Conoce cuales son las cosas que nunca deberías decir por Whatsapp - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Tendencias

Conoce cuales son las cosas que nunca deberías decir por Whatsapp

PUBLICADO

on

Las conversaciones no siempre son fáciles. A veces necesitamos reunir muchísimo coraje para enfrentarnos a alguien o a determinado problema. Y entre nervios y temores, las aplicaciones de mensajería tipo Whatsapp o Facebook Messenger aparecen ante nosotros como la solución definitiva. Cambiamos el cara a cara, tan humano y duro, por la seguridad de la pantalla. Pero según cuenta la psicoterapeuta Tina Gilbertson en un artículo para Psychology Today, las relaciones crecen en persona y, precisamente por eso, existen siete cosas que nunca deberíamos decir por mensajes.

 

  1. Quejas y reclamaciones

Salvo que goces de un maravilloso dominio de los emoticonos y los signos de exclamación, los mensajes suenan bastante neutrales. Así que resulta difícil para quien los recibe reconocer si la queja está armada de furia o de diplomacia. Es terreno abonado para la malinterpretación y la guerra. Aunque sea un mal trago, mejor face to face.

 

  1. Disculpas

Viajamos al lugar opuesto. Tampoco una disculpa digital logrará inspirar las emociones que se esconden tras ella. Puede que las notas de arrepentimiento o culpa queden sepultadas bajo la frialdad del texto. En su lugar, recomienda la experta, es mucho mejor soltar un “te debo una disculpa, ¿podemos vernos?” y regalarla en persona.

 

  1. Problemones

Aunque el ansia por compartir sea muy poderoso, hay temas que resulta mucho más acertado tratar con un café de por medio. Crisis existenciales, problemas sentimentales, cuestiones de salud… Tanto el efecto terapéutico para quien habla de ello como la capacidad de entender y empatizar de quien escucha aumentan considerablemente en la vida real.

  1. Bombazos informativos

Son problemones —o potenciales problemones— que además cuentan con el factor sorpresa como efecto destructivo. Frases como “creo que deberíamos ver a otras personas” o “me han encontrado un bulto” son indignas de los mensajes. Quizá sea más sencillo para ti, pero la otra persona amortiguará mejor el golpe oyéndolo directamente de tus labios.

 

  1. Secretos

No hay que ser muy listo para saber por qué no es buena idea compartir secretos a través de mensajes por Whatsapp o por otras apps. Quedan ahí para siempre. Testigos de un secreto que ya no podrás negar. No importa lo mucho que confíes en la otra persona, los despistes, las filtraciones y las traiciones ocurren. Mejor prevenir que curar.

 

  1. Información privada

Probablemente sea tarde para decirte que no envíes fotografías tuyas desnudo a través de tu teléfono móvil. Pero sabiendo que los hackers están por todos lados, no sería mala idea que dejaras de hacerlo o tuvieses un poquito más de cuidado. Lo mismo con tu información personal o tu información bancaria. Todo eso, cuanto más lejos de la red mejor.

 

  1. Insultos

No deberíamos insultar nunca, pero a veces algo o alguien activa nuestro ego y reaccionamos con bastante agresividad. Pero si algo bueno tienen las conversaciones digitales es el tiempo de reacción que nos permiten. Nos dan la posibilidad de respirar hondo y buscar una forma más productiva de contestar. Aprovéchalo. No contamines el mundo con más negatividad.

Jetset

Sandra Montoya revela que fue abusada sexualmente

PUBLICADO

on

La también cantante recordó los difíciles momentos que vivió hace 15 años, cuando fue ultrajada y amenazada con un arma de fuego.

La actriz y cantante Sandra Montoya recordó un momento amargo de su pasado durante una entrevista con la periodista de espectáculos Maxine Woodside.
La también violinista reveló que hace 15 años fue violada a punta de pistola: “He vivido acoso sexual y mucho, incluso al punto de casi costarme la vida. Sufrí una violación, golpes. El hecho de ponerme una pistola en la cabeza es algo que no se olvida”, declaró en el programa ‘Todo para la mujer’.
Reveló que no ha sido fácil salir adelante después de vivir tan difíciles experiencias, sin embargo, está agradecida porque poco a poco ha podido superar el trauma.

Pero esa no ha sido la única ocasión en la que fue agredida sexualmente, el 24 de mayo de 2017 Sandra acusó a un hombre, a través de su cuenta de Twitter, de intentar ultrajarla en el estacionamiento de un centro comercial de la Ciudad de México.
Montoya quiso alertar a las mujeres y subió la siguiente imagen.


La actriz relató a las autoridades que el susodicho la siguió a las máquinas donde se paga el tiempo de estacionamiento y la grabó con su celular, para después tocarla por debajo del vestido.
Sandra forcejeó y pidió ayuda a gritos, cuando detuvieron al acosador exigió que borrara las fotos y los videos que había grabado de sus senos. La actriz levantó la denuncia ante las autoridades pertinentes, según informó Radio Fórmula en aquel entonces.

Sandra Montoya es actriz, cantante y violinista. Su primera actuación en telenovelas la hizo en ‘Velo de novia’ (2013).
Además, trabajó en producciones como ‘Mariana de la noche’, ‘La fea más bella’ y ‘Hasta el fin del mundo’.
Recientemente, Sandra Montoya ha participado en algunos capítulos de la serie ‘Como dice el dicho’.

SIGA LEYENDO

Vida

Descubren una larga lista de medicamentos comunes que tiene un alto potencial de causar depresión

PUBLICADO

on

Más de una tercera parte de la población consume medicinas de uso habitual como píldoras anticonceptivas, pastillas contra el reflujo o para las alergias que pueden provocar depresión y pensamientos suicidas, según un nuevo estudio que alerta sobre la situación.

Un buen número de medicinas que se recetan habitualmente en Estados Unidos podrían incrementar el riesgo de padecer depresión, de acuerdo con un estudio publicado el martes en el Journal of the American Medical Association (JAMA).

Este descubrimiento llega solo unos días después de las sonadas muertes del chef y presentador Anthony Bourdain y de la diseñadora Kate Spade y de la publicación de un informe de los CDC que indica que entre 1999 y 2016 la tasa de suicidios aumentó en casi un 30% en este país.

La nueva investigación se basó en las respuestas de 26,000 personas de 18 años o más, consumidores de al menos un medicamento y que participaron en un sondeo de salud a nivel nacional que incluía preguntas sobre su salud mental y uso de medicamentos entre 2005 y 2014. El estudio encontró que el 37% de esas medicinas cuentan entre sus efectos secundarios la depresión y los pensamientos suicidas.

Los efectos de algunos de estos medicamentos, como los beta bloqueadores o betabloqueantes (un producto que se usa para tratar los trastornos del ritmo cardíaco, entre otras cosas) o interferones (que se usan para tratar la esclerosis múltiple) son muy conocidos. Pero los autores del estudio se sorprendieron ante el elevado número de medicamentos en esta lista (más de 200) que tienen la depresión como efecto secundario no deseado, desde las píldoras anticonceptivas hasta los corticosteroides, las pastillas para el reflujo gástrico, algunas pastillas para las alergias y contra el dolor.

Algunos de ellos no necesitan receta médica.
“Ha sido sorprendente y preocupante ver cuántas medicinas incluyen síntomas depresivos o pensamientos suicidas como efectos secundarios, dada la tasa de depresión y suicidios que padece el país”, dijo Dima Mazen Qato, profesora de la Universidad de Illinois en Chicago y directora del estudio.
Qato reconoció que quedan muchas preguntas por resolver en torno a este asunto y que el estudio apunta a una correlación, no una relación causa-efecto. Esto quiere decir que los investigadores no han probado que el uso de estos medicamentos sea la causa del malestar en una persona que antes no lo padecía. Lo que sí que vieron, dijo Qato, es “una preocupante tendencia: cuantas más medicaciones con efectos secundarios tomes de forma concurrente, más alto el riesgo de depresión”.

Entre los pacientes que utilizan una medicina que podría causar depresión (pero que no tomaban ningún medicamento específico para tratar esta dolencia) el 6.9% recibió un diagnóstico de depresión. Entre los pacientes que toman tres o más medicinas que tienen la depresión como efecto secundario, este porcentaje se incrementa hasta un 15.3%. Se estima que el porcentaje de adultos en la población general que sufren de depresión es del 4.7%.

Por otra parte, a lo largo de la elaboración del estudio los investigadores también observaron que la proporción de adultos que toman al menos una medicina que incluye los pensamientos suicidas como efecto secundario se incrementó, desde un 17% al comienzo del estudio hasta un 24% al final.
De acuerdo con el informe publicado la semana pasada por los CDC, el suicidio es la segunda causa de muerte en EEUU en las personas de entre 15 y 34 años. El método más común para quitarse la vida es con el uso de armas de fuego.

SIGA LEYENDO

Vida

ENTÉRATE: ¿Por qué los adolescentes holandeses son de los más felices del mundo?

PUBLICADO

on

Hace una década el Liceo Groen van Prinsterer, de Holanda, fue una de las 300 escuelas que comenzó el programa Gelukskoffer, que desde entonces ha enseñado clases de felicidad a unos 20.000 menores y se espera que alcance a todos los centros de educación holandeses hacia 2020. Si bien el país es uno de los que siempre se destaca en los rankings mundiales de calidad de vida, asombra que, según una nueva encuesta, hasta en una etapa difícil como la adolescencia sea la nación donde vive la gente más feliz del mundo.

Un reciente estudio sobre las conductas saludables de los jóvenes escolarizados (HBSC, un programa de la Organización Mundial de la Salud), que durante cuatro años investigó a menores en 48 países, volvió a encontrar que los niños y los adolescentes de holanda se destacan en felicidad y bienestar.

“Es un contraste pronunciado con el paisaje en países como Gran Bretaña, donde la depresión y la ansiedad están en aumento entre los adolescentes”, señaló The Guardian al anticipar los resultados de la investigación, que se publicarán más adelante en 2018. También con los Estados Unidos, donde otro informe, de 2010 a 2015, advirtió que la depresión y el suicidio entre las personas de 13 a 18 años aumentaron 33% y 23% respectivamente.

El cuestionario de HBSC constó de 90 preguntas que respondieron 7.000 adolescentes holandeses, por gestión del Instituto de Investigación Social de los Países Bajos. Simone de Roos, quien participó en la realización, explicó al periódico británico: “Los niños holandeses tienen en general interacciones positivas en todos sus ambientes sociales. Tienen un ambiente de apoyo en sus casas, entre sus amigos y también en la escuela”.

Los padres holandeses, agregó, “brindan mucho apoyo y ejercen un control mediano”. Eso genera “un clima igualitario”, que se repite en la escuela, donde “los maestros no son autoritarios sino que aceptan los sentimientos de los alumnos, y los alumnos confían en los maestros”.

Otros factores que, según el análisis, pueden incidir en el resultado de una mayor felicidad es que Holanda se encuentran entre los cinco primeros países donde los jóvenes desayunan en los días de semana y miran televisión por más de dos horas, y entre los últimos cinco países donde los adolescentes tienen sobrepeso e inician la vida sexual antes de los 15. En promedio, sufren menos bullying que los chicos en otros países del mundo. También les resulta más sencillo hablar con sus padres.

Los resultados del HBSC son coherentes con otro estudio, que la Oficina de Estadísticas de Holanda realizó en 2016 sobre 4.000 encuestados entre 12 y 25 años, que ubicaron su nivel de felicidad en 8,4 sobre 10 puntos. Al aplicar el patrón de preocupaciones humanas (una categoría que creó el investigador de opinión pública estadounidense Hadley Cantril), el 94% de los adolescentes varones dijo que de 6 puntos para arriba, y el 92% de las adolescentes.

“Desde luego, el estado general el país ayuda”, observó The Guardian. “En los Países Bajos hay poco desempleo, relativamente escasa desigualdad social y una economía saludable”. Según Ruut Veenhoven, director de la Base de Datos Mundial sobre Felicidad, estos adolescentes sienten menos presión por “ser buenos”.

En comparación con los demás pueblos de Europa, dijo al diario británico, “los holandeses y los daneses son más tolerantes y se concentran más en el desarrollo de la autonomía que en obtener obediencia”. Los menores tienen así más libertad para hacer lo que desean, “y al hacer lo que desean desarrollan una idea de lo que realmente les gusta, y desarrollan habilidades sociales. Un niño feliz puede no ser un niño destacado”.

Dani Karremans, de 16 años, explicó que el bullying no prospera en su escuela, el Liceo Groen van Prinsterer. “Si comparo las cosa con otros países y en especial otras escuelas,se escucha que la gente sufre bullying, a veces serio. Acá uno no ve eso. Si alguien trata de hacerme bullying, lo ignoro. Tengo mis propios amigos con los que me llevo bien. No tengo una ‘imagen social’, ni creo que le tenga que caer bien a todo el mundo”. El muchacho usa Facebook mucho menos que su padre, agregó.

Tjalling Appelhof, de 14 años, cree que la cuestión es simple, dijo al diario británico: “En Holanda somos ricos, muchas de las cosas para chicos están bien organizadas, como la escuela y la salud, y si la gente es pobre tratamos de ayudarla. A lo mejor por eso es que los menores somos felices. Llueve mucho, pero uno se acostumbra”, remató.

 

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído

Copyright © 2018 Diario Digital Cronio