La forma en que duermes podría ser la causa de tú dolor de espala - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Ciencia

La forma en que duermes podría ser la causa de tú dolor de espala

PUBLICADO

on

Boca arriba, boca abajo, de lado, en la postura del corredor, con la almohada doblada, sin almohada, con un pie fuera del edredón… Existen mil formas de dormir y, casi seguro, las hacemos todas mal. La realidad es que no tenemos ni idea de qué postura debemos adoptar, qué tipo de colchón o almohadón usar o, peor aún, ni siquiera somos conscientes de que esas horas de reposo no nos están aportando descanso, sino más tensión. De hecho, no es tan raro encontrar un amigo/a, compi de trabajo que cada dos por tres tenga dolor en las cervicales o lumbares. Y no, no es una cosa de viejos, es algo cada vez más común entre gente cada vez más joven.

Hace algunas semanas,  un informe de la Unidad del Dolor del Hospital  de Manises  en Valencia, informaba que los casos de jóvenes con problemas de espalda y dolor crónico se habían incrementado notablemente debido a los malos hábitos en cuanto a las posturas, el sedentarismo, sobrepeso y problemas psicológicos como el estrés. Para Javier Beltrán, fisioterapeuta y gerente del Cento Fisioactiva de Xativa (Valencia), el estrés unido a la manera errónea de descansar de muchos jóvenes podría estar por detrás del aumento de este tipo de consultas.

“Aunque no lo parezca, muchos de los dolores de espalda en gente por debajo de los 30 años pueden estar muy relacionados con el estrés. Vivimos con una tensión constante de la que no somos conscientes y, si una persona acumula una tensión durante el día, es muy probable que la mantenga en su postura durante la noche. Al no apoyar completamente el cuerpo sobre la cama debido a la tensión, se produce este dolor muscular”, apunta Javier quien cree que, precisamente por eso, saber dormir bien es una de las claves para evitar que los dolores de espalda —ya sean musculares o articulares— se conviertan en una constante.

Saber dormir es saber elegir bien

“Está claro que para cada persona hay un tipo de postura que le va mejor a la hora de dormir o que es a la que más nos hemos acostumbrado, pero hay otras variables que no se suelen tener en cuenta y que son fundamentales como el tipo de almohada, de colchón, la duración del sueño, si se está descansando o no, etc. Todos estos factores marcan la diferencia”, explica consciente de que la inmensa mayoría de los mileniales no nos hemos parado a pensar en todo ello. Vamos, que no tenemos ni pajolera idea y nuestra espalda lo acaba pagando.

Para empezar, Javier resuelve una de las grandes dudas que a todos nos ha surgido a la hora de comprar un colchón (o heredarlo, o pillarlo en Wallapop…): ¿Duro o blanco? Y, a pesar de que muchos optaréis por una cama bien blandita, la realidad es que es un error de los gordos. “En el término medio está la virtud. Un colchón excesivamente blando provoca que te hundas más y afecta a la curvatura de la columna vertebral. Sin embargo, si es demasiado duro hará que tengamos que compensar nuestra postura a nivel lumbar o dorsal. Lo ideal para la mayoría de las personas es un colchón medio que tienda a ser firme, pero sin pasarse”, apunta el fisioterapeuta.

Más allá del colchón, la gran incógnita para la mayoría y, según comenta nuestro fisio, el gran debate entre los especialistas, siguen siendo las almohadas. Para Javier, el principal problema es que no estamos acostumbrados a usar varias almohadas y seguimos optando por la típica larga de 90 centímetros y ya. “Nunca está de más tener dos almohadas más pequeñas y quizás un cojín para las piernas, así en función de cómo durmamos podremos utilizarlas para garantizar un alineamiento correcto de nuestra columna”, señala dejando claro que tanto la colocación como el grosor de la almohada es fundamental para ello.

Dos almohadas y un cojín no es tan locura

“Generalmente, si tienes tendencia a dormir de lado se recomienda una almohada más alta, de unos 10 centímetros. Si duermes boca arriba o boca abajo, se recomienda más baja pero que permita descansar las cervicales. También hay gente que directamente prefiere dormir sin almohada, pero no lo recomiendo porque produce compensaciones en tu cuerpo que pueden traer problemas. Es decir, sin darte cuenta estás haciendo fuerza con las lumbares para compensar la falta de apoyo. Básicamente, tu columna siempre está compensando fuerzas y cuantos más apoyos mejor”, resume el especialista.

Otra aspecto clave que no se suele tener en cuenta, en su opinión, es el de saber colocarse una almohada o cojín entre las piernas. “Utilizar la almohada en las piernas es igual de importante que en la cabeza. El objetivo es conseguir una flexión de cadera que ayude a que los discos lumbares y dorsales se abran y se relajen. Por tanto, cuando colocas una almohada entre tus rodillas o tus tobillos estás consiguiendo una correcta alineación de tu parte baja de la espalda”. Además, recuerda que “un problema muy común al dormir de lado para muchas personas es el choque óseo en rodillas y tobillos” por lo que “la almohada es una buena solución para ello”.

La postura al dormir, la clave de todo

Está clarísimo que nadie se mantiene en la misma posición toda la noche, pero sí que todos tenemos una más o menos definida a la hora de irnos a dormir y que suele ser la que predomina a lo largo de toda la noche. El primer consejo de Javier es que, pase lo que pase, no durmamos boca abajo. “En esta postura es muy común levantarte con cervicalgia o lumbalgia. Por otro lado, dormir boca arriba es mejor opción pero si tenemos problemas de lumbares habrá que colocar una almohada en las lumbares o debajo de las rodillas”, señala Javier que, directamente, recomienda el clásico: dormir de lado.

“La posición más recomendable es de lado, en posición fetal, colocando la almohada entre las rodillas para facilitar una flexión de cadera y luego una almohada de unos 10 centímetros en la zona cervical. Es la mejor manera de dejar el cuerpo totalmente alineado”, sentencia. Ahora que ya ha quedado claro lo importante que es un buen uso de las almohadas y una buena postura, el fisioterapeuta aprovecha para insistir en el tema colchón y la importancia de combinar bien los tres elementos: “Resulta muy sintomático que la gente siga resistiéndose a gastarse dinero en un buen colchón, pero no es una locura invertir tu dinero en el lugar en el que pasas un tercio de tu vida”.

Por último, y aunque todos sus consejos valen oro, Javier recuerda que “el descanso y la higiene postural son el 60% para evitar el dolor de espalda”, pero que “la genética y mantener una vida activa con ejercicio físico moderado” también son claves para nuestro bienestar. Porque, como ya apuntaba la investigación del hospital valenciano,  quemar el estrés con ejercicio físico y evitar caer en el sedentarismo, también pueden resultar fundamentales para evitar que nos duela hasta en el último chacra. Eso sí, la próxima vez que vayas al Ikea gástate un poquito más en el colchón y en un par de almohadas extra. Tu cuerpo te lo agradecerá.

 

 

Ciencia

El tabaco que podría combatir las superbacterias según científicos

PUBLICADO

on

By

Un equipo de científicos australianos ha demostrado que una proteína que se encuentra en una planta de tabaco tiene el potencial de combatir enfermedades infecciosas potencialmente mortales. De acuerdo con su estudio, publicado en la revista Nature Communications, este descubrimiento científico podría conducir al desarrollo de una nueva clase de antibióticos y afrontar el desafío de la resistencia a los antibióticos.

Mark Hulett junto a Marc Kvansakul y su equipo de la Universidad La Trobe de Melbourne, habían demostrado que el péptido NaD1, que se encuentra en las flores de la planta ornamental de tabaco Nicotiana alata, posee cualidades que combaten las bacterias.

 

Según ha señalado Hulett “las enfermedades infecciosas representan más de una de cada ocho muertes y se prevé que las tasas de mortalidad se disparen en los próximos 30 años”. Asimismo, la resistencia a los antibióticos al ritmo actual eventualmente llevará, de acuerdo con el científico, al agotamiento de las opciones efectivas de medicamentos a largo plazo. “Es importante que desarrollemos nuevos tratamientos con antibióticos”, ha aseverado Hulett.

 

Nuevas formas de combatir las infecciones

Utilizando el Australian Synchrotron (instalación de radiación de sincrotrón ubicada en las afueras de Melbourne), los científicos han demostrado con detalles atómicos cómo el péptido de la planta del tabaco puede destruir el microorganismo responsable de una infección fúngica peligrosa.

 

El péptido perfora la capa externa en forma de paracaídas de células de Candida albicans (hongo que provoca la candidiasis), desgarrándolas, y haciendo que exploten y mueran. “Actúan de forma diferente a los antibióticos existentes y nos permiten explorar nuevas formas de combatir las infecciones”, han explicado los expertos australianos.

 

Este “emocionante” descubrimiento podría ser utilizado para desarrollar una nueva clase de terapia antimicrobiana y tratar varias enfermedades infecciosas, incluido el estafilococo dorado, resistente a múltiples medicamentos, e infecciones como el VIH, el virus del Zika y el dengue, entre otros.

 

SIGA LEYENDO

Ciencia

El cáncer de ovario afecta predominantemente a mujeres post-menopaúsicas

PUBLICADO

on

By

El ovario y las trompas de Falopio forman parte del aparato reproductor femenino. Cuenta con un ovario y una trompa a cada lado de útero, órgano central destinado al crecimiento fetal durante el embarazo.

El peritoneo es un tejido que reviste la parte interna de la pared del abdomen y éste a su vez se encuentra cerca de los ovarios y trompas.

“En la actualidad, la terminología correcta es hablar de cáncer de ovario, trompas y peritoneo que, si bien son biológicamente diferentes, son tratadas tanto quirúrgica como oncológicamente de manera similar”, explicó el jefe de Sección de Ginecología Oncológica del Hospital Alemán, Federico Bianchi (MN 134936).

Según explicó el experto, “el ovario es lugar de asiento de varios tipos de tumores, siendo más frecuentes (90%) los localizados en el tejido superficial (capa que cubre el ovario) del mismo y son denominados tumores epiteliales”.

En cifras del Instituto Nacional del Cáncer (INC), la enfermedad ocupa el quinto lugar en frecuencia luego del cáncer de mama, útero-cuello uterino, colon-recto y pulmón

Tras asegurar que “el cáncer de ovario es una enfermedad que afecta predominantemente a mujeres post-menopaúsicas y en la actualidad no se disponen de métodos de detección temprana”, entendiéndose como tales aquellos estudios que detectan la enfermedad antes de que genere síntomas, Bianchi destacó que “no se reconoce una causa específica que la produzca, pero se asocia a mujeres que no tuvieron hijos, relacionando esto a un mayor número de ovulaciones”.

Por otro lado, existe un riesgo genético (5-10%) denominado síndrome de cáncer de ovario-mama.

Pocos síntomas, otro factor que demora el diagnóstico

“El cáncer de ovario es una enfermedad que suele producir muy pocos síntomas y, en el caso de producirlos, no son específicos”, apuntó el especialista, quien profundizó: “Estos pueden variar desde un ligero malestar en la parte inferior del abdomen, dolor en esa área, presión en región pelviana hasta distensión del abdomen. Si los síntomas empeoran o no desaparecen se debe consultar con un ginecólogo para diagnosticar lo más pronto posible y tratar el problema rápidamente”.

Ante la sospecha de cáncer de ovario deben solicitarse estudios para precisar el estado de la enfermedad tales como examen físico, marcadores tumorales, ecografías transvaginales, tomografías y resonancias determinando si la enfermedad se encuentra limitada a los ovarios o si se diseminó por la cavidad abdominal.

Bianchi enfatizó que “el cáncer de ovario debe ser tratado por ginecólogos especializados en ginecología oncológica, subespecialistas destinados a tratar solamente enfermedades oncológicas del aparato reproductor femenino”.

Sobre el tratamiento, el especialista especificó que “fundamentalmente radica en la resección o remoción del tumor junto con el útero, ganglios pelvianos en casos detectados tempranamente o cirugías con resecciones multiorgánicas (varios órganos) en estadios avanzados, seguido la mayoría de las veces por quimioterapia”.

Los tratamientos más efectivos hasta el momento son aquellos en los cuales la quimioterapia es administrada dentro de la cavidad abdominal, terapéutica denominada quimioterapia intraperitoneal.

 

 

SIGA LEYENDO

Ciencia

El ejercicio podría ser la medicina perfecta contra el cáncer

PUBLICADO

on

By

A pesar de que el año pasado se produjeron 228.482 nuevos diagnósticos de cáncer en España, el último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica revela que los índices de supervivencia también aumentan constantemente. La razón es evidente: cada vez sabemos más sobre el cáncer.

Esto ha llevado a la comunidad científica a desterrar la idea de que los pacientes que sufren esta enfermedad deban guardar reposo absoluto. El deporte es, de manera incuestionable, el gran remedio. Y una campaña mundial difundida por el diario británico The Guardian  se ha puesto en marcha para contarlo.

Prue Cornie, investigador de la Australian Catholic University, lidera esta campaña cuyo objetivo es conseguir que la actividad física sea incluida en cualquier tratamiento contra el cáncer. En sus propias palabras, y según recoge la Australian Associated Press, “el ejercicio es la mejor medicina que puede tomar una persona con cáncer además de su tratamiento estándar”.

Hasta tal punto que según el experto, “si los efectos del ejercicio pudieran ser encapsulados en una píldora, se preescribiría a cada paciente con cáncer en todo el mundo”.

Concretamente, las personas con cáncer “que hacen ejercicio con regularidad experimentan menos efectos secundarios graves del tratamiento, fatiga relacionada con el cáncer y angustia mental”.

Además, también experimentan un menor riesgo de que su cáncer regrese y de morir a causa de la enfermedad, tal y como ha explicado Cornie. Para obtener beneficios significativos, el investigador recomienda 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado semanal y de dos a tres sesiones de ejercicios de resistencia como levantamiento de pesas. Un medicina gratuita y tremendamente efectiva que podría salvar muchísimas vidas.

 

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído

Copyright © 2018 Diario Digital Cronio