VIDEO – Enfermera se grabó, día a día hasta morir, en su lucha contra el coronavirus

A finales de marzo, la enfermera de urgencias Pamela Ann Orlando se enteró de que se había contagiado con el nuevo coronavirus, tras varias jornadas de ayudar a los demás a superar la pandemia.

El 16 de abril pasado, más de 20 días después de haber dado positivo, la mujer falleció, dejando a dos hijos.

Ahora, más de un mes después de su deceso, se dio a conocer un video que reúne diferentes clips grabados por Orlando y en los que ella misma relata cómo fue su pelea, a diario, contra el virus.

Su lucha

Orlando trabajaba en el Hospital The Valley, en Ridgewood, Nueva Jersey, una de las zonas de Estados Unidos más afectadas por la pandemia.

El 24 de marzo, tras varios días de tener tos y fiebre, le confirmaron que tenía coronavirus. Decidió, entonces, aislarse en su casa y registrar cómo avanzaba su contagio.

“Tengo una fiebre que no se va, pero me quedaré en casa. Voy a controlar mis síntomas aquí”, dijo en el videodiario del primer día.

Al segundo día, contó que tenía mucho dolor de espalda, dificultades para respirar y que la fiebre no le bajada.

“Esto no es una broma. Me siento muy incomoda”, señaló el tercer día y, por esta razón, sus hijos (era madre soltera) decidieron llevarla a un centro médico.

Fue internada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del mismo lugar donde trabajada y allá siguió con sus grabaciones.

“Me siento muy mal. Ni siquiera puedo moverme sin quedarme sin aire”, manifestó Orlando, quien tenía 56 años y había sobrevivido a un cáncer de seno, en otro de sus videodiarios.

Una de los momentos más fuertes es cuando la mujer se grabó diciendo: “No creo que vaya a lograrlo. Estoy rezando para no morir”.

Sus últimos clips son en silencio. En ninguno habla y solo se le ve conectada a un respirador.

La muerte

El 16 de abril, la enfermera falleció. Al recibir los objetos personales de su madre, sus hijos descubrieron los videodiarios.

“Le rogué muchas veces que no fuera a trabajar, que podría pasarle algo, pero no me hizo caso”, contó Reid, uno de sus hijos, a medios locales.

El joven, de 23 años, agregó que hacía públicos los clips para que las personas vean “cómo puede atacar este virus y acabar con la vida rápidamente”.