DIPUTADO DORMILÓN: "Soy una persona que trabaja mucho", se justificó un diputado que acostumbra dormir en las plenarias - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Internacionales

DIPUTADO DORMILÓN: “Soy una persona que trabaja mucho”, se justificó un diputado que acostumbra dormir en las plenarias

PUBLICADO

on

El legislador federal, Manuel Huerta Martínez, estuvo presente durante la sesión de 10 horas en la que se avaló añadir a la Constitución la revocación de mandato para el Ejecutivo federal y local.

El diputado de Morena, Manuel Huerta Martínez, lo volvió a hacer; fue sorprendido mientras dormía en la Cámara de Diputados hacia el final de la discusión en lo particular, de las reformas constitucionales en materia de revocación de mandato y consulta popular.

Fue al final de la discusión, cuando Huerta Martínez usó su curul para tomar una siesta frente a todos sus compañeros (Foto: especial)
Fue al final de la discusión, cuando Huerta Martínez usó su curul para tomar una siesta frente a todos sus compañeros (Foto: especial)

El legislador federal por Iguala, Guerrero, estuvo presente durante la sesión de 10 horas en la que se avaló añadir a la Constitución la revocación de mandato para el Ejecutivo federal y local.

Fue al final de la discusión, cuando Huerta Martínez usó su curul para tomar una siestafrente a todos sus compañeros.

De acuerdo con El Universal el diputado olvidó en el recinto de San Lázaro una figura gigante y caricaturesca del presidente Andrés Manuel López Obrador, que se conoce como “pejecito”, y que usaría para celebrar la revocación de mandato y consulta popular.

Esta es la tercera vez que Manuel Huerta Martínez duerme en su escaño (Foto: Twitter)
Esta es la tercera vez que Manuel Huerta Martínez duerme en su escaño (Foto: Twitter)

Esta es la tercera vez que Manuel Huerta Martínez duerme en su escaño. La primera fue en septiembre del año pasado cuando el exsecretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña, asistió a la Cámara de Diputados a rendir su comparecencia que duró poco más de cuatro horas.

“Soy cirujano. El fin de semana me eché dos cirugías allá en Iguala (Guerrero) y entre tanta actividad, pues sí. Por el momento me pongo a leer y ahí es donde me agarran en los cinco minutos”, declaró en aquella ocasión el diputado.

Agregó “ya no me voy a sentar tanto tiempo, para que no me pase eso. Más bien fue un descuido, porque yo estaba totalmente aquí, con los compañeros alerta, pero bueno…”.

El diputado de Guerrero mencionó que es una persona muy activa, pero que su cansancio se debe a que tiene tres trabajos y no puede descansar ni un sólo día (Foto: especial)
El diputado de Guerrero mencionó que es una persona muy activa, pero que su cansancio se debe a que tiene tres trabajos y no puede descansar ni un sólo día (Foto: especial)

En octubre del 2018 fue la segunda vez que este legislador durmió en su curul. Ese día los diputados presentaron 38 iniciativas y discutieron cuatro puntos de acuerdo, por lo que la sesión se prolongó por más de siete horas; pero Huerta Martínez se justificó al decir que su siesta ocurrió porque “le dio el mal del puerco“.

En entrevista con El Universal, el diputado de Guerrero mencionó que es una persona muy activa, pero que su cansancio se debe a que tiene tres trabajos y no puede descansar ni un sólo día.

“Es una reacción, yo soy médico cirujano y ejerzo aún, eso me cansa mucho, y todo el tiempo estoy haciendo cosas. Ahora también legislando, es mucho trabajo y con esas imágenes la gente sólo piensa que uno es un flojo y la verdad es que no es algo que a mí me describa”, mencionó.

Trabajo hasta en domingo, soy una persona que no tiene descanso, para mí no hay domingo, trabajo mucho. No hay nada de raro, no es raro cansarse, soy una persona que trabaja mucho”, defendió diputado de Morena, Manuel Huerta Martínez, quien también dijo que se dedica a escribir en sus ratos libres porque es egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Internacionales

¡CONMOVEDOR! Mujer muere en un andén de trenes y su bebé de 2 años hace hasta lo imposible para despertarla

PUBLICADO

on

La pandemia del coronavirus ha desencadenado una crisis económica a nivel global, en donde países que en general ya tienen problemas, están atravesando por momentos severos de crisis humanitaria.

Una de esas naciones que está viviendo momentos muy duros es India, en donde millones de personas se han quedado sin empleo, obligando a que miles deban regresar a sus lugares de origen, en condiciones precarias, a pesar de que exista un alto riesgo de contagiarse de coronavirus.

Desgraciadamente, cerca de una decena de personas han perdido la vida durante su trayecto a su hogar. La última, una mujer de 35 años, cuyo caso ha sido desgarrador, ya que se dio a conocer en video por Twitter y además, su pequeño hijo hace hasta lo imposible para despertarla.

Arbina Khatoon se encontraba en el andén de una estación de trenes de Muzaffarpur, luego de haber recorrido más de 1,800 kilómetros, en las peores condiciones. Aún le faltaba un viaje de otros 400 kilómentros para poder llegar a su casa en Katihar.

Arbina viajaba con su bebé de 2 años cuando de repente, se desplomó en el andén. Cuando llegaron a auxiliarla, la mujer ya había muerto. Su cuerpo quedó ahí, tendido, solamente tapada con una tela larga; entonces, alguien que se encontraba en el lugar captó el momento en que su hijo tira varias veces de la manta, como si intentara que su mamá se levantara.

(Imágenes fuertes, sugerimos discreción)

Migrantes deben lidiar con condiciones de viaje inhumanas y hambruna

La familia de Arbina declaró a una televisora local que la mujer habría muerto por no haber comido ni bebido nada durante su viaje, lo que le habría provocado una deshidratación que se agravó con un fuerte golpe de calor; sin embargo, la policía negó esta versión e indicó que su fallecimiento se debió a que padecía una enfermedad, aunque no precisaron cuál.

Un par de días después, la familia señaló que en efecto, la mujer estaba enferma, situación que pocos creyeron, sobretodo las personas que viajaron con ella, ya que confirmaron que durante todo el viaje, no comieron ni bebieron nada.

SIGA LEYENDO

Internacionales

Mujer de 103 años vence al coronavirus y para festejarlo se bebió una cerveza

PUBLICADO

on

Una anciana de 103 años de edad celebró haber ganado la batalla al coronavirus de una singular manera:  tomano una cerveza helada.

La familia de Jennie Stejna, que ya es tatarabuela, la describe como una luchadora nata. Sin embargo, cuando la centenaria dio positivo en COVID-19 en su hogar de ancianos en Wilbraham, Massachusetts, hace tres semanas, se temió que esta fuera una batalla que tal vez podría no ganar.

Por suerte, sí pudo con el virus. ¿Y qué mejor manera para celebrarlo que con una cerveza?

Jennie fue la primera en dar positivo por el virus en su hogar de ancianos, desde entonces ha habido 33 casos confirmados, y, a pesar de solo tener un poco de fiebre, fue trasladada rápidamente a una sala separada. Si bien no era completamente consciente de lo que le pasaba o en qué consistía el virus, Jennie sí sabía que estaba realmente bastante enferma.

Su condición continuó empeorando, hasta el punto en que su familia la llamó para despedirse, por si acaso. Según informa Wicked Local, cuando su nieto Adam le preguntó si estaba lista para ir al cielo, ella respondió: “Sí, qué demonios, sí”.

Sin embargo, con el paso de los días, Jennie se recuperó del virus.

“Esta luchadora abuela polaca nuestra venció oficialmente al coronavirus”, dijo Adam. Para celebrar tal logro, el personal le dio una botella de Bud Light.

The nursing home staff gave 103-year-old Jennie Stejna a bottle of Bud Light because it had been a while since she’d had one.

Posted by WBZ | CBS Boston on Thursday, May 28, 2020

La nieta de Jennie, Shelley Gunn, y su compañero Adam, se habían mudado recientemente de Seattle, Washington, a Easton en febrero. Una de las primeras cosas que hicieron fue llevar a su hija Violet a visitar a Jennie en el Life Care Center, después de contarle muchas historias sobre su abuela.

“Quería que mi hija tuviera un recuerdo de ella. Era el primer sábado de marzo. Al día siguiente dejaron de permitir que los visitantes entraran a la residencia. Ella siempre tuvo ese espíritu luchador. Ella no se rindió. Estamos realmente muy agradecidos”.

Jennie, quien ha vivido en el oeste de Massachusetts toda su vida y es considerada una “fanática de los deportes de Boston”, tiene dos hijos, tres nietos, cuatro bisnietos y tres tataranietos. Su esposo Teddy, con quien se casó en 1938, murió en 1992 a la edad de 82 años.

En todo el estado, ha habido 91,662 casos confirmados de coronavirus, con 6,304 muertes al momento de la publicación.

SIGA LEYENDO

Internacionales

Estos son los países de Latinoamérica que le están ganando la batalla al COVID-19

PUBLICADO

on

Mientras los titulares en todo el mundo se están centrando en las escandalosas cifras de muertes por coronavirus en Estados Unidos y Brasil, hay tres historias de éxito en la lucha contra el virus en América Latina que han pasado casi desapercibidas: se trata de los casos de Costa Rica, Paraguay y Uruguay.

Estos tres países tienen tasas de mortalidad por COVID-19 que están entre las más bajas del mundo, similares a las de Nueva Zelanda y Corea del Sur.

Costa Rica, con una población de 5 millones, ha tenido 10 muertes; Paraguay, con 7 millones de habitantes, ha tenido solo 11 muertes por COVID-19; y Uruguay, con una población de 3.4 millones, ha tenido 22 muertes.

En relación con sus poblaciones, la tasa de mortalidad por covid-19 de Costa Rica es de 0.20 personas; la de Paraguay es de 0.16 por 100,000 personas, la de Uruguay es de 0.64 personas por 100,000 habitantes. En otras palabras, han tenido menos de una muerte por cada 100,000 personas.

En comparación, la tasa de mortalidad COVID-19 de Estados Unidos es de 30 personas por 100,000 habitantes. Estados Unidos tiene 150 veces más muertes por coronavirus per cápita que Costa Rica.

¿Qué hicieron bien estos países? Paraguay puede haberse beneficiado del hecho de que es un país sin salida al mar, que ya tenía relativamente pocos vuelos internacionales antes de la pandemia. Eso, entre otras cosas, le ayudó a reducir sus casos de COVID-19.

Costa Rica y Uruguay son casos más interesantes. La mayoría de los expertos coinciden en que, a diferencia del presidente de EEUU, Donald Trump y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, los presidentes de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, y Uruguay, Luis Lacalle Pou, se tomaron la pandemia en serio y actuaron con decisión desde el principio.

A diferencia de Trump y Bolsonaro, quienes al principio minimizaron la pandemia y perdieron un tiempo precioso para comprar ventiladores y equipos de prueba, los presidentes de Costa Rica y Uruguay actuaron de inmediato, y lideraron con el ejemplo usando máscaras faciales la mayor parte del tiempo cuando aparecían en público.

Curiosamente, ni Costa Rica ni Uruguay ordenaron cierres totales de sus economías. En Uruguay, Lacalle Pou pidió a la gente que ejerza “libertad responsable”. La mayoría de los uruguayos le hicieron caso, y se aislaron por más de un mes y medio. Uruguay tiene programado reabrir sus escuelas a partir del uno de junio.

“Tanto Costa Rica como Uruguay comenzaron a realizar pruebas y rastrear los casos de COVID-19 desde muy temprano”, dice Ferdinando Regalia, experto en salud pública del Banco Interamericano de Desarrollo. “Uruguay desarrolló muy bien sus propias pruebas de diagnóstico COVID-19”.

El éxito de Costa Rica, Paraguay y Uruguay en la lucha contra la pandemia parece contradecir la creencia generalizada de que las dictaduras son más exitosas que los gobiernos democráticos en el combate contra estas pandemias.

De hecho, Costa Rica, Paraguay y Uruguay han tenido menos muertes por COVID-19 como porcentaje de sus poblaciones que Cuba. (No se incluyen los casos de Venezuela y Nicaragua, porque la mayoría de los expertos cuestionan sus cifras oficiales).

Todo esto parece respaldar las conclusiones de un nuevo estudio de la Universidad de Oxford que muestra que las democracias en general han tenido mejores resultados que las autocracias en el manejo de la pandemia.

Encontró que aunque las autocracias impusieron más restricciones a los viajes y al movimiento de las personas, la movilidad geográfica disminuyó aproximadamente un 20% más en las democracias, con lo que se redujeron las muertes por COVID-19.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído