Vendedor de frescos asesinado de 12 balazos estaba a punto de retomar sus estudios de bachillerato - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Judicial

Vendedor de frescos asesinado de 12 balazos estaba a punto de retomar sus estudios de bachillerato

PUBLICADO

on

Doce disparos fueron suficientes para que le quitaran la vida a un joven vendedor de refrescos cuando comenzaba su jornada laboral sobre la carretera de Oro, en Soyapango. Otro hombre salió lesionado, logró sobrevivir y ahora irá a los tribunales para enjuiciarlos.

Edgar Mauricio Romero tenía 19 años de edad cuando fue asesinado por dos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) cuando apenas llevaba un par de horas laborando en una intersección de la carretera.  Por falta de un trabajo formal había iniciado un negocio de refrescos y a pesar de los peligros que enfrentaba en la zona, corría el riesgo y solía meterse a los pasajes para llevar algo de dinero a su casa.

La angustiada madre, cuando llegó a la escena del crimen, contó a las autoridades que él tenía pensado regresar a estudiar su primer año de bachillerato y aclaró que no estaba involucrado en pandillas. 

Todo ocurrió el 10 de marzo de 2016 a las 12:46 del mediodía. Decidió hacer una parada frente al restaurante “Oasis de Oro”. Fueron unos cuantos segundos para descansar cuando de pronto un vehículo blanco se aproximó estrepitosamente hacia él. 

Dentro del vehículo venía Jonny E., de 27 años de edad, miembro activo de la MS. Ese día iba acompañado de otro hombre que hasta el momento no ha logrado ser identificado. Uno de los dos sujetos se bajó del carro, empuñó su arma y soltó varias balas. Inmediatamente el joven cayó al suelo con 12 balas en su cuerpo. 

Un hombre que estaba en el lugar y que conocía a Edgar corrió a comunicarle lo sucedido a la mamá, quien al saber lo que había pasado llegó a la escena donde vio a su hijo desangrado junto con los productos. Aún estaba con vida y ella lo lloró abajo del sol del mediodía. 

Con el crimen cometido los verdugos huyeron hasta la comunidad Valle Las Delicias, en San Martín, donde se resguardaron de las autoridades con la certeza de no ser encontrados. 

Mientras tanto a unos cuantos kilómetros de su guarida, confiados en que su plan había salido como esperaban, personas que transitaban en la zona auxiliaron a Edgar, quien aún se debatía entre la vida y la muerte. Fue traslado al hospital nacional de San Bartolo, donde fue ingresado en cuidados intensivos pero a las 7:00 de la noche los doctores informaron que había fallecido por la gravedad de las lesiones. 

Un operativo se desplegó por toda la zona hasta dar con la captura de Jonny, sin embargo, el otro de sus compinches no fue capturado. Sus huellas dactilares estaban en el vehículo que fue abandonado en uno de los pasajes de la colonia. 

Las investigaciones no han logrado determinar el verdadero móvil, pero podría estar relacionado con el consumo de drogas por parte de la víctima, ya que según el informe toxicológico del Instituto de Medicina Legal (IML) se encontró partículas de cocaína y marihuana en su sangre. 

Un lesionado ahora testigo

José y Edgar nunca se conocieron pero la balacera de ese día hizo que sus vidas se entrelazaran. Mientras Edgar estaba dando sus últimas boqueadas de aire, José fue atendido por los médicos debido a que una bala le perforó su pantorrilla.

Señaló a las autoridades que cuando escuchó los disparos se tiró al suelo e inmediatamente sintió algo caliente y fue ahí cuando se dio cuenta que estaba sangrando de manera excesiva. Él también fue llevado por personas que lo ayudaron a llegar al centro de salud. 

Ahora él es único sobreviviente y uno de los testigos clave del hecho. 

Se espera que en los próximos meses se desarrolle la audiencia en el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador en contra del imputado quien es acusado de homicidio agravado e intento de homicidio contra las víctimas del caso.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

Judicial

Hijo de juez acusado de colaborar con pandillas es puesto en libertad

PUBLICADO

on

By

El Juzgado Primero de Paz de Mejicanos, en San Salvador, decretó libertad condicional para Luis Alejandro Duarte Méndez, de 26 años, hijo del juez de Paz del municipio de Talnique, en La Libertad.

El joven enfrentó proceso este día junto a otros sujetos miembros de maras por los delitos de agrupaciones ilícitas y receptación.

Duarte fue capturado el pasado marte junto a 14 miembros del Barrio 18. Las autoridades aseguraron que en dicho operativo se decomisaron cuatro armas de fuego, 115 porciones de hierba, 290 porciones de coca, 22 celulares y $2,202 en efectivo.

Además, se confisco un vehículo propiedad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que está asignado al padre del joven procesado, el juez de Paz de Talnique, José Vinicio Duarte.

SIGA LEYENDO

Judicial

Fontanero fue seducido por narcotraficantes para trabajar con ellos y ahora pasará muchos años en la cárcel por tráfico de drogas

PUBLICADO

on

By

Por hacerle un favor a uno de sus cuñados, un fontanero pasará siete años y medio en prisión por el delito de tráfico de drogas al recibir y ocultar paquetes de drogas en un rancho privado en la playa San Diego en La Libertad.

Durante muchos años, Nelson Yan reparó tuberías, pero de un momento a otro se vio seducido por el compañero de vida de una hermana quien le pidió colaborar para la estructura criminal que tenía como cabecilla a Jorge Ulloa, mejor conocido como “El Repollo”.

Según el expediente judicial, entre 2007 y 2008 Yan ayudó a su familiar a almacenar droga que provenía de Panamá y que tenía como destino final Estados Unidos. Las investigaciones fiscales revelaron que el imputado guardada la cocaína que recibía en cubetas de plástico y enterradas en la arena.

Un testigo criteriado, quien en el juicio en contra del fontanero decidió mostrar su rostro y decir su nombre, detalló las formas en las que la droga ingresaba al país. La más utilizada era por mar en lanchas que escondían compartimientos en el piso y en partes del motor.

“A la lancha le cabían 150 kilos de droga”, dijo el delator quien ha sido la pieza clave para que esta estructura criminal sea desbaratada casi en su totalidad ya que la mayoría de los integrantes se encuentran en prisión.

Cuando ingresaba por tierra, los encargados de transportarla la escondían en el motor y en la cama de pick up, transportaban hasta 124 kilos de cocaína, explicó el testigo en la sala de audiencias del Centro Judicial “Isidro Menéndez” en San Salvador.

Luego de burlar los controles migratorios, una parte de la droga era almacenada en la finca que cuidaba el cuñado del imputado a cambio de droga y $50 por cada kilo que resguardaba.

Además de San Diego, los paquetes de somníferos eran trasladados a fincas en Comasagua y San Juan Opico, siempre en La Libertad. “Se dejaba ahí porque se repartía en El Salvador para los consumidores y lo demás era llevado a Guatemala”, dijo el testigo.

Mientras el testigo daba detalles de los hechos, Yan no podía ocultar su preocupación por lo que escuchaba, ya que la declaración que su excompinche lo ponía en evidencia y poco podía hacer para revertir la situación.

Con sus manos se tocaba la cabeza, sus pies no dejaban de tener movimientos, como si estuviera impaciente y quisiera que el hombre terminara de ser interrogado o que ya no contestara más preguntas.

De acuerdo a los argumentos de la defensa, Yan se vio involucrado con la estructura criminal debido a la relación circunstancial que tenía con el encargado del lugar “lo cual lo llevó a convertirse en un cómplice no necesario”, dijo su abogado.

Una jueza del Juzgado Tercero de Sentencia de San Salvador condenó a Yan por su participación en el  delito de tráfico de drogas, mientras que fue absuelto por el delito de actos preparatorios, ya que a criterio de la juez no había suficientes pruebas que comprobaran este crimen.

Además, señaló que el imputado fue considerado como un cómplice no necesario porque cualquier otra persona pudo haber estado en su lugar y colaborar con la estructura.

NOTA DE El Salvador TIMES

SIGA LEYENDO

Judicial

Pastor general del TAI Carlos Rivas debería pasar 3 días en bartolina y pagar multa antes de recuperar su libertad

PUBLICADO

on

Fotos PNC

El pastor general de Tabernáculo de Avivamiento Internacional, Carlos Rivas, fue detenido por los cargos de conducción peligrosa en las cercanías del bulevar Constitución informaron las autoridades.

Una patrulla del Sistema de Emergencias 911 realizó la detención por el delito de conducción peligrosa. El procedimiento tuvo lugar en el pasaje Las Arboledas y bulevar Constitución, colonia Miranda, en San Salvador.

De acuerdo con las autoridades, el detenido se encontraba en evidente estado de ebriedad, cuando fue interceptado por la patrulla policial.

El detenido fue remitido a la División de Tránsito Terrestre, para ser puesto a la orden de las autoridades respectivas.

Una persona que es capturada por conducción peligrosa, son cerca de 72 horas las que pasa detenida, tiene que pagar la infracción de $57.14 y pago de grúa además, informaron fuentes oficiales.

“Hincate y pedime perdon “

El pastor Carlos Rivas fue detenido el 20 de Marzo de 2015 tras ser acusado por una mujer por los delitos de violación, amenazas, daños y expresiones de violencia contra la mujer.

El hecho ocurrió en un motel ubicado a la entrada de Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, donde decenas de periodistas llegaron de inmediato y comenzaron a informar a través de las redes sociales.

La víctima manifestó que el pastor la amenazo diciéndole que tenía poder en el país y que era amigo del ministro de seguridad y amigo del presidente.

De acuerdo al testimonio de la víctima el pastor general del T.A.I. Carlos Rivas dijo que “Él era un ungido de Dios, hincate y pedime perdón…Voy a tener misericordia de vos. Pedime perdón por tu pasado…”. manifestó la ofendida a periodistas en la estación policial.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído