Padre de empleada del Pollo Campestre asesinada: "Si no hubiera contratado un abogado particular el caso estaría cerrado” - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Sucesos

Padre de empleada del Pollo Campestre asesinada: “Si no hubiera contratado un abogado particular el caso estaría cerrado”

PUBLICADO

on

El calvario de más de seis meses vivido por la familia de la empleada del Pollo Campestre que desapareció en un centro comercial de San Salvador se alargará por lo menos una semana más ya que este es el tiempo que representantes de Medicina Legal se tardarían en confirmar que los restos humanos encontrados en Usulután son los de la joven.

El padre de Zuleyma Marisol Flores Guardado, de 24 años de edad, arremetió contra las autoridades de seguridad por el tipo de atención recibida y que lo mantiene en zozobra ya que a pesar de haberse divulgado la noticia de la muerte de la joven no hay ningún documento que certifique lo establecido por voceros de la Policía Nacional Civil (PNC).

“Me ha tocado andar para arriba y abajo, perder días completos para hacerles fuerza a la Fiscalía y Policía para que investigaran el caso porque lo querían cerrar”, denunció el familiar de la joven quien tuvo que recurrir a un abogado particular para ser escuchado en las instituciones que señaló.

“Si no hubiera contratado un abogado particular el caso estaría cerrado, porque él se encargó de las diligencias y era a quien atendían las diferentes instituciones involucradas”, señaló el hombre quien también recurrió a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y a la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

“Es duro enterarse de esta noticia”

La noticia divulgada por voceros de la PNC, la media noche del martes, tomó por sorpresa a la familia Flores quienes durante el tiempo en el que tarden los resultados tendrán que realizar una serie de trámites administrativos para poder reclamar el cuerpo, en caso las pruebas sean positivas.

“Es duro enterarse de esta noticia, porque uno no se espera tal cosa. Uno no se siente normal, en mi familia hemos llorado y son cosas que no se le desean a nadie”, expresó muy dolido el hombre quien fue notificado de la situación en horas de la mañana del miércoles.

En sede fiscal, la familia Flores fue advertida que los restos encontrados posiblemente eran los de su hija, pero que aún no se tenía certeza de que fuera ella hasta que le realizaran el examen de ADN en Medicina Legal de San Salvador.

Además, se enteraron que el presunto homicida fue identificado como Wilmer Javier Zavala Gómez, de nacionalidad nicaragüense, un hombre de quien ya tenían sospechas por las averiguaciones que realizaron con amistades de su hija y por medio del sistema de video vigilancia del centro comercial donde fue vista por última vez la joven.

Problemas desencadenados por el caso

La desesperación que ha invadido el seno familiar los llevó a cerrar una discoteca y una pupusería que administraban para centrar su atención en la desaparición de Zuleyma, algo que ya les ha comenzado a pasar factura.

“Económicamente de eso dependía ya que no tenía trabajo, pero anímicamente la familia ya no se sentía bien ante la desaparición de mi hija, tuve que cerrar los dos negocios”, justificó el hombre quien recordó que su hija le ayudaba en sus días libres en ambos negocios.

Al ser cuestionado por el hombre que se señala como el asesino de su hija exigió: “Que la ley le ponga el castigo que se merece”. Además, aseguró que lo ha perdonado y que confía en la ley terrenal y la justicia divina para que se encarguen de castigarlo por el crimen que cometió.

Para el padre de la joven quien con los ingresos de su trabajo pretendía continuar sus estudios universitarios, desconoce cuál fue el motivo principal por lo que su compañero de trabajo la asesinó.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

 

Sucesos

Estudiante de la Universidad Don Bosco cumple un año desaparecida y aún no hay novedades del hecho

PUBLICADO

on

A un año de la desaparición de una joven universitaria, la familia sigue sin tener novedades de su paradero, la Policía sospecha que el caso se trata de un rapto pero la situación se complica ya que actualmente no hay un fiscal encargado de la investigación.

El 20 de enero de 2018, Mirella Astrid Orellana Durán, de 21 años de edad, salió de su casa rumbo a un centro comercial de Soyapango en el que supuestamente se iba a ver con su novio y ya no regresó.

El padre de la joven estudiante de la Universidad Don Bosco conversó nuevamente con El Salvador Times y señaló que la principal hipótesis de las autoridades es que miembros de pandillas están detrás de la desaparición de su hija.

No obstante, el caso está detenido actualmente ya que en la Fiscalía General de la República no se ha asignado el reemplazo de la fiscal encargada.

El padre de Mirella reclama a las autoridades la incapacidad mostrada para dar con el paradero de su hija, esto pese a que se ha demostrado que se cuenta con tecnología con la que se han resuelto situaciones similares.

Hasta la fecha, las autoridades no han confirmado sobre capturas y según la familia, cada vez que consultan la única respuesta que reciben es que se sigue investigando.

El caso está sin fiscal asignado

A finales de octubre de 2018, la fiscal encargada de las diligencias fue ascendida a un nuevo cargo y el caso quedó acéfalo, algo que se mantiene hasta la fecha.

Ante esto, el investigador policial aseguró a la familia que le llamaría para avisarle sobre la asignación de un nuevo representante del ministerio público, algo que hasta la fecha no ha ocurrido.

La decepción de este padre de familia para con las instituciones públicas es tal que manifiesta de que: “estas personas son como una cortina de humo, sólo están en sus lugares de trabajo por devengar su salario”.

Pese a las adversidades, el progenitor, quien trabaja de motorista en una ruta del transporte colectivo, aseguró que no se dará por vencido y que pedirá permiso en su trabajo para buscar ayuda en otras instituciones.

Las visitas a la casa de la abuela

De la poca información que la familia ha recibido, las autoridades han identificado que la joven visitaba la casa de su abuela en una colonia en donde  delinque una pandilla contraria a la que acecha la zona en la que vivía ella.

Investigadores policiales revisaron la computadora de la joven pero no encontraron ninguna información que sirviera para la investigación.

Además, la joven dejó en su casa el celular ya que siempre alegaba que viajaba en el transporte colectivo y temía que se lo pudieran robar. El dispositivo también fue revisado y no se encontró información que sirviera.

No obstante, el día en que desapareció, portaba un celular de menor gama, el cual nunca contestó.

Consecuencias de la desaparición de hija

La desaparición de Orellana le ha cambiado radicalmente la vida a su familia, especialmente a su madre quien sufre de constantes dolores de cabeza y un temor que le pase algo a su hija menor.

A finales de noviembre del 2018, la mujer acudió a la vigilia de una iglesia evangélica en la que un pastor le aseguró haber tenido una visión en la que aparecía su hija en cautiverio en una casa de Cojutepeque y que en la pared miraba unos números.

En tanto, el hombre aseguró que “soñé tres veces que mi hija está viva, en uno de esos sueños la he visto que ha regresado a la casa cargando en sus brazos a un bebé”.

Respecto a su otra hija, los exesposos han tenido un acercamiento con ella para conocer quienes son sus compañeros de clases y evitar que se repita el caso de Mirella.

La familia ha comenzado a informarse de los pasos a seguir para pedir asilo a un país de Europa. “Ya me dio temor de estar en el país, por la misma situación de los pandilleros y porque mi otra hija menor de 16 años puede correr peligro”, sostuvo el padre.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original acá.

SIGA LEYENDO

Sucesos

Enfermedades y muertes en su familia han hecho más fuerte a un hombre de 50 años: Hoy enfrenta una más, la de su hija de 8 años que fue hospitalizada

PUBLICADO

on

La dura lucha contra el cáncer de su esposa y el padecimiento cardíaco de un hijo llenan de esperanza a un hombre que también ha sufrido la muerte de sus padres y que se llena de angustia por no conocer la causa por la que la menor de sus hijas padece de un agudo dolor de estómago.

Rubén (nombre cambiado a petición) es un hombre que al estar por cumplir 50 años nunca imaginó las dificultades que iba a tener que pasar y que asegura que en lugar de debilitarlo lo han fortalecido.

El calvario de este hombre inició con la muerte de su padre quien fue arrollado por un bus cuando regresaba de orar por los enfermos, así lo aseguró este hombre quien al hablar de este se quedó con la mirada pérdida, como si las imágenes de aquel día estuvieran pasando por su mente en ese instante.

Sin haber terminado de asimilar la muerte de su progenitor, Ruben se enteró que su hijo, que actualmente tiene 23 años, presentaba problemas cardiacos, por lo que estuvo medicado durante mucho tiempo.

“Un día lo encontré debajo de la pila, a él como que se le para el corazón y cae al suelo”, contó el hombre quien junto con su familia han sido entregados a una iglesia en la que pide por sus seres queridos.

Incluso, la fe que el hombre puso en que sus ataques cesarían, lo llevó a dejar las pastillas que le dieron los doctores y confiar en que todo estaría bien, y así fue, señaló su padre.

La muerte de su madre y el cáncer de su esposa

La sanación de su hijo fue una luz en la vida de este hombre que estaba por sufrir un nuevo y doloroso con el deterioro de la salud de su madre quien terminó muriendo por problemas renales.

“A mi mamá se le hicieron los riñones chiquitos, estuvo en tratamiento pero perdió la lucha contra la insuficiencia renal”, contó el hombre mientras trataba de disimular el dolor.

Con su madre en cama, Rubén vio cómo su esposa también comenzó a decaer en su salud, algo que la obligó a renunciar a su trabajo debido a los dolores que fueron diagnosticados como cáncer de útero.

 “Esa fue una noticia devastadora para todos, pero gracias a los tratamientos y a que Dios se manifestó en ella todo salió bien”, señaló el hombre quien vio en la recuperación de su compañera de vida una inspiración de vida.

La más dura de las pruebas

Rubén ha llegado a considerar que las pruebas superadas lo prepararon para enfrentar la más dura de todas con su hija de ocho años quien fue hospitalizada debido a un dolor en el agudo estómago.

“Al principio me dijeron que era el apéndice, después me dijeron que eran cálculos en la vesícula, pero en realidad no sabemos lo que tiene”, aseguró el preocupado hombre.

Según las explicaciones de los profesionales del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, la niña no puede hacer ejercicio y debe tener una estricta dieta para que los dolores disminuyan con el tiempo.

Hasta ahora, a la familia de Rubén la muerte la ha rondado pero asegura que su fe y confianza están firmes y que pase lo que pase Dios tiene preparado algo mejor para ellos.

SIGA LEYENDO

Nacionales

Pandilleros asesinan a un soldado que tenía licencia en Morazán

PUBLICADO

on

By

Un soldado perdió la vida, este sábado, en el caserío Los Chicas, del cantón El Pedernal, del municipio de Chilanga, en el departamento de Morazán.

En un primer momento se desconocía la identidad del cuerpo encontrado en la zona, pero horas más tarde la Fuerza Armada confirmó que se trata de uno de sus elementos.

El ahora fallecido fue identificado como Fredy Simón Reyes Peraza, quien se encontraba de alta en el Destacamento Militar Número 4, del municipio de San Francisco Gotera.

Las autoridades investigan si el hecho fue cometido debido a que el joven pertenecía al Ejército, o si fue debido a otras circunstancias.

El ahora fallecido fue identificado como Fredy Simón Reyes Peraza
SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído