del siglo VI (Foto: Wikipedia)

Pintura de San Sebastián suplicando por la vida de un sepulturero afligido por la peste durante la plaga de Justiniano, del siglo VI (Foto: Wikipedia)

Viruela (1520): 56 millones de muertes

Era una enfermedad desconocida en el continente americano, pero llegó con la conquista europea. Fue introducida primero en lo que actualmente es México por los españoles y fue determinante en la caída del Imperio Azteca. Es considerada la segunda mayor pandemia de la historia, y hay estimaciones que indican que mató hasta al 90% de la población nativa americana.

Grandes pestes del siglo XVII (1600): 3 millones de muertes

Fueron distintos brotes de peste bubónica que tuvieron diferentes epicentros a lo largo del siglo. Uno de los más significativos fue la gran peste de Londres, que duró de 1665 a 1666, y fue la última gran epidemia de peste bubónica en Inglaterra.

Un hombre y una mujer con la peste bubónica con las características úlceras en sus cuerpos en una pintura medieval de una Biblia de 1411 en Toggenburg, Suiza (Foto: Shutterstock)

Un hombre y una mujer con la peste bubónica con las características úlceras en sus cuerpos en una pintura medieval de una Biblia de 1411 en Toggenburg, Suiza (Foto: Shutterstock)

Grandes pestes del siglo XVIII (1700): 600.000 muertes

Fueron diversas epidemias que surgieron en distintos países. La más importante fue la peste rusa de 1770-1772, también conocida como la peste de 1771. Murieron entre 52.000 y 100.000 personas solo en Moscú, cuya población se redujo en una tercera parte.

Cólera (1817-1923): 1 millón de muertes

La falta de tratamiento de los excrementos humanos y la ausencia de agua potable son los principales responsables de la propagación del cólera. Entre 1817 y 1923 se produjeron las primeras seis pandemias de esta enfermedad en distintos puntos del continente asiático.

Ilustración obtenida de un compendio de materiales e información sobre la historia azteca y nahua recopilada por fray Bernardino de Sahagún. Muestra a nahuas infectados con la enfermedad de la viruela (Foto: Wikipedia)

Ilustración obtenida de un compendio de materiales e información sobre la historia azteca y nahua recopilada por fray Bernardino de Sahagún. Muestra a nahuas infectados con la enfermedad de la viruela (Foto: Wikipedia)

La tercera peste (1855): 12 millones de muertes

La tercera pandemia de peste bubónica surgió en Yunnan, China, durante el quinto año del emperador Xianfeng de la dinastía Qing. Desde allí se esparció por todo el mundo, aunque en ningún lugar tuvo un impacto tan mortífero como en la India, donde causó cerca de 10 millones de muertos. Es la sexta pandemia más letal de la historia.

Fiebre amarilla (fines de 1800): 100.000-150.000 muertes

Los científicos consideran que se originó en África, con transmisión entre primates y humanos. El virus y el vector, que es el Aedes aegypti, una especie de mosquito, fueron llevados al continente americano por barcos de comercio de esclavos. Durante el siglo XIX se produjeron importantes brotes en América y en Europa.

El doctor Simmonds inyectando su suero curativo en un paciente durante el brote de la peste bubónica en Karachi, India. Fotografía de 1897 (Foto: Wikipedia)

El doctor Simmonds inyectando su suero curativo en un paciente durante el brote de la peste bubónica en Karachi, India. Fotografía de 1897 (Foto: Wikipedia)

Gripe española (1918-1919): 40-50 millones de muertes

Fue la primera pandemia causada por el virus de la gripe, el H1N1, y se convirtió en la tercera más letal de la historia de la humanidad, debido a que mostró una tasa de mortalidad muy superior a la habitual. Se estima que infectó a 500 millones de personas en todo el mundo, alrededor del 27% de la población global.

Lo interesante es que España no sufrió particularmente más que otros países la epidemia. Pero la posguerra había llevado a muchos Gobiernos a censurar los reportes de muertos en Alemania, el Reino Unido, Francia y los Estados Unidos. Eso no ocurrió en España, que se había mantenido al margen del conflicto, y por eso se empezó a hablar de gripe española.

Los médicos llevaban máscaras para evitar la gripe en el hospital del ejército estadounidense, el 19 de noviembre de 1918, durante la pandemia de gripe española, de 1918-1919 (Foto: Shutterstock)

Los médicos llevaban máscaras para evitar la gripe en el hospital del ejército estadounidense, el 19 de noviembre de 1918, durante la pandemia de gripe española, de 1918-1919 (Foto: Shutterstock)

Gripe rusa (1889-1890): 1 millón de muertes

El virus de la gripe A subtipo H2N2 se encuentra en las aves y, según algunos investigadores médicos, surgió por primera vez en Rusia en 1889. Si bien otros especialistas sostienen que no hay evidencia suficiente de que haya sido ese tipo de virus, la pandemia causó cerca de un millón de muertes.

Gripe asiática (1957-1958): 1,1 millón de muertes

Si la rusa fue la primera pandemia de gripe A, la asiática fue la segunda. Algunos autores creen que se originó por una mutación en patos salvajes que se combinó con una cepa humana preexistente. El virus se identificó por primera vez en Guizhou, China, y se propagó a Singapur, de allí a Hong Kong, y luego a los Estados Unidos.

Diagnóstico sosteniendo una prueba de VIH positivo (Foto: Shutterstock)

Diagnóstico sosteniendo una prueba de VIH positivo (Foto: Shutterstock)

Gripe de Hong Kong (1968-1970): 1 millón de muertes

Fue la tercera de esta serie de pandemias. El primer registro del brote en Hong Kong apareció el 13 de julio de 1968, y a fin de mes ya había llegado a Vietnam y Singapur. La región no había aprendido las lecciones de los brotes anteriores.

VIH/sida (1981-actualidad): 25-35 millones de muertes

El sida es causado por un virus de inmunodeficiencia humana que se originó en primates del África central y occidental a principios del siglo XX. Si bien varios subgrupos del virus adquirieron la capacidad de infectar a seres humanos, la pandemia tuvo sus orígenes en la aparición de una cepa específica, el subgrupo M del VIH-1, en Leopoldville, República Democrática del Congo, y se disparó a partir de 1981.

Actualmente hay 37,9 millones de personas que están infectadas con VIH en todo el mundo, y solo en 2018 murieron 770.000 personas por esta enfermedad. El África subsahariana es la región más afectada, y el 61% de las nuevas infecciones provienen de allí.

Fakoya, Koinadugu, Sierra Leona, agosto de 2015. Joven sobreviviente del ébola asiste a una ceremonia comunitaria debido a la epidemia del ébola en Sierra Leona durante 2014-2015 (Foto: Shutterstock)

Fakoya, Koinadugu, Sierra Leona, agosto de 2015. Joven sobreviviente del ébola asiste a una ceremonia comunitaria debido a la epidemia del ébola en Sierra Leona durante 2014-2015 (Foto: Shutterstock)

SARS (2002-2003): 770 muertes

El Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad provocada por un coronavirus distinto del causante del COVID-19, el SARS-CoV. Entre noviembre de 2002 y julio de 2003, un brote registrado en el sur de China terminó con 8.098 personas infectadas en 17 países, aunque la mayoría de los casos se registraron en China y Hong Kong.

El virus surgió en murciélagos de herradura que habitan en cuevas de la provincia de Yunnan, y de allí pasó a los humanos. De todos modos, no se han reportado nuevos casos de SARS desde 2004.

Personal médico vestido con trajes protectores distribuye comida en un estadio deportivo que se ha convertido en un hospital improvisado para tratar a los pacientes del nuevo coronavirus, en Wuhan, el 2 de marzo de 2020 (China Daily vía Reuters)

Personal médico vestido con trajes protectores distribuye comida en un estadio deportivo que se ha convertido en un hospital improvisado para tratar a los pacientes del nuevo coronavirus, en Wuhan, el 2 de marzo de 2020 (China Daily vía Reuters)

Gripe porcina (2009-2010): 200.000 muertes

Fue la segunda pandemia causada por el virus de la gripe H1N1, casi un siglo después de la gripe española. De todos modos, se trata de una nueva cepa de H1N1, que se originó cuando los virus de las gripes aviar, porcina y humana se combinaron con un virus de la gripe porcina euroasiática, razón por la que se la conoce como gripe porcina.

El brote apareció en cerdos de una región del centro de México, y a partir de allí se propagó. Se estima que entre el 11 y el 21% de la población mundial de entonces contrajo la enfermedad.

El estadio deportivo convertido en un hospital improvisado en Wuhan (China Daily vía Reuters)

El estadio deportivo convertido en un hospital improvisado en Wuhan (China Daily vía Reuters)

MERS (2012-actualidad): 850 muertes

El Síndrome Respiratorio de Medio Oriente también es causado por un coronavirus. El primer caso se encontró en un hombre de Arabia Saudita de 60 años que padecía una neumonía aguda. Murió de insuficiencia renal en junio de 2012, y luego se reportaron dos muertes más en la región de Al Ahsa. Desde ahí se trasladó a varios países, principalmente de Medio Oriente, aunque también de otras regiones, como Corea del Sur, que tuvo un brote en 2015.

Ébola (2014-2016): 11.300 muertes

Es una fiebre hemorrágica viral que afecta a los humanos y a otros primates. El de 2014 fue el brote más generalizado de la enfermedad en la historia. Los primeros casos se registraron en Guinea en diciembre de 2013, y de allí se propagó a Liberia y Sierra Leona, donde causó devastadores efectos humanos y materiales. La tasa de letalidad entre los pacientes hospitalizados llegó a ser de entre el 57 y el 59 por ciento.

INFORMACIÓN Y GRÁFICOS DE INFOBAE.COM

ENTREGA ESPECIAL

Nicaragua toma de ejemplo las medidas del presidente Bukele para contrarrestar contagio del coronavirus, ante negligencia del gobierno sandinista al enfrentar la pandemia

PUBLICADO

on

Médicos nicaragüenses hacen lo imposible por brindar pronta atención a contagiados de COVID-19

La falta de medidas preventivas en las que incurre el gobierno sandinista de Nicaragua en sus directrices en el campo sanitario ha generado molestias en sus ciudadanos y críticas desde de la comunidad internacional sobre la poco a nada prevención del contagio de coronavirus.

Ante tal negligencia, la mayoría de la población nicaragüense ha decidido tomar autocuarentena, tomando como ejemplo prioritario las medidas de emergencia del gobierno salvadoreño administrado por el presidente, Nayib Bukele ante el COVID-19.

El virus ya ha provocado cuatro contagios en ese país, un muerto, y más de una docena de casos sospechosos y la pandemia no es al perecer prioridad para el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidentaRosario Murillo, quienes manejan la epidemia con total hermetismo y se niega a declarar cuarentena, cerrar fronteras o suspender el ciclo lectivo del país.

Ante tal situación, los profesionales y esposos nicaragüenses decidieron una cuarentena voluntaria. Desde hace más de una semana, el matrimonio apenas ha salido una vez de su casa, ubicada en el departamento de Rivas al sur del país, para comprar alimentos y disminuir el riesgo de contagio. Como ellos, pobladores de las principales ciudades de Nicaragua han desoído la propaganda gubernamental que insiste “que todo está normal”, según un artículo hace constar un artículo de la cadena Univision.

Aparte de la cuarentena voluntaria asumida por los ciudadanos, padres de familia han dejado de enviar a sus hijos a clases, y algunos colegios privados lograron doblarle el brazo al Ministerio de Educación (Mined) para impartir clases a distancia, mientras la asistencia en escuelas públicas y universidades es rala. Los restaurantes que no han cerrado ofrecen servicios a domicilio gratis o han bajado los precios. En tanto, los supermercados racionan suministros de primera necesidad para evitar desabastecimiento.

Caso contrario al El Salvador donde el presidente Bukele desde el acecho de la pandemia a Centroamérica cerro bares, lugares de esparcimiento, ciertas empras y decretó cuarentena domiciliar obligatoria por 30 días en todo país y brindado con ello, un bono por $300 a 1.5 millones de personas afectas en el tiempo de resguardo, todo para bajar así los índices de contagio en la medida de lo posible.

Hasta el momento en El Salvador solo se reportan 24 casos de COVID-19, número manejable hasta el momento por las autoridades de salud pública, pues el mismo mandatario ha declarado en reiteradas ocasiones que el sistema de salud es “precario” y no pueden darse el lujo de que COVID-19 avance hasta llevar al colapso los centros hospitalarios y de atención ante tal emergencia.

“Nos sentimos como que @nayibbukele fuera el Presidente de #Nicaragua, porque todos seguimos sus recomendaciones, porque aquí Daniel Ortega no da la cara, solo su mujer da la cara para hablar estupideces, en los hospitales no hay atención para los sospechosos de tener coronavirus”, tuiteó el usuario @cordobanica.

Una ciudadana nicaragüense identificada como Lissette Ramírez expresó: “Gracias Presidente @nayibbukele, desde #Nicaragua, seguiremos su estrategia para protegernos del coronavirus, usted ha sido más eficiente que el Ortega y la OPS (Organización Panamericana de la Salud)”.

Ante la ausencia de Ortega en medio de la epidemia y para contrarrestar las campañas sandinistas que recomiendan seguir con las actividades normales, los ciudadanos hicieron viral en las redes sociales la frase burlesca: “Sé como Ortega, quédate en casa”, una forma sarcástica hacia su mandatario.  

SIGA LEYENDO

ENTREGA ESPECIAL

Científicos islandeses descubrieron 40 mutaciones del virus del Covid-19

PUBLICADO

on

A medida que pasan las horas son más los avances científicos que intentan ganarle la batalla a la pandemia con más información. Un grupo de científicos en Islandia encontró 40 mutaciones de coronavirus entre personas infectadas en el país e incluso a un paciente infectado con dos variantes del nuevo coronavirus.

Las autoridades sanitarias, junto a DeCode Genetics. evaluaron a 9.768 personas para detectar e investigar más sobre la pandemia que mantiene en vilo al mundo. De ese modo, mediante una secuencia genética de las infecciones encontradas en los diagnosticados positivos, se pudo comprobar que el virus mutó 40 veces en la isla.

Además de ayudar a las autoridades sanitarias islandesas a realizar pruebas, DeCode Genetics realizó las secuencias genéticas de los casos de coronavirus tanto los encontrados por las autoridades como los encontrados por la propia empresa. Así, pudieron rastrear la propagación de la infección en la pequeña comunidad islandesa, que tiene poco más de 364,000 habitantes.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

“Tenemos los genes de más de 400 infecciones. Lo interesante de esa secuencia es que podemos rastrear de dónde vino el virus. Algunos vinieron de Austria. Hay otro tipo de personas infectadas en Italia. Y hay un tercer tipo de virus que se encuentra en personas infectadas en Inglaterra, entre otros», dijo Kári Stefánsson de DeCode Genetics al periódico Information de Islandia.

Las autoridades de salud islandesas evaluaron a todas las personas que mostraron síntomas, estaban enfermas o estaban en el grupo de riesgo de coronavirus. Y es que el país cuenta con algunas de las mejores capacidades de prueba en el mundo. Hasta este martes se han realizado en Islandia más de 10.000 muestras, lo que proporciona a los científicos datos invaluables, y convierte al país en un líder mundial en la investigación de la composición genética del virus.

Islandia, un país con una población de 364.000 habitantes, reportó más de 600 casos de infecciones y dos muertos. No obstante, las autoridades estiman que actualmente el 1% de los islandeses podría estar infectado. La afirmación se desprende del hecho de que, como ocurre en muchos países, hay personas asintomáticas que tienen el virus, y otras que, pese mostrar algunos, aún no han sido sometidas a las pruebas del COVID-19.

Precedentes europeos de mutación de virus

La revelación más importante de las mutaciones detectadas en España es que no están asociadas con factores de mayor o menor letalidad que el genoma original del virus (REUTERS)
La revelación más importante de las mutaciones detectadas en España es que no están asociadas con factores de mayor o menor letalidad que el genoma original del virus (REUTERS)

Similar es lo que sucedió en Europa, donde investigadores de la Universidad de Valencia y de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana comprobaron que el coronavirus que causa estragos en Europa no sería exactamente el mismo que nació en China. Obtuvieron los primeros genomas del virus en España, a partir de muestras de tres pacientes. De esta manera, pudieron compararlos con el genoma identificado por científicos chinos el 14 de enero y por los que se aislaron en muchos otros países en las últimas semanas.

“El genoma del virus está en continua mutación, y eso es justamente lo que nos permite seguir su trayectoria en los diferentes países y rutas de transmisión”, dijo Fernando González, uno de los investigadores de la Universidad de Valencia que participaron del estudio, consultado por El Confidencial.

El coronavirus que causa estragos en Europa no sería exactamente el mismo que nació en China debido a que obtuvieron los primeros genomas del virus en España, a partir de muestras de tres pacientes (Photo by STR / AFP)
El coronavirus que causa estragos en Europa no sería exactamente el mismo que nació en China debido a que obtuvieron los primeros genomas del virus en España, a partir de muestras de tres pacientes (Photo by STR / AFP)

La revelación más importante de las mutaciones detectadas en España es que no están asociadas con factores de mayor o menor letalidad que el genoma original del virus. “La conclusión a la que se ha llegado después del análisis realizado es que, hasta ahora, no se ha encontrado ninguna mutación asociada a una mayor virulencia, letalidad o a alguna propiedad interesante desde el punto de vista clínico”, sostuvo la Universidad de Valencia en un comunicado.

A la misma conclusión llegaron investigadores italianos. Massimo Galli, responsable de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán, quien aisló el genoma del virus cuando este se empezó a propagar por Italia, ha encontrado que el COVID-19 ha mutado “dos o tres veces” en territorio italiano, pero sin modificar su letalidad.

“Siempre en estos virus hay mutaciones en la molécula ARN, pero no creemos que estas puedan causar mayor virulencia”, aseguró. Afirmaciones que van en línea con el mapa genético del virus que su equipo, junto con la Universidad Estatal de Milán, aisló a principios de marzo.

SIGA LEYENDO

ENTREGA ESPECIAL

Los productos que NO debes comprar en medio de la crisis por el coronavirus

PUBLICADO

on




Los aceites esenciales, los tés, las tinturas y los productos a base de plata coloidal tienen todos algo en común: no sirven para tratar el COVID-19.

Esta fue la advertencia que lanzaron el lunes la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés) y la Comisión Federal de Comercio (FTC), para prevenir a los consumidores sobre siete compañías que están aprovechándose del miedo a la epidemia para promover productos que prometen falsamente una cura.

Ambos organismos dijeron haber enviado cartas a las empresas que están publicitando “medicamentos no aprobados que presentan riesgos significativos para la salud de los pacientes y violan la ley federal”, según un comunicado de prensa de la FDA.

Las compañías tendrán un plazo de 48 horas para responder cómo resolverán las violaciones cometidas. Se trata de Vital Silver, Quinessence Aromatherapy, N-Ergetics, GuruNanda, Vivify Holistic Clinic, Herbal Amy LLC, y el programa televisivo The Jim Bakker Show.

La FDA dijo que se encuentra en constante monitoreo de las redes sociales y los sitios de venta online, pues han notado una proliferación en la venta de tratamientos holísticos que supuestamente debilitan el virus, y que van desde las bayas de saúco, hasta el aceite de orégano y el incienso.

“Los productos que afirman curar, mitigar, tratar, diagnosticar o prevenir enfermedades, pero que no se ha demostrado que sean seguros y efectivos para esos fines, estafan a los consumidores y pueden ponerlos bajo riesgo de graves daños”, asegura el comunicado de la agencia.

“Entendemos que los consumidores están preocupados por la propagación del COVID-19 y les instamos a hablar con sus proveedores de atención médica”, agrega.

Las autoridades advirtieron que el uso de estos productos también puede ocasionar demoras en el diagnóstico y tratamiento adecuado del COVID-19 y otras enfermedades y afecciones potencialmente graves.

La advertencia coincide con una queja que la Asociación de Marcas para el Consumidor envió el lunes al fiscal general, William Barr, instándole a tomar medidas contra el inescrupuloso aumento de precios de artículos como desinfectantes para manos y mascarillas.




A raíz del miedo, productos preventivos como las botellas de desinfectante de la marca Purell se han llegado a cotizar en  Amzon por más de 100 dólares cuando en condiciones regulares su precio es mucho menor.

El brote de coronavirus surgió en China el pasado diciembre y se ha extendido a más de 100 países, y es responsable de unos 120,000 contagios y 4,000 muertes. En Estados Unidos se han reportado unos 600 casos y 23 muertos.

Las principales autoridades sanitarias han aclarado que en este momento no existe una vacuna o tratamiento efectivo para tratar el virus. Los expertos del grupo especial designado por el presidente, Donald Trump, para combatir la epidemia han reiterado que el proceso para crear, probar en humanos y lanzar a la venta una vacuna podría tomar un año como mínimo.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído