ADVERTENCIA – FOTOS + 18 AÑOS | Crimen organizado deja una docena de cuerpos en la cama de un pick up, desnudos, torturados y con tiro de gracia

La Familia Michoacana (LFM) se adjudicó el asesinato de doce presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) cuyos cuerpos fueron abandonados en la batea de una camioneta en una brecha del municipio de Huetamo, en el estado de Michoacán, en los límites con Altamirano, Guerrero, informaron autoridades estatales.

A decir de los primeros indicios todo apunta a un ajuste de cuentas entre bandas del crimen organizado por el trasiego de droga.

Las víctimas, que fueron encontradas en la camioneta que tiene placas de Guerrero y reporte de robo desde el 13 de septiembre de 2019 en Ciudad de México, todos ellos hombres, presentaban severas huellas de tortura e impactos de bala en sus cuerpos.

Junto a los cuerpos fue dejado un narcomensaje en una cartulina dirigido al Chito Cano, uno de los líderes del CJNG, que dirige a nivel nacional Nemesio Oseguera Cervantes alias el Mencho, y estaba firmada por La Familia Michoacana, que se adjudicó de esa manera el multihomicidio.

La Fiscalía de Michoacán desplegó a su personal en Huetamo para investigar el crimen y adelantó que los asesinatos pudieron haber ocurrido en territorio de Guerrero.

“Las primeras investigaciones apuntan a que la camioneta marca Nissan NP300, color rojo, matrícula MYG7705, pudo haber sido trasladada desde territorio guerrerense para despistar las indagatorias sobre este homicidio. Debido a la conjugación de delitos en los hechos, en las indagatorias trabajan de manera conjunta las fiscalías de Michoacán, Estado de México y Guerrero“, informó la Fiscalía de Michoacán en un comunicado.

“Por el modus operandi en el acontecimiento, no se descarta que el crimen se deba a un ajuste de cuentas entre miembros del crimen organizado por el trasiego de drogas”, detalló la Fiscalía.

A través de su cuenta de Twitter, la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán informó que tras el hallazgo, intervinieron elementos del Ejército y la Guardia Nacional para montar un operativo y dar con los responsables.