Hombre amarra a menor de edad mientras dormía para abusar de él en Usulután - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Judicial

Hombre amarra a menor de edad mientras dormía para abusar de él en Usulután

PUBLICADO

on

Por realizar tocamientos sexuales sin el consentimiento de la víctima, Edimar Serpas Romero, de 35 años; fue condenado a ocho años de cárcel, afirmó la Fiscal del caso de la Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer de la oficina de Usulután.

De acuerdo al dictamen de acusación, el delito de Agresión Sexual, se cometió en el mes de diciembre de 2017, en uno de los cantones de Usulután, en la casa de la víctima.

Serpas Romero, convivía con la familia del ofendido, porque su madre aprobó darle albergue temporalmente.

Sin embargo, en una ocasión cuando se encontraban solos, Serpas Romero, sometió al adolescente de 12 años, por la fuerza y le intentó hacer el sexo oral. La víctima al rechazar la pretensión logró soltarse.

Pero en otra fecha, en el mismo mes de diciembre, el adolescente se fue a su dormitorio y cuando despertó estaba amarrado de las manos y Serpas Romero, logró su cometido.

Un hermano de la víctima encontró infraganti al sujeto. La madre echó de la casa al sentenciado y el ofendido lo denunció.

El juicio se realizó en el juzgado de Sentencia de Usulután, que con base a las pruebas de cargo, lo declaró responsable y emitió un fallo condenatorio.

Judicial

Jóvenes que viajaron a San Salvador desde Usulután se salvan de ser asesinados por pandilleros

PUBLICADO

on

Dos jóvenes usulutecos que viajaron a San Salvador se salvaron de las garras de la muerte luego de ser interceptados por pandilleros quienes se percataron que estos habían tomado una ruta equivocada que los llevó hasta una peligrosa zona de Mejicanos en la cual fueron señalados de ser delincuentes rivales a los que acechan esa zona de San Salvador.

La mañana del 3 de abril del 2017, Carlos y Antonio (nombres modificados por seguridad) salieron de su casa en Usulután hacia San Salvador con el objetivo de realizar una serie de diligencias en los alrededores del mercado del barrio San Miguelito. Era la primera que viajaban a la zona y desconocían la ruta que los llevaría a su destino.

Confiados en su instinto y en las indicaciones verbales que conocidos les dieron, al llegar a la capital los hombres tomaron un bus de la ruta 2 que en efecto pasa por la zona que buscaban, pero que nadie les advirtió en el momento que el bus hizo la parada para que se bajaran.

Luego de varios minutos de recorrido, los dos jóvenes comenzaron a preguntarse si iban en el autobús correcto o si se habían extraviado por lo que decidieron preguntar al conductor, este les confirmo que estaban por llegar al punto de la ruta y que su destino había quedado muchas cuadras atrás.

El conductor les sugirió que debían de abordar un microbús de la ruta 6 para llegar a las cercanías del mercado; dispuestos a seguir con el viaje, Carlos y Antonio abordaron la unidad señalada en la colonia Monterrey.de Mejicanos.

A los pocos minutos, tres sujetos con apariencia de pandilleros se subieron por la parte delantera de la coaster y abordaron a sus víctimas quienes se sentaban en asientos diferentes y comenzaron a asustarse al ver a los delincuentes frente a ellos.

Uno de los criminales se levantó la camisa y le mostró su arma para neutralizar a los usulutecos, mientras otro les indició que se habían bajado de una manera extraña del otro autobús y que tenían la sospecha de ser pandilleros rivales.

La situación se fue tornando cada vez más tensa, a tal punto que uno de los pandilleros golpeó a Carlos en la cara, lo tomó por el cuello  y lo bajaron del microbús junto con Antonio.

Los delincuentes llevaron a sus víctimas hasta un pasaje cercano. Con pistola en mano, les ordenaron que se quitaran la ropa para comprobar que no tenían tatuajes alusivos a estructuras criminales.

Desnudos y con la incertidumbre, los jóvenes negaron en reiteradas ocasiones ser pandilleros y les explicaron a sus victimarios que se habían perdido, sin embargo, dichas palabras no calaron en el razonamiento de los sujetos.

“Llevémoslos a la quebrada, allí los vamos a reventar sino dicen de que mara son”, amenazó uno de los delincuentes que también despojaron de sus pertenencias a las víctimas.

Una llamada que les salvó la vida

En el plan de los malechores no figuraba la denuncia de un testigo que observó cuando los jóvenes fueron interceptados, algo que alertó a la Policía de la zona que terminó ubicando a los sujetos.

Al ver la presencia policial, los delincuentes dejaron a sus víctimas y se dispersaron por varios pasajes de la colonia, de los involucrados solamente uno fue detenido por los agentes.

El reporte policial señaló que el detenido fue identificado como Omar L., de 30 años de edad, quien fue reconocido por las víctimas a quienes despojaron de dos celulares que al momento de la captura ya no portaba.

Omar fue procesado por los delitos de robo agravado y limitación a la libre circulación, sin embargo, el juez decidió absolverlo debido a la falta de colaboración de las víctimas en el proceso judicial.

El juez Tercero de Sentencia de San Salvador decidió dejar sin efecto la acusación presentada por la Fiscalía debido a que las víctimas no se presentaron al juicio que se realizó el 13 de septiembre.

Según la parte acusadora,  la justificación expuesta por ambos ofendidos fue la de vivir en una zona aislada de Usulután por lo que se le imposibilitada su presencia en la sala de audiencia.

Además, la parte juzgadora cuestionó la poca prueba recopilada en el caso para comprobar la participación del imputado quien recobró su libertad.

Foto Referencia.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

 

SIGA LEYENDO

Judicial

Comerciante termina cerrando su negocio luego de ser extorsinoado por varios meses

PUBLICADO

on

Cuatro integrantes de pandillas fueron encontrados culpables del delito de extorsión agravada en modalidad continuada en perjuicio de un comerciante de San Vicente.

El Tribunal de Sentencia de dicha ciudad los condenó a pasar sus próximos 20 años en prisión por cometer dichos actos ilícitos durante varios meses de 2016 y 2017.

De acuerdo con fuentes judiciales, los pandilleros exigían al comerciante entre 30 y 50 dólares semanales a cambio de no acabar con su vida.

Debido al temor y para resguardar a su familia, el hombre hizo los pagos exigidos, pero finalmente llegó a un punto insostenible para su negocio y tuvo que cerrarlo.

Los pandilleros que recibieron tal condena han sido identificados como Evelin Lisseth Varela Gómez, Concepción Mercado Inglés, Sandro Antonio Reyes Valencia y José Alfredo Morales Alfaro.

Por: El Blog.

SIGA LEYENDO

Judicial

Incautan 15 cabezales, dos motos acuáticas y un camión vinculados a los hermanos Aleman Osorio, en proceso de Extinción de Dominio

PUBLICADO

on

Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía General de la República, inició en las últimas horas la materializaron de 15 cabezales, tres inmuebles, dos motos acuáticas, un vehículo y un camión, los cuales están vinculados a los hermanos Ramón Alfredo y Omar, ambos de apellido Alemán Osorio; quienes formaban parte de una estructura relacionados a los ilícitos de Hurto y Robo de mercaderías y Narcotráfico, explicó el jefe de la Unidad Ramón Ayala.

La materialización fue iniciada este día por la Fiscalía General dela República (FGR) junto al Consejo Nacional de Administración de Bienes (CONAB), como una medida cautelar que se realiza en el marco de la investigación que lleva a cabo la Unidad de Extinción de Dominio del Ministerio Público.

La medida cautelar que se ha decretado, obedece a que la investigación iniciada por la Unidad de Extinción, se han encontrado indicios suficiente para considerar que estos vehículos y terrenos tienen un origen indirecto en actividades ilícitas derivadas de las drogas, así como el hurto y robo de vehículos automotores.

Los hermanos Alemán Osorio, fueron asesinados junto a siete personas más en una masacre registrada el 30 de marzo de 2015, en un parqueo de furgones en Quezaltepeque, La Libertad, la cual se derivó de un ajuste de cuentas entre dos organizaciones criminales, una de ellas identificada como banda de el “Tigre”; a la cual pertenecían las dos personas a las cuales se les relaciona, ya que debido que a los ilícitos mencionados les proporcionaron un crecimiento a su patrimonio con el cual se adquirieron estos bienes.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído