Creador de pruebas para detectar el COVID-19 asegura: «Es inmoral vender test a precios tan altos cuando su precio no asciende ni a los $7:00»

Desde este pasado lunes 22 de junio, el Ministerio de Salud autorizó a los laboratorios y hospitales privados a hacer la prueba PCR (por sus siglas en inglés: Reacción en Cadena de la Polimerasa) para detectar el covid-19.

La prueba que ha sido autorizada para el Sistema Nacional Integrado de Salud es la PCR ya que las pruebas rápidas, “hoy por hoy, solo se puede hacer si los pacientes son sintomáticos”, explicó el ministro Francisco Alabi.

En cuanto a los costos, el ministro aseguró que todavía no estaba claro qué precio tendría que pagar una persona para realizarse una prueba de COVID-19; y que serían las clínicas privadas las que iban a decidir ese aspecto; teniendo en cuenta a la hora de fijar un precio que el país atraviesa una pandemia. 

Sin embargo, la petición del ministro no fue tomada en cuenta por muchos hospitales y laboratorios privados de El Salvador, ya que desde su autorización comenzaron a vender las pruebas para detectar el COVID-19 hasta en más de $300.00, una verdadera desconsideración, cuando su mismo creador ha dicho que el test tendría que costar entre $7.00 y $12.00, incluyendo el costo de laboratorio, no más.

Sobre su fundador

Olfert Landt, fundador de TIB Molbiol Syntheselabor GmbH, una pequeña empresa en Berlín que produce kits de testeo PCR, con los que los laboratorios detectan el nuevo Covid-19 en una persona, con un 100% de resultados confiables. Landt fue de los primeros en desarrollar un protocolo de testeo que sirvió de base para los primeros 250,000 kits de diagnóstico que la Organización Mundial de la Salud distribuyó gratis a varios países.

El bioquímico siguió muy de cerca el brote en China a principios de enero. Su investigación le llevó a la conclusión que el virus podía llegar a viajar de manera rápida y provocar una situación igual ala de Wuhan, en China.

Las pruebas masivas que realiza Alemania, unas 500.000 a la semana, así como el rastreo de posibles contagios, son la piedra angular de la estrategia del país europeo para contener el virus. Se aplican a amplios grupos de la población, todo aquél que tiene síntomas de gripe, que ha tenido contacto con algún infectado o tenga la pura sospecha de haber contraído el virus. También se testea frecuentemente al personal sanitario en hospitales, laboratorios y consultorios médicos.

Landt considera que los gobiernos no reaccionaron a tiempo y ni tomaron las medidas necesarias para prevenir el esparcimiento del Covid-19, «Se puede poner así: o la vida o el dinero, como en un asalto. Un político tiene que sopesar los daños sanitarios y económicos y tomar decisiones. Si desde un inicio se le hubiera dicho a Lufthansa que no podía volar a China, probablemente la línea aérea hubiera respondido con una demanda por compensación de daños. Al final hubo un cierre parcial de la economía, así que se puede decir que la decisión tuvo lugar una o dos semanas demasiado tarde», señaló el experto a una cadena internacional.

El bioquímico señalo que la prueba no es costosa y que con todo el material necesario asciende a unos 6 euros ( 6.73 dólar estadounidense) incluyendo el costo de laboratorio no debería de costar más de 10 euros ( 11.22 dólar estadounidense). . «Que la prueba se venda en algún lugar en 100 euros, significa que alguien se está embolsando los 90 euros restantes», afirma Landt, y exhorta, sobre todo en países como México, en donde una prueba oscila entre los 100 y 300 dólares, a buscar un consenso entre laboratorios, proveedores y autoridades sanitarias para establecer un tope al precio.

«Es inmoral vender una prueba para detectar el Covid-19 en 100 dólares. Están explotando la escasez y el miedo de la gente». El fundador de TIB Molbiol.