IMPACTANTE: Hondureño dice: “Vine con mi hijo caminando y ahora me lo llevo en un ataúd”, producto de una balacera entre pandilleros en Osicala, Morazán - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Sucesos

IMPACTANTE: Hondureño dice: “Vine con mi hijo caminando y ahora me lo llevo en un ataúd”, producto de una balacera entre pandilleros en Osicala, Morazán

PUBLICADO

on

Un pastor evangélico de Honduras se encuentra viviendo las peores horas de su vida al saber que su único hijo varón de 8 años de edad será desconectado luego de pasar más de un año en coma producto de una balacera entre pandilleros ocurrida una iglesia de Osicala, Morazán.

Con un semblante sereno, pero con muchas ganas de contar su testimonio para luchar contra la delincuencia, Gerson Herrera abordó en San Miguel un bus súper especial de la ruta 301 luego de llegar desde la frontera El Amatillo en La Unión.

El pastor se sentó al lado de un joven a quien con la excusa del clima le entabló una conversación que catalogó como un angustiante desahogo que necesitaba hacer ya que regresaba de realizar los trámites en la aduana para que el cadáver de su hijo pudiera pasar a su tierra natal.

Minutos después, el pastor le pidió permiso al cobrador de la unidad para predicar de la biblia y contarles a los más de 100 pasajeros que su hijo sería desconectado el próximo 6 de diciembre de 2018 a las 10:00 de la mañana.

“Vine con mi hijo caminando y ahora me lo llevo en un ataúd”, señaló el hombre quien caminaba en el pasillo del bus, que por momentos le servía de sostén para no caerse por las emociones externadas al recordar a detalle lo que le sucedió el 10 de noviembre de 2017.

Herrera quien también es conocido como “Pastor Juan Carlos” señaló que celebraba una boda en la iglesia Príncipe de Paz cuando fue interrumpido por seis jóvenes.

“Estando en pleno culto a las 9:00 de la noche, seis jóvenes ingresaron en el templo, uno de ellos estaba herido. Nosotros desconocíamos lo que sucedía. Tras ellos iban como 20 y esa noche se armó una balacera dentro del templo en el que se encontraban 150 hermanos”, relató el religioso.

El saldo que registró la Policía fue de dos asistentes a la boda muertos y varios heridos, entre ellos el hijo menor de Herrera y su compañera de vida, quienes fueron trasladados a un centro asistencial.

“Mi hijo de 8 años recibió un impacto que provocó que perdiera su ojo al instante y la mitad de su rostro. Quedando su bala incrustada en un área que se llama corteza motora”, señaló el hombre de pelo canoso a quien las lágrimas se le salen.

Un año viviendo en los pasillos del Bloom

Debido al delicado estado de salud, el menor fue trasladado al Hospital Nacional de Niños “Benjamín Bloom” en el que fue sometido a tres operaciones que poco ayudar a su mejora ya que “prácticamente hemos perdido la lucha. Porque nuestro hijo quedó en estado de coma”.

La fe y convicción de este pastor lo lleva a considerar que desde ese 10 de noviembre ha sido sometido a la prueba más grande de su vida en la que consideró ha aprendido a ser más humilde.

Incluso, el pastor se vio en la necesidad de vender su vivienda en Honduras para obtener un poco de solvencia económica que con el pasar de los meses se acabó.

“He vivido durante un año en los pasillos del hospital Bloom, ratos durmiendo y ratos no, evadiendo a los guardias, buscando donde colocar un cartón para que no me alejan de mi esposa que puede estar con mi hijo”, señaló Herrera.

Según relató, parte de su sobrevivencia es gracias a la ayuda de monjas de la iglesia católica que le regalan desayuno y cena. Además de otras personas que al conocer su caso se muestran solidarias con él y su esposa.

Conoció y perdonó a los asesinos de su hijo

Herrera no ha dejado de predicar el evangelio y esto lo ha llevado a conocer diferentes cárceles. Fue en una de estas visitas que el pastor reconoció a los asesinos de su hijo, a quienes dice ha perdonado.

“Es imposible que olvide esos rostros, me reuní con estos nueve jóvenes capturados en Gotera. Los abracé y les pedí perdón y que los perdonaba porque eso es lo que debo de hacer como pastor”, señaló.

Pese a la situación vivida, Herrera aseguró que el próximo jueves se va retirar del país sin ningún resentimiento, “he aprendido cuanto me ama Dios y he aprendido a ser humilde”.

Herrera y su compañera de vida esperan regresar junto a sus otras dos hijas  -de 14 y 16 años- y seguir trabajando en la iglesia tratando de honrar la memoria del menor de la familia.

Si usted desea ayudar a esta familia puede comunicarse con este medio para conocer las necesidades que estos tienen. Además, farmacias Brasil tiene en sus sucursales puntos de colecta para ayudarles.

Imagen de referencia.

Nota por El Salvador Times 

Sucesos

Estudiante de la Universidad Don Bosco cumple un año desaparecida y aún no hay novedades del hecho

PUBLICADO

on

A un año de la desaparición de una joven universitaria, la familia sigue sin tener novedades de su paradero, la Policía sospecha que el caso se trata de un rapto pero la situación se complica ya que actualmente no hay un fiscal encargado de la investigación.

El 20 de enero de 2018, Mirella Astrid Orellana Durán, de 21 años de edad, salió de su casa rumbo a un centro comercial de Soyapango en el que supuestamente se iba a ver con su novio y ya no regresó.

El padre de la joven estudiante de la Universidad Don Bosco conversó nuevamente con El Salvador Times y señaló que la principal hipótesis de las autoridades es que miembros de pandillas están detrás de la desaparición de su hija.

No obstante, el caso está detenido actualmente ya que en la Fiscalía General de la República no se ha asignado el reemplazo de la fiscal encargada.

El padre de Mirella reclama a las autoridades la incapacidad mostrada para dar con el paradero de su hija, esto pese a que se ha demostrado que se cuenta con tecnología con la que se han resuelto situaciones similares.

Hasta la fecha, las autoridades no han confirmado sobre capturas y según la familia, cada vez que consultan la única respuesta que reciben es que se sigue investigando.

El caso está sin fiscal asignado

A finales de octubre de 2018, la fiscal encargada de las diligencias fue ascendida a un nuevo cargo y el caso quedó acéfalo, algo que se mantiene hasta la fecha.

Ante esto, el investigador policial aseguró a la familia que le llamaría para avisarle sobre la asignación de un nuevo representante del ministerio público, algo que hasta la fecha no ha ocurrido.

La decepción de este padre de familia para con las instituciones públicas es tal que manifiesta de que: “estas personas son como una cortina de humo, sólo están en sus lugares de trabajo por devengar su salario”.

Pese a las adversidades, el progenitor, quien trabaja de motorista en una ruta del transporte colectivo, aseguró que no se dará por vencido y que pedirá permiso en su trabajo para buscar ayuda en otras instituciones.

Las visitas a la casa de la abuela

De la poca información que la familia ha recibido, las autoridades han identificado que la joven visitaba la casa de su abuela en una colonia en donde  delinque una pandilla contraria a la que acecha la zona en la que vivía ella.

Investigadores policiales revisaron la computadora de la joven pero no encontraron ninguna información que sirviera para la investigación.

Además, la joven dejó en su casa el celular ya que siempre alegaba que viajaba en el transporte colectivo y temía que se lo pudieran robar. El dispositivo también fue revisado y no se encontró información que sirviera.

No obstante, el día en que desapareció, portaba un celular de menor gama, el cual nunca contestó.

Consecuencias de la desaparición de hija

La desaparición de Orellana le ha cambiado radicalmente la vida a su familia, especialmente a su madre quien sufre de constantes dolores de cabeza y un temor que le pase algo a su hija menor.

A finales de noviembre del 2018, la mujer acudió a la vigilia de una iglesia evangélica en la que un pastor le aseguró haber tenido una visión en la que aparecía su hija en cautiverio en una casa de Cojutepeque y que en la pared miraba unos números.

En tanto, el hombre aseguró que “soñé tres veces que mi hija está viva, en uno de esos sueños la he visto que ha regresado a la casa cargando en sus brazos a un bebé”.

Respecto a su otra hija, los exesposos han tenido un acercamiento con ella para conocer quienes son sus compañeros de clases y evitar que se repita el caso de Mirella.

La familia ha comenzado a informarse de los pasos a seguir para pedir asilo a un país de Europa. “Ya me dio temor de estar en el país, por la misma situación de los pandilleros y porque mi otra hija menor de 16 años puede correr peligro”, sostuvo el padre.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original acá.

SIGA LEYENDO

Sucesos

Enfermedades y muertes en su familia han hecho más fuerte a un hombre de 50 años: Hoy enfrenta una más, la de su hija de 8 años que fue hospitalizada

PUBLICADO

on

La dura lucha contra el cáncer de su esposa y el padecimiento cardíaco de un hijo llenan de esperanza a un hombre que también ha sufrido la muerte de sus padres y que se llena de angustia por no conocer la causa por la que la menor de sus hijas padece de un agudo dolor de estómago.

Rubén (nombre cambiado a petición) es un hombre que al estar por cumplir 50 años nunca imaginó las dificultades que iba a tener que pasar y que asegura que en lugar de debilitarlo lo han fortalecido.

El calvario de este hombre inició con la muerte de su padre quien fue arrollado por un bus cuando regresaba de orar por los enfermos, así lo aseguró este hombre quien al hablar de este se quedó con la mirada pérdida, como si las imágenes de aquel día estuvieran pasando por su mente en ese instante.

Sin haber terminado de asimilar la muerte de su progenitor, Ruben se enteró que su hijo, que actualmente tiene 23 años, presentaba problemas cardiacos, por lo que estuvo medicado durante mucho tiempo.

“Un día lo encontré debajo de la pila, a él como que se le para el corazón y cae al suelo”, contó el hombre quien junto con su familia han sido entregados a una iglesia en la que pide por sus seres queridos.

Incluso, la fe que el hombre puso en que sus ataques cesarían, lo llevó a dejar las pastillas que le dieron los doctores y confiar en que todo estaría bien, y así fue, señaló su padre.

La muerte de su madre y el cáncer de su esposa

La sanación de su hijo fue una luz en la vida de este hombre que estaba por sufrir un nuevo y doloroso con el deterioro de la salud de su madre quien terminó muriendo por problemas renales.

“A mi mamá se le hicieron los riñones chiquitos, estuvo en tratamiento pero perdió la lucha contra la insuficiencia renal”, contó el hombre mientras trataba de disimular el dolor.

Con su madre en cama, Rubén vio cómo su esposa también comenzó a decaer en su salud, algo que la obligó a renunciar a su trabajo debido a los dolores que fueron diagnosticados como cáncer de útero.

 “Esa fue una noticia devastadora para todos, pero gracias a los tratamientos y a que Dios se manifestó en ella todo salió bien”, señaló el hombre quien vio en la recuperación de su compañera de vida una inspiración de vida.

La más dura de las pruebas

Rubén ha llegado a considerar que las pruebas superadas lo prepararon para enfrentar la más dura de todas con su hija de ocho años quien fue hospitalizada debido a un dolor en el agudo estómago.

“Al principio me dijeron que era el apéndice, después me dijeron que eran cálculos en la vesícula, pero en realidad no sabemos lo que tiene”, aseguró el preocupado hombre.

Según las explicaciones de los profesionales del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, la niña no puede hacer ejercicio y debe tener una estricta dieta para que los dolores disminuyan con el tiempo.

Hasta ahora, a la familia de Rubén la muerte la ha rondado pero asegura que su fe y confianza están firmes y que pase lo que pase Dios tiene preparado algo mejor para ellos.

SIGA LEYENDO

Nacionales

Pandilleros asesinan a un soldado que tenía licencia en Morazán

PUBLICADO

on

By

Un soldado perdió la vida, este sábado, en el caserío Los Chicas, del cantón El Pedernal, del municipio de Chilanga, en el departamento de Morazán.

En un primer momento se desconocía la identidad del cuerpo encontrado en la zona, pero horas más tarde la Fuerza Armada confirmó que se trata de uno de sus elementos.

El ahora fallecido fue identificado como Fredy Simón Reyes Peraza, quien se encontraba de alta en el Destacamento Militar Número 4, del municipio de San Francisco Gotera.

Las autoridades investigan si el hecho fue cometido debido a que el joven pertenecía al Ejército, o si fue debido a otras circunstancias.

El ahora fallecido fue identificado como Fredy Simón Reyes Peraza
SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído