Entérate como afecta el machismo a las relaciones homosexuales - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Tendencias

Entérate como afecta el machismo a las relaciones homosexuales

PUBLICADO

on

Comportamientos estereotipados, donde la virilidad se toma como un refuerzo para el estatus y la feminidad como una característica propia de la fragilidad, la debilidad y la inferioridad

Las definiciones actuales sobre machismo están obsoletas. Según la RAE, el machismo es la actitud de prepotencia de los varones con respecto a las mujeres. Otra definición la aporta en su blog  la periodista y autora de Feminismo para principiantes, Nuria Varela: “el machismo pretende justificar la desigualdad mediante una supuesta inferioridad de las mujeres.” Posiblemente no se trata de definiciones erróneas sino incompletas, vacuas y simplistas, especialmente si consideramos que el machismo es una actitud que no es propiedad exclusiva de los varones heterosexuales.

Plumofobia, la discriminación más frecuente

Según Gabriel J. Martin,  experto en atención psicológica a personas gais y autor de Quiérete mucho maricón y Cómo sobrevivir al ambiente, en la relaciones entre hombres homosexuales, no presenciamos conductas evidentemente machistas como las que se dan en relaciones heterosexuales, pero sí que encontramos conductas que denotan un desprecio hacia lo femenino.

La más característica es la plumofobia, que consiste en el desprecio hacia comportamientos que nuestra cultura considera femeninos: “Despreciar lo femenino y colocarlo por debajo de lo masculino es una muestra clara de machismo. Esto no tiene que ver con las preferencias eróticas como que te ponga el rollo machote, sino que se trata de discriminar, insultar o burlarse de personas que tienen actitudes más femeninas. Esto es injustificable. El machismo genera mucho sufrimiento a los hombres homosexuales, especialmente aquellos con más pluma”, comenta.

Sobre la pluma reflexiona también Guille. Este joven canario de 26 años, graduado en Historia del Arte, que coincide con la opinión de Martín: “El hombre femenino representa todo aquello de lo que el homosexual normativo desea desprenderse”. Otra manifestación de machismo que él ha observado entre hombres homosexuales la sitúa en la percepción que tienen algunos sobre la sexualidad y cómo hablan de ello: “Para referirse a situaciones asociadas a la promiscuidad o la locura se usan formas en femenino: loca, puta, cerda, guarra o histérica. Estas actitudes transportan al ámbito gay la contención que el patriarcado ejerce sobre la sexualidad femenina”.

La virilidad como único modelo para ser gay

El machismo también genera expectativas erróneas en las relaciones de pareja entre chicos, pues como explica Martín, crea la ilusión de que solo existe una forma de ser hombre y esa forma corresponde a la virilidad que la sociedad exige al hombre heterosexual: “Hay mucha masculinidad tóxica en el mundo gay. Se nos vende (esto es algo que se reproduce continuamente en las aplicaciones de citas) que quienes más triunfan, quienes más consiguen ligar, son quienes tienen unos cuerpos hiper musculados y eso provoca en muchos frustración con el propio cuerpo y presión para conseguir resultados similares. Pero no solo eso, también nos enseña que no tenemos que mostrar nuestros sentimientos, que no tenemos que ser románticos, que no tenemos que llorar, que no podemos desahogarnos por más que lo estemos pasando mal. La masculinidad tóxica nos cercena nuestra vida emocional, la masculinidad tóxica nos convierte en estatuas: llenos de músculos y con el corazón de piedra”.

Según Guille, el rechazo a lo femenino también tiene lugar en discotecas y bares de ambiente o sitios de cruising: “La simple presencia femenina resulta incómoda, rompe con la deseable ‘masculinidad impoluta’ del espacio. He visto cómo el camarero de un famoso bar de cruisingen Madrid pedía amablemente a una chica que iba con su amigo que abandonase el local. En los espacios gay parece que muchas veces la mujer es algo ajeno, que no pertenece a su propio mundo, que se prescinde en las relaciones de amistad, amorosas y sociales. Por esto, es probable que en algún momento se pueda observar una falta de empatía con ‘el problema de las mujeres’ por parte del colectivo gay”, afirma.

La violencia también se escribe en femenino

Hablar del machismo en las relaciones lésbicas tiene algo más de tabú que hacerlo en las relaciones gais. Tendemos a idealizar las relaciones entre chica y chica porque, a menudo, creemos que una mujer no puede ser violenta, hiriente o agresiva con otra. Sin embargo, hoy por hoy, el lesbianismo no es ninguna criptonita contra el machismo.

Bien lo sabe Elisabeth Romero. Esta estudiante de 27 años cuenta que una de las experiencias más desagradables que vivió con una antigua pareja fue el continuo control sobre su cuerpo y sexualidad: “Cada vez que me ponía minifalda o tacones, ella me acusaba de que lo hacía para llamar la atención de los hombres. Tampoco admitía que me maquillara. Decía que me pintaba los labios como una chupapollas. Me considero bisexual, pero tengo una mayor tendencia al lesbianismo, así que era un poco ridículo que le ‘preocuparan’ tanto los hombres en este sentido. De alguna manera, ella pensaba que hablar con hombres era provocarlos”.

Elisabeth reconoce que los comentarios despectivos sobre su aspecto y continuas críticas a sus experiencias sexuales del pasado estaban presentes desde el inicio de la relación: “Al principio ella fingía una actitud comprensiva, me preguntaba por qué no me había maquillado y luego añadía que sin pintar estaba más guapa.”Aunque era consciente del continuo control sobre su cuerpo, admite que justificaba ese tipo de actitudes ante el feedback de su entorno: “Decían que aquello era amor. Eso me hacía dudar de si realmente era abuso o no. Así que sí, a veces me sentía culpable, pero lo peor es que sentía mi personalidad y mi intimidad violada”.

Han pasado nueve años desde que Helena Verdú dejó a su pareja. Lo que parecía una historia de amor entre chicas llena de ilusiones se convirtió en una completa pesadilla. Y con ello pone sobre la mesa que si las actitudes de control-posesión tienen cabida también en las relaciones homosexuales, tratar de invisibilizar esto no ayuda a acabar con este tipo de violencia. Mientras las mujeres heterosexuales disponen del 016, un teléfono específico para denunciar la violencia de sus parejas, las parejas homosexuales muchas veces se ven obligadas a mantener en silencio situaciones de maltrato, pues no saben dónde pedir ayuda.

Hoy, con la vista atrás, Elisabeth prefiere no lamentarse y poner el foco en cómo prevenirlo en las nuevas generaciones. Tiene claro que con una buena educación afectivo-sexual jamás hubiera consentido ese tipo de comportamientos. Quizá ha llegado la hora de que la sociedad reme en esta dirección para crear un mundo más igualitario y menos discriminatorio, seas como seas, amas a quien ames.

 

Ciencia

Se necesita un incremento del 50 % de la producción global de alimentos en los próximos 32 años para superar la crisis alimentaria mundial

PUBLICADO

on

Para alimentar a los 10.000 millones de personas que poblarán el planeta en 2050 se necesita un incremento del 50 % de la producción global de alimentos en los próximos 32 años, tarea titánica en la que las llamadas semillas mejoradas pueden ser clave.

Estas semillas se vislumbran como la esperanza para asumir el reto, puesto que garantizan la resistencia a plagas y sequías.

“Como humanidad enfrentamos varios desafíos tanto por el crecimiento poblacional como por el cambio climático y por cuestiones de sustentabilidad tales como el deterioro de los suelos o el uso excesivo del agua para la agricultura”, asegura Kevin Pixley, director del programa de recursos genéticos del Centro Internacional del Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Por esas razones, esta institución dedicada a la seguridad alimentaria está tratando de paliar estos efectos “a través de tecnologías aplicadas en nuevas variedades”.

El no desperdiciar alimentos y consumir menos carne contribuye en buena medida a poder alimentar a los 2.000 millones de nuevos habitantes que están por llegar, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

SIGA LEYENDO

Jetset

Cancelaron una obra argentina de temática gay en Brasil

PUBLICADO

on

Fue a través de un correo  que le enviaron desde Brasil a Ezequiel Barrios, donde le informaban que la invitación había sido cancelada ya que, debido al ascenso de Jair Bolsonaro y la ultraderecha, su vida en el país vecino correría peligro y las autoridades de la universidad no podrían garantizar su seguridad.

Barrioshabía sido invitado para poner su obra Puto en el Festival Complicidades, que reúne obras de artes escénicas de Brasil y el mundo, organizado por la Universidad de Recifes.

“Lo primero que pensé después de leer el mail es que si mi vida corría peligro por gritar ‘puto’ en una obra, yo quiero arriesgarla igual. Luego, más calmo, pensé que debo respetar la decisión de la universidad y que están en una situación delicada, que en realidad me quieren cuidar. La cancelación de mi obra en Brasil muestra lo delicado de la situación, lo preocupante que es el ascenso de Bolsonaro y los límites con que cuentan, en este caso, los organizadores del festival”, mencionó Ezequiel.

SIGA LEYENDO

Jetset

Muere el escritor colombiano Roberto Cantor

PUBLICADO

on

El escritor colombiano Roberto Burgos Cantor, ganador este año del Premio Nacional de Novela y autor de catorce obras, falleció a los 70 años. Al parecer el autor sufrió un infarto en Bogotá, ciudad en la que vivía.

Burgos Cantor, nacido en Cartagena de Indias en 1948, fue galardonado con los premios Jorge Gaitán y de Narrativa José María Arguedas, además de ser finalista del Rómulo Gallegos por la novela “La ceiba de la memoria”.

El Premio Nacional de Novela lo ganó en julio pasado gracias a “Ver lo que veo”, una obra que transcurre en un barrio de la costa Caribe colombiana del siglo XX.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído