Descodificando la Política Parte I: Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Opinet

Descodificando la Política Parte I: Alianza Republicana Nacionalista (ARENA)

PUBLICADO

on

Este es el primero de una serie de artículos basados -desde una perspectiva civil- sobre los tres partidos más importantes en la contienda electoral: ARENA, FMLN y el fenómeno Bukele.

Parece que el partido de “derecha o extrema derecha” está sumergido en una fase de desgaste público y que ni sus promesas más sinceras podrán calar en el sentimiento popular. Aunque tampoco me atrevería a decir que “toda la población rechaza a ARENA”, ya que las encuestas más creíbles señalan que rondará el 35% del electorado o más en las próximas elecciones presidenciales, una cuota que habla de su cuota de poder actual.

Este articulo no busca juzgar, desprestigiar, ni mucho menos enaltecer al partido que estuvo en el poder durante 20 años. Más bien, es un intento de diagnóstico objetivo sobre las causas del desencanto popular y del futuro que se les avecina bajo el interés primordial de que el país necesita reinventarse en su sistema político, saltar del bipartidismo hacia un sistema más robusto y, para ello, se debe ser crítico desde la izquierda a la derecha, políticamente hablando.

Las causas de la caída de la popularidad del partido ARENA son varias y las manifestaciones son el sensible descenso en la credibilidad del votante promedio hacia dicho partido; pero entre las causas más importantes podría señalar: a) Su recurrente vinculación con la corrupción, b) La incapacidad de sacar al país del círculo de la pobreza y la desigualdad, c) su interés por desvincularse del asesinato de Monseñor Romero, y d) el fin del comunismo como marca de partido.

  1. CORRUPCIÓN COMO MODELO DE PARTIDO. Desde que el periódico digital El Faro publicó el audio de la negociación de Adolfo “El Chele” Torres (importante dirigente de las bases del partido), sobre el caso del “medio millón” que exigía a un narco-diputado por un arreglo judicial”, el desgaste de credibilidad pública de ARENA como partido ha sido cada vez más claro y evidente. El caso sirvió para señalar el seno de corrupción de dicho partido en el poder y revelar además las formas de negociación que tienen los políticos (corruptos) de todos los partidos en general. Este caso evidenció, de manera pública, las oscuras formas de hacer política que muchos miembros del partido ARENA tenían en común. Lo que sabíamos por décadas y que el partido había amordazado con su poder político y judicial, ahora estaba concentrado en un audio de 7 minutos.

Además, la negociación-venta ilícita de activos y bienes del país, la acumulación desproporcionada de riquezas, la evasión generalizada de impuestos, las componendas, el control del sistema judicial, etc., han sido la corriente natural de los hechos en el partido ARENA, sumada a una larga trayectoria de diputados (as), alcaldes (as) y funcionarios (as) de Gobierno que se dedicaron literalmente a desarrollar formas de apropiarse de los bienes públicos que les fueron confiados. Corrupción ha sido un verbo implícito en el lenguaje de muchos funcionarios de dicho partido. Muy, pero muy pocos, son los que han hecho lo contrario.

  1. NI COMO PARTIDO DE GOBIERNO NI COMO OPOSICIÓN. Con el fin de la guerra civil, el país recibió ayuda internacional que debió ser encauzada a reparar el tejido social, económico y productivo, pero poco de eso sucedió y fue más bien por la naturaleza trabajadora de los salvadoreños que el país logró -y ha logrado- salir adelante. Políticas económicas y sociales con poco fundamento o mal estructuradas fueron el condimento y receta que una y otra vez los “intelectuales” del partido aplicaron al país, casi siempre se negaron a escuchar otras propuestas. Durante sus gobiernos, no se aprovecharon las oportunidades de desarrollo, mientras el partido de derecha se aferró a modelos incompatibles e insostenibles con la realidad del país, sumados a vicios en la administración tales como: AFPs poco transparentes, privatizaciones sin reglas claras, abandono de la agricultura, inversión millonaria en programas como Red Solidaria y el despilfarro de millones de dólares en “populismo” presidencial (sobre todo en el gobierno de Saca).

Luego, como partido de oposición, ARENA tuvo más bien una agenda “contrapropuestas”, que hizo más daño que bien al país y parte de eso se debió a una representación de diputados carentes de un perfil político para poder ser críticos y analíticos (y no viscerales) ante las propuestas del Gobierno de izquierda, que tanto odian. ARENA como oposición representó el oportunismo, la falta de visión de país y el deseo de ver al Gobierno del Frente hundido, antes que cooperar con ellos para que el país pudiera salir adelante. Lo lograron, y con la autoayuda del Frente, los 10 años de Gobierno de izquierda han sido “casi” un fracaso, pero en el recuento de los daños, el país, que siempre pierde, lleva más de tres décadas de postguerra sin encontrar el rumbo hacia la prosperidad, ya que las oportunidades de desarrollo real ahora están más complicadas que nunca.

  1. EL CULTO A LA MUERTE. La candidata a la vicepresidencia de ARENA mencionó recientemente que la muerte de Romero es un misterio y no se sabe a ciencia cierta sobre la verdad de sus asesinos. Dicho pensamiento refleja a la nueva clase política de derecha y que, por ser “nueva”, se ha moderado un poco, con lo que podemos imaginar lo que el partido por tradición es y ha sido desde su fundación: un esquema de odio contra la figura de Romero que, según ellos, fue un comunista y un contrario a su pensamiento conservador.

Usando la figura de Romero no con fines políticos como lo hace el Frente o Nayib si no desde la dimensión de la verdad, ARENA no abandona su tradición de rendir culto a la muerte, reflejada en su fundador e imagen institucional.   

El asesinato de Romero visto como un hecho histórico es sumamente grave porque refleja que el país es un escenario donde la muerte parece ser un hecho común e insignificante. Dicho asesinato, visto desde la perspectiva ciudadana, es el reflejo de la insensibilidad humana por la vida. En circunstancias naturales, la figura de Roberto d’Aubuisson y sus seguidores más cercanos, deberían declararse “non gratas” por el bienestar moral y sicológico inclusive de las nuevas generaciones del partido ARENA. Se promueven las figuras que alientan la defensa de la vida y se socavan y olvidan las que idolatran la muerte. El problema de todo esto es que hay sectores políticos de oposición a ARENA que se lucran de este dilema, como los políticos salvadoreños lo suelen hacer.

  1. EL COMUNISMO COMO MARCA PARTIDO. Seguir cantando “¡Patria sí, Comunismo no!” como himno de partido es algo que las nuevas generaciones ajenas a la “Guerra Fría” no terminan de entender. ¿Qué es el comunismo? ¿contra quién elevamos nuestra voz? dirían los jóvenes del partido, por lo que deben aprenderse su marcha arenera más como un deber, que como un sentido de identificación tricolor. La marca partido de ARENA está en crisis y el discurso de que luchar contra el comunismo es hoy más vigente que nunca es una absoluta imaginación que solo existe en la ortodoxa ideología de sus fundadores. La Guerra Fría terminó y, de igual forma, todo lo que con ella surgió. Seguir aferrándose al “¡Patria sí, Comunismo no!” es vivir en el pasado y reinventar el odio que tanto daño ha hecho al país. De hecho, estar a casi 20 puntos de distancia en las encuestas de su enemigo, el FMLN, les debería de dar alguna señal de los nuevos tiempos: la lógica se impone.

CONCLUSIÓN: La descomposición de la popularidad del partido ARENA comenzó hace dos elecciones presidenciales y cada vez menos salvadoreños confían en sus promesas. El problema estructural de su candidato a la presidencia en estas elecciones es que ofrece luchar contra la corrupción y en su foto aparece acompañado de los más emblemáticos señalados de corrupción de su partido; habla de generar confianza, pero sus diputados (as) hacen todo lo contrario con sus acciones; habla de generar empleos pero como dueños de la gran empresa del país se oponen a una mejor estructura laboral. En fin, no puedes prometer o ser creíble cuando lo que te rodea o las acciones de tu partido dicen todo lo contrario. ¿Es el fin de ARENA? sinceramente creo que no, pero esta elección presidencial les dejará un mensaje claro: o cambian estructuralmente o desaparecen.

NOTA DEL AUTOR: El siguiente artículo se refiere al FMLN y por último el fenómeno Bukele, por lo tanto, le pido no me juzgue, no he terminado de hablar. Una cosa si es cierta, este artículo era impensable escribirlo y publicarlo hace 30 años, lo que implica que la democracia sigue avanzando, no seamos tan pesimistas.

______________________________

 

 

Guillermo Gómez es un Consultor Senior, Economista y Máster en Política Económica Internacional con experiencia en la elaboración de políticas públicas y formulación de proyectos. Posee más de 10 años de experiencia (2005 a la fecha) como Experto en monitoreo y evaluación, planificación estratégica y evaluaciones económicas y sociales, así como diagnósticos y análisis de programas y proyectos.

 

Opinet

El país sin crimen organizado y pandillas

PUBLICADO

on

La pregunta que más me han efectuado durante los últimos tres meses es: ¿por qué los candidatos a la presidencia no hablan de las pandillas? y sin darme tiempo a responder continúan más preguntas o comentarios.

En lo particular es un tema que siempre he mantenido en escena desde varios enfoques: sus orígenes, que las pandillas criminales no nacieron en El Salvador, que fue un nicho adecuado sobre el cual deportados encontraron condiciones para incorporarlos a una causa en la que primero sembraron el odio entre salvadoreños para etiquetar que los de la otra pandilla eran sus enemigos, causas estructurales como marginación, exclusión, desigualdad, desintegración familiar, pero también como mutaron hacia verdaderas estructuras criminales nacional y transnacionales, pasando por modalidad de insurgencia criminal, para convertirse en un problema social. Sin dejar de mencionar su dimensión política que existe evidencia por lo menos desde el año 2008 cuando se dieron cuenta que tenían poder para influir.

El señor presidente de los Estados Unidos de Norteamérica considerado el hombre más poderoso del mundo no ha escapado de dedicarles 280 caracteres por la red social twitter y su minuto de fama, en particular a una de las estructuras criminales transnacionales.

La presente campaña presidencial 2019-2024 es completamente atípica en materia de seguridad pública, ciudadana y defensa, solo dos candidatos han presentados esbozos de sus plataformas (Alianza por un nuevo país  y FMLN), dos partidos continúan  sin presentarlas, con únicamente cincuenta días para las elecciones, y en los cuatro candidatos a presidencia y vice presidencia existe el factor común de no mencionar el crimen organizado y las pandillas, parece que durante el presente año no existieran, y se continúa ignorando que son los principales generadores de crimen, delitos y violencia en nuestro amado país.

Hasta acá bien por los asesores y el marketing político, cuidar la imagen de los candidatos, el grave problema es que la población no lo desconoce, lo vive a diario como víctimas directas o por su familia, amigos, vecinos o compañeros de trabajo.

Es innegable que existe preocupación por que con un porcentaje importante entre miembros directos, indirectos, colaboradores, y todos aquellos cercanos a ellos que se benefician  de su accionar criminal y delincuencial,  pueden inclinar la balanza en las próximas elecciones, ya sea impidiendo que los ciudadanos asistan a las urnas o votando ellos por un candidato light, que enfoque su campaña a la corrupción, transparencia y democracia que enviar un mensaje claro y contundente sobre combate y represión de las expresiones delictivas.

Los pocos mensajes son relacionados a prevención y reinserción que son llamativos, y se alejan de la obligación constitucional de utilizar el poder coercitivo del Estado para garantizar derechos fundamentales a los salvadoreños como la seguridad, libertad de movilización, a la vida, a su libertad económica para emprender entre otros.

Con menos de dos meses para las elecciones, y el periodo de fin de año, es necesario hacer un giro en las campañas y exponer con claridad estos aspectos, hasta el cierre de esta nota son 3,175 personas asesinadas de los cuales 28 eran miembros de la PNC, solo durante el presente año, las extorsiones es una de las deudas del Estado y liberar a los ciudadanos del control y accionar delincuencial en el territorio.

No esperen un evento de indignación colectiva para posicionar el tema, las últimas semanas de enero, la posible segunda vuelta o menos ganar las elecciones para decirnos qué acciones concretas implementarán. El crimen organizado y pandillas existen, son reales, y causan daño a la población y economía del país.

ESCRITO POR RICARDO SOSA. Experto en seguridad, asesor y consultor en temas de seguridad, con más de veinte años de experiencia; con experticia en estudios de seguridad, auditorias, desarrollo integrador de seguridad física electrónica, capacitación y adiestramiento.

Experto en seguridad y criminología y con más de 25 años de experiencia.

 

www.facebook.com/expertoenseguridad
@jricardososa

SIGA LEYENDO

Opinet

La realidad de las pensiones: Parte 2

PUBLICADO

on

Las pensiones son una herramienta extremadamente útil para ahorrar y asegura que tengamos un poco de dinero en reserva cuando dejemos de trabajar. Sin embargo, hay un detalle muy importante: las pensiones tienen la función principal de proveerle a la población un ahorro. Ahorrar y poder seguir viviendo con cierta confianza que se tiene un poco de dinero es algo muy importante para cualquiera. Muchas veces no podemos comprender el beneficio de tener una pensión hasta que la necesitemos. Justamente esto, el no entender el beneficio de ahorrar es un grave problema en el salvadoreño común.

Te presento una de las grandes ideas que necesitas saber si deseas tener una buena salud financiera durante todo lo que reste de tu vida. El ahorro es guardar recursos para poder utilizarlos después bajo una situación que lo merezca. Las pensiones tienen esta función, pero con tantos problemas que tienen las pensiones y la amenaza que todos los que somos menores de 36 años no podamos recibir una buena pensión, hay que reconsiderar muchas cosas.

Si, todos los que somos menores de 36 años tenemos una gran probabilidad de no recibir una pensión como deseamos. Cuando hablamos de esto es que pueden presentarse atrasos en los pagos o disminuciones en lo que esperamos. ¿Por qué? Las AFP necesitan dinero para poder pagar las pensiones y cuando no tienen suficiente, todas las personas que van integrándose al mundo laboral e ingresando a cotizar en las AFP, son las que pagan estas faltas de dinero.

En otras palabras, si eres menor a 36 años, por cómo está la situación de las AFP, es muy probable que pases pagando los siguientes 20 a 40 años por las pensiones de las personas antes que tú. Y tu pensión, pues, esa tendrá que ser pagada por la siguiente generación y ocurrirá lo mismo con la siguiente. No es porque el sistema de las pensiones sea totalmente malo, sino que nuestro mismo país no tiene la suficiente sostenibilidad para soportar un buen sistema. Esto se transforma en un círculo vicioso que solo puede ser resuelto si la economía de El Salvador crece lo suficiente, si las personas tienen mejores salarios, si las personas cotizan en las AFP, son tantos aspectos que hacen de las pensiones algo muy complejo y dependiente de factores inciertos.

A pesar de lo anterior, cotizar en las AFP es una acción recomendada para poder tener seguro un poco de dinero en unos años. Sin embargo, el ahorro personal es demasiado fundamental que cotizar en las AFP no debe impedir hacerlo. Este ahorro se descompone en dos aspectos: el ahorro para cuando me retire y el ahorro para eventos específicos. El ahorro para cuando me retire es clave. Algún problema de salud o de inversión en el futuro puede ser resuelto con mucha más facilidad si hemos ahorrado. El ahorro para eventos específicos se basa en usar nuestro dinero para situaciones planificadas. Un buen ahorro es aquel dinero que no se acaba aún cuando pasa esta situación planificada. Es decir, no nos quedamos sin dinero si hemos planificado bien y no solo hemos ahorrado para comprar algo. Si quieres ahorrar bajo este punto de vista, corres el riesgo de quedarte sin dinero cuando en serio lo necesites.

Por ello, te recomendamos que adicionalmente de tu cotización a las AFP, empieces a programar un plan de ahorro. Si te cuesta hacerlo, puedes tomar alguna de estas opciones:

Proponerte ahorrar como una clave de tu futura salud financiera. Es clave porque no permite que se creen problemas de salud en otras áreas de tu vida (social, psicológica, emocional, etc.) en el futuro.

  1. Pedirle ayuda a un familiar cercano o persona de confianza con suficientes conocimientos financieros o económicos que te enseñe cómo hacer un plan de ahorro.
  2. En última opción, ya que esto debe ser voluntario y por cuidado propio, buscar ayuda en un banco para poder guardar cierto monto. Muchos bancos ofrecen varias opciones para guardar tu dinero. Una opción, por ejemplo, es que cierta parte de tu salario vaya directamente a una cuenta separada de ahorro, donde no puede ser retirada bajo una aprobación especial que tu mismo defines.
  3. Recordar que ahorrar es importante, no creas que por no tener algún problema serio que necesite dinero en estos momentos no significa que algo puede pasar en el futuro. La clave es tener cuidado de nosotros mismos; y si somos el jefe de un hogar, entonces de las personas que apreciamos.

________________________________

 

Escritor: Carlos Pacheco. Estudiante de Economía y Negocios en la ESEN. Voluntario de diferentes organizaciones en pro de la juventud, la niñez y el combate a la pobreza. Analista y planificador de estrategias en las áreas mercadeo, negocios, recursos humanos y proyectos.

 

SIGA LEYENDO

Opinet

La realidad de las pensiones: Parte I

PUBLICADO

on

By

Durante este año, el tema de las pensiones ha tomado un camino muy interesante. Por si no lo sabes, una pensión es una cantidad de dinero que, al retirarte de trabajar, recibes durante cierta cantidad de tiempo. Sin embargo, necesitas ahorrar por medio de una institución como las AFP. Ellas se encargan de guardar tu dinero, invertirlo, hacer que se produzca más dinero y regresártelo después. Si suena algo tan sencillo, ¿por qué hay tantos problemas alrededor de ello?

Aunque suena bastante simple, te daré unas cuantas cifras para que empecemos a pensar. Si trabajamos en un empleo formal, entonces se nos pide dar el 7.25% de nuestro salario. Los dueños de la institución donde trabajamos pondrán 7.75%, haciendo un total del 15% de los beneficios otorgables del patrón hacia nosotros. Adicionalmente, ya que las pensiones son manejadas por la empresa privada, ellos piden 1.9%. Es decir, restan 1.9% al 15% y en realidad estamos ahorrando 13.1%.

Las pensiones tienen la naturaleza de ser un seguro que, aunque no nos guste, garantiza que tengamos un poco de dinero cuando ya no podamos o no queramos trabajar. Se que no todos tienen problemas en guardar dinero para el futuro, pero la sociedad salvadoreña no valora el ahorro. El Salvador es un país meramente consumista y al estudiarlo más de cerca, el dinero ahorrado es muy inferior a los gastos mensuales que se hacen.

El problema surge al entender cómo funciona en realidad el sistema de pensiones y qué se hace con nuestro dinero. Aunque funcionen como un lugar donde guardarlo (como un banco), ese dinero que depositamos es utilizado por las AFP para inversiones con el fin de que podamos obtener un poco más de dinero. Las AFP invierten en múltiples empresas, proyectos o préstamos con el fin de obtener un retorno mayor a lo invertido. En un sentido más minimalista, por cada $1, entonces cuando nos jubilemos tendríamos que recibir $1.25 o algo parecido.

La realidad es que esto no pasa tan fácilmente. Las AFP tienen la gran dificultad de que muchas veces no se puede conseguir las inversiones y los retornos deseados. Por ello, a veces ocurre que ese $1 que hemos colocado no pasa a ser más de $1.10 (o menos) durante todos los años en los que hemos confiado que recibiremos una cantidad de dinero por haberle otorgado montos a las AFP.

Si entiendes cómo funciona el sistema de ahorro en un banco, entenderás este también. Los bancos guardan tu dinero pero lo utilizan y así, ellos pueden prometerte que te regresarán un poco más cuando quieras retirarlo. Tú le das este dinero a estas empresas para que lo usen y te regresen un poco más, por eso es que les pagamos ese 1.9% a las AFP, pero los rendimientos son tan bajos que muchas personas no reciben mayor retorno al final de todos los años que han cotizado.

Hace no mucho tiempo, se aprobó la reducción de la cantidad de años necesarios para cotizar a 20 con el fin de poder recibir los retornos de esas inversiones que hacen las AFP con nuestro dinero. Si no cumplimos más de 20 años cotizando, literalmente la AFP solo está obligada a regresarnos únicamente el dinero que le hemos dado, es decir, si durante 15 años que hemos cotizado solo conseguimos ahorrar $3,000, entonces se nos regresarán solo $3,000 (y ojo que en ocasiones no de una sola vez). Pero si pasamos de los 20 años y hemos ahorrado $3,000 entre esos años y las AFP han usado sabiamente el dinero, podríamos estar recibiendo $3,200 o algo similar.

Las AFP funcionan con volúmenes y las personas que menos dinero pueden poner en las AFP son las que menos recibirán al jubilarse. Esto funciona por la capacidad del dinero disponible colocado por cada trabajador.

Un trabajador con salario de $400 y otro con salario de $2,000 obviamente podrán depositar cantidades muy diferentes. Por ello, la cantidad posible que las AFP podrán invertir será diferente. Siempre existe cierto margen de bloqueo entre los más pobres y ricos, pero las AFP intentan usar combinaciones para hacer mejores inversiones.

El problema es que esta decisión no es tan a la ligera, ya que, si se desea hacer uso de varias cuentas, se corre un riesgo un poco mayor de no poder regresarle propiamente a muchas más personas. Por ello, es más fácil usar el dinero de cotizantes que colocan más dinero en las AFP. Por ejemplo, entre 3 o 4 cotizantes de alto rango se puede hacer una inversión considerable a comparación de combinar 40 o 50 cotizantes de bajo rango donde, en caso de haber alguna pérdida, se afectan a más personas.

Por último, las AFP no son instituciones financieras desordenas y desconsideradas. Ellas de verdad intentan hacer buenos márgenes de ganancias porque les beneficia mucho como empresa, pero como hemos hablado esto es bastante difícil por la misma naturaleza económica que tiene nuestro país.

Estas inversiones que las AFP deben hacer a veces se generan en otros países o en empresas extranjeras y no en salvadoreñas. ¿Por qué? Por la misma rentabilidad. Las AFP también fueron creadas para promover la inversión nacional, pero cuando invertir en lo nacional da tan pocos beneficios, las AFP deben mover sus inversiones a otros lados con el fin de cumplir con el compromiso que han agarrado con tantos cotizantes.

Las pensiones son un tema más simple de lo que parece, pero lo importante es saber por qué es que hay tantos problemas:

  • Las inversiones que las AFP deben hacer requieren bastante tiempo y dinero. Las inversiones a veces son exitosas y otras veces no. Solamente por haber depositado más no significa que tendremos más. Han ocurrido casos de personas que cotizan con altos salarios pero sus retornos son tan malos que hasta salen perdiendo.
  • El Salvador sigue evolucionando su sistema de pensiones y por ello hay que estar pendiente si no entras en las categorías de personas “ya jubiladas” o “cerca de jubilación”, ya que son las únicas que recibirán con seguridad su pensión (aunque podrían ser muy bajas aún así).
  • El Salvador no tiene una sostenibilidad económica lo suficientemente buena para poder exigir un sistema de pensiones correcto y un poco más justo (ya que ni aún en los países más avanzados los sistemas de pensiones son perfectos).

Aclaración: esta nota solamente habla acerca del sistema de pensiones privado.

 

________________________________

 

Escritor: Carlos Pacheco. Estudiante de Economía y Negocios en la ESEN. Voluntario de diferentes organizaciones en pro de la juventud, la niñez y el combate a la pobreza. Analista y planificador de estrategias en las áreas mercadeo, negocios, recursos humanos y proyectos.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído