La escalofriante historia de una mujer que fue secuestrada en el Centro Histórico de San Salvador - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Nacionales

La escalofriante historia de una mujer que fue secuestrada en el Centro Histórico de San Salvador

PUBLICADO

on

La siguiente historia, le ocurrió hace más de un año a ¨Ester N¨, una empleada de un almacén en el centro Histórico de San Salvador.

Recientemente la víctima comentó su situación actual a nuestros periodistas y nos relató el traumático secuestro en San salvador.

Los pandilleros de la MS la raptaron y estuvo a punto de perder la vida en manos de brutales matarifes y descuartizadores.

A raíz del terrible suceso, nos relató que tuvo que abandonar el país debido a las amenazas que recibió por parte de violentos pandilleros en los días posteriores al rescate.

A continuación, revivimos esta dramática historia contada por la sobreviviente a este brutal secuestro de pandilleros en la avenida España del Centro Histórico, conocida como la ¨LA AVENIDA DE LOS SECUESTROS¨ en San Salvador.

Una mujer fue secuestrada en el centro histórico. Mareros la llevaban para matarla en un rito descuartizador, cuando la rescató la policía. Tenderos de puestos en el centro participaron en su secuestro. Esto es lo que nos contó.

El centro histórico es una verdadera trampa. Créanmelo. En segundos, sin que te des cuenta, puede ser una trampa mortal o un sitio de donde sales violada o arrepentida de caminar por ahí. Los pandilleros juegan ahí con tu destino. Lo hacen sin escrúpulos, sin arrepentimiento. Lo hacen hasta con descaro.

Soy Ester N. El miércoles desperté temprano. Me toca caminar muy temprano sobre la avenida España. Cuando lo hago, sé los riesgos que corro al caminar por ahí. Por eso camino presurosa, agitada, sin volver a ver a nadie. A veces parezco una alma en pena que no quiere hablar con nadie ni mirar a un solo ser humano.

Tal vez por eso a veces choco con personas , con estudiantes, con vendedoras y hasta con un canasto de guineos o aguacates. Pero les diré lo que me sucedió, ahí por donde no me gusta caminar, ni socializar, ni nada. Ahí cualquiera paga por esfumarse.

Ese miércoles, miro de reojo que un hombre joven, un vendedor de la calle que usa delantal me mira, fijamente. No sé por qué. Pero el hombre me clava la mirada. Yo trato de ignorarlo pero no puedo ocultar que mi corazón pega saltos. La sangre me hierve. El hombre me asusta y no hay nada peor que caminar a trompicones con un susto encima.

Trato de tranquilizarme pero me doy mi propia terapia: seguro quiere algo de mí, pensé. Entonces hice lo de siempre: lo ignoré y seguí caminando.

Inquieta, crucé la acera. Frente a un super, otro hombre me señala. Como siempre camino pendiente, miro que cerca está un pandillero. Se nota por su ropa, por la forma como se conduce. Es fácil detectarlos. El marero habla por teléfono y me mira. Entonces mis palpitaciones crecen. Se aceleran. Pienso que estoy en problemas. Acelero mi marcha, quiero que mis pies vuelen. Le pido a Dios que me desvanezca ante los ojos de ese hombre. El miedo sube. Me dan escalofríos. Me siento indefensa. Pienso que la amenaza subió de color y tono.

Quizá por el miedo, choco contra una carretilla que hala una mujer. No me percaté de que la carretilla se cruzó en mi camino. Pero cuando eso ocurre, escucho que las llantas de un carro chillan. El conductor me pita para llamar mi atención. Yo estoy aterrada, fuera de control. Es entonces que cuando el vendedor de delantal corre hacia mí, me abraza, saca una pistola y me apunta la cabeza. El hombre me empuja. Yo estoy casi paralizada. Tres segundos después me golpea la cara y me empuja hacia el asiento trasero del vehículo. La mano de otro hombre me agarra y me jala.

No sé cómo hice pero entonces comencé a gritar. Grité con todo lo que me daba el galillo. La gente escucha el grito, me mira pero nadie se detiene a ayudarme. Las personas siguen caminando sin ninguna voluntad de ayudar.

Estoy sobre el sillón trasero del auto. El motorista inicia su marcha. Chilla de nuevo las llantas. “Calláte bicha puta”, me decían. Yo seguía gritando. La respuesta era inmediata: “Que te callés gran puta”, me dicen mientras siento varios golpes en la cabeza. También en el estómago. Luego siento que me están asfixiando para tratar de controlarme. Entonces le clavé a un hombre las uñas en el cuello. “Dios mío, papito, ayúdeme. Mamita me están llevando los mareros”, decía hacia mí. Pero tampoco paraba de gritar. Estaba desesperada.

“Cállate maldita, que tu Dios nos vale verga…llama a quien putas querrás, ahorita ya te va a llevar la garra…te vamos a descuartizar”. Yo no me rendía. Y entonces escuchaba;”gritá, gritá, pedazo de perra”, me decía un hombre mientras me ponía la pistola en la cabeza. En ese momento siento que la pistola hacía los efectos de un desatornillador que taladraba mi cabeza.

Los hombres me dominan. Me tiran el piso del carro. Ponen sus pies sobre mí. Uno de ellos me da patadas. Me duele. Suplico que no me hagan eso.

Luego escucho: “ Ponéle hijueputa, ponéle, salgamos de aquí…. A esta puta ya la están esperando en el barrio, ya esta lista la fiesta….ponéle homboy…”, le grita uno de los mareros al motorista del carro de la muerte.

El miedo me paraliza. Cierro los ojos. Ya no tengo fuerzas para defenderme. Al verme indefensa me amarran los pies. También las manos. Me atan con alambres y eso me duele.Cuando intento soltarme las púas me hieren, me cortan.

“Mira perro ya vamos por la avenida, preparen los corvos y las palas, ya casi llegamos, pónganse busos por la jura…” Escucho esas frases mientras el auto avanza rápidamente.

Suena el teléfono de uno de los mareros , “ …Aquí por Catedral andan las patrullas…bien ensatanados…pónganle la chancleta al toro para que no los tope…”, alcanzo a escuchar. “Oí perro ahí vienen taloneándonos ,vos ponéle e mortero a los motorolos, para abrir paso….” El carro acelera y frena de repente, gira de un lado a otro, los demás carros le pitan y le silban. Posiblemente hicieron un viraje prohibido.

“Acelerá.. acelerá ya casi nos vamos…” los mareros están mas pendientes de ver a todos lados y ya no me pegan…Los escucho nerviosos, mientras llaman y hablan por teléfono.

Siento amarga la boca. Los labios están secos. De pronto me doy cuenta que tengo sangre en el cuerpo y me cuesta respirar. De los golpes me reventaron la nariź y me pulsa el estómago. Nunca había sentido ese dolor. Las costillas me están ahogando. Cada vez que respiro es como si me apuñalaran…

“Mamita..papito…mis niñas no se pueden quedar sin su mamá. Dios líbrame. . Virgencita…Virgencita….repito y repito.….estoy temblando y no puedo llorar. Estoy sin voz…de tanto gritar…”

“Cargá el cuete perro, si aparecen nos reventamos. Matá a esta bicha puta” ordena alguien.…”Simón simón…contesta otro pandillero, cuando de repente. Siento un gran estruendo. Nos golpea algo. Se oyen gritos, órdenes, sirenas.

“Policía, salgan del carro con las manos en alto, ya ya , apúrense pues.”, dice alguien.

Un pandillero se les corre. El otro se queda paralizado y el motorista se baja del carro.

Los pandilleros esconden las pistolas en los asientos y gritan que son cristianos…

“Vos no vas a decir nada…ya sabes lo que te toca…”, me repite uno de ellos y me da patadas.

En unos segundos me quedo sola y solo escucho a policías y mas sirenas acercándose. Una voz de mujer me habla…” Señorita…soy policía… mi muchachita …ya está segura…ya pasó, ya los agarramos…¿ puede respirar…?”, pregunta.

“Ayúdeme… ayúdeme….ellos me quieren matar y yo no los conozco…..ayúdeme ayúdeme” dije. Después no pude hablar más. Temblaba sin control y me puse a llorar.

Los policías me soltaron y me sacaron de ese carro maldito. Me acostaron en una camilla y los socorristas me comenzaron a limpiar la sangre. Me tomaron la presión. Muchas manos me cuidaban. No sé cómo cuento esto. La única razón es que Dios me regaló un milagro. De eso estoy convencida.

El nombre de la víctima fue cambiado por seguridad.

El 911 atendió la alerta en poco tiempo y logro darle una segunda oportunidad a la jóven.

19029450 821762007999991 2357658290480192630 n 300x196 - Escalofriante historia de mujer que fue secuestrada y rescatada en el centro de San Salvador.

Nacionales

Alias «Chiripillo» cae en San Vicente mediante el Plan Control Territorial

PUBLICADO

on

Anoche fue capturado un sujeto por el delito de resistencia agresiva, informaron agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Se trata de José Francisco Cabrera Ochoa, alias ‘Chiripillo’, quien fue arrestado en el departamento de San Vicente por policías desplegados en las calles como parte del Plan Control Territorial.

Según las autoridades, tras su captura, al verificar la identidad de Ochoa en el sistema, los oficiales se percataron que posee antecedentes por varios delitos.

De acuerdo con el informe, Ochoa ha sido capturado en diferentes ocasiones por los delitos de robo agravado, daños, lesiones, posesión y tenencia de droga.

Ahora deberá enfrentar nuevamente la justicia, sumando un quinto delito a su larga lista. En las próximas hora será puesto a las órdenes de las instancias correspondientes.

SIGA LEYENDO

Nacionales

Capturan a sujeto por el delito de expresiones de violencia contra la mujer

PUBLICADO

on

En las últimas horas fue capturado un joven bajo el cargo de expresiones de violencia contra la mujer, informaron agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Se trata de Carlos Alberto Méndez, de 25 años de edad, quien fue arrestado por los efectivos de la PNC en el departamento de San Salvador.

Mientras que en San Vicente, a un sujeto que ya guarda prisión por otros ilícitos, le fue leída una nueva orden de detención.

De acuerdo con las autoridades, agentes de la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales le leyeron una nueva orden de detención Daniel Romero por el delito de tenencia y uso indebido de traje o uniformes.

SIGA LEYENDO

Nacionales

Probabilidad de lluvias con énfasis en la franja central y costera del país se esperan para este miércoles

PUBLICADO

on

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) ha informado este miércoles, que se esperan chubascos y tormentas moderadas, con énfasis en franja central y costeras país, al final de la tarde y primeras horas de la noche, asociado al paso de Onda Tropical.

Por la mañana el viento estará del norte y noreste de 8 a 16 kilómetros por hora, y por la tarde del suroeste de 10 a 22 kilómetros por hora, asociado a la brisa marina, por la noche del noreste de 12 a 18 Kilómetros por hora.

En la costa de El Salvador se recomienda precaución, por oleaje más rápido y alto, que aumentará la rapidez de las corrientes de retorno y la altura de las olas en la zona de rompiente.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído