Empresario Kriete inicia proceso por caso de violencia intrafamiliar - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Judicial

Empresario Kriete inicia proceso por caso de violencia intrafamiliar

PUBLICADO

on

El Juzgado 7° de Paz inició un segundo proceso en contra del empresario salvadoreño, Eduardo Antonio Kriete Ávila, tras ser demandado por el delito de lesiones agravadas cometido en contra de su actual esposa, Helweth Batarsé de Kriete

Según la acusación, el dueño de la Fundación Refugio Salvaje en El Salvador (FURESA) golpeó fuertemente a la mujer de 45 años de edad, su tercera esposa y con quien ha compartido más de dos años de casados, luego de haber entablado una relación de cinco años de noviazgo, tras dos matrimonios fallidos.

En un primer momento, el caso tenía reserva total considerando el artículo 57 de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV). Sin embargo, con el transcurso del proceso y ahora que ya se encuentra en la etapa final, Batarsé de Kriete solicitó al juez del Tribunal 3° de Sentencia que levantara la limitación impuesta para conocer los hechos.

Esta no es la primera vez que el empresario la agrede, según relató la víctima en otras denuncias interpuestas anteriormente. Tal es el caso que consta en la Certificación del Proceso de Violencia Intrafamiliar –del expediente 01-VI-16-1- iniciado por la afectada y basado en el reconocimiento médico forense de sangre que fue remitido por el Juzgado 11° de Paz, primer sitio en donde se ventiló una de las problemáticas agresivas.

Según el relato hecho por la víctima y que al final el imputado terminó aceptando, este tiene problemas de adicción a las drogas y al alcohol. Batarsé de Kriete indicó que desde el 10 de diciembre de 2015 su esposo retomó el consumo constantes de estupefacientes como: cocaína, pastillas como dormicum, tafil, ribotril, kataflán, entre otras. Y bebidas alcohólicas como whisky y tequila.

La denuncia se basa –según el expediente judicial- en que a eso de la 1:00 de la madrugada del pasado 2 de enero de 2016, la afectada se encontraba en una de las habitaciones de su residencia, ubicada en la colonia Maquilishuat, en San Salvador.

En la parte baja de la vivienda se encontraba Kriete junto a unos amigos, entre ellos dos mujeres y tres hombres. Invitados que un sujeto, al que solo lo identifica ella como “El Colocho”, habría llevado para “pasarla bien”. La víctima aseguró que “El Colocho” es quien le comercializa la droga al empresario.

Debido a que Batarsé de Kriete se encontraba vestida para dormir, mandó a llamar a su pareja con la empleada doméstica, Gloria M., para poder desearle las buenas noches.

El dueño de FURESA subió y tras los buenos deseos para que descansara vinieron los reclamos por parte de la mujer: “Tú me dijiste que a partir del 1° de enero dejarías de consumir drogas”.

La respuesta por parte de Kriete fue sencilla ante la protesta de su esposa: “Yo quiero conguear (divertirse)”.

Después de esto, él le pidió a la víctima que lo acompañara y que bajara para reunirse con sus amistades. Ella accedió. Se colocó un vestido negro, se arregló el cabello y bajó a donde estaban los invitados de “El Colocho”.

Al bajar las gradas de la casa, ella observó que los sujetos estaban bebiendo alcohol y consumiendo droga, según consta en el expediente del caso.

Una de las mujeres se le acercó a Batarsé de Kriete, se presentó y le solicitó el número de celular, no sin antes “pedirle permiso” al empresario. Con un “sí, no hay problema”, la víctima compartió los dígitos con Marcela Cristales, la mujer que se lo pidió.

El rostro de molestia en Kriete fue obvia, que la víctima se despidió y decidió retornar a su habitación.

La agresión

Los invitados se retiraron a los pocos minutos. Ante esto, el empresario subió a donde se encontraba su esposa y de un salto se abalanzó sobre ella de manera agresiva, relata en detalle el expediente.

“¡Hija de la gran puta! ¿crees que no me di cuenta de lo que bajaste a hacer? No sos más que una gran puta”, le gritó el hombre que, bajo los efectos de las drogas y el alcohol, empezó a golpear a Batarsé de Kriete, creyendo que ella había compartido el número telefónico con los hombres que estaban en la residencia.

El sujeto la agarró del cabello, la arrojó contra la cama y le propinó golpes con sus puños en el rostro, en la cabeza, en su pecho y en las piernas. Además, arrancó gran cantidad de cabello castaño de la víctima.

La afectada logró, como pudo, quitarse de encima a su agresor, por lo que este salió de la habitación para dirigirse a la plana baja. Al hacerlo, él se resbaló por las gradas, pero pudo salir ileso.

Después de este accidente, Batarsé de Kriete logró salir de la residencia y se dirigió a la caseta de seguridad, en donde localizó al asistente de su victimario, Roberto C., quien llegó a auxiliarla. Ella quería sacar sus pertenencias personales del sitio en donde había sido golpeada.

El asistente ingresó a la vivienda y observó al empresario enloquecido. Por la rabia que este sentía, empezó a tirar todo artículo que veía en la casa.

“Él estaba destruyendo las cosas de la casa ‘como loco’, por lo que se cortó con los vidrios de un retrato que quebró”, se lee en el expediente.

Ante la herida que él mismo se causó, Roberto llevó a Kriete hacia un hospital privado ubicado en la colonia Escalón para que pudiera ser atendido. Luego de esto, en los juzgados él acusó a su mujer de haber provocado esas lesiones.

La violencia intrafamiliar ha sido tal que en los días después de la boda –en la “Luna de miel”- la pareja viajó a otro país y fueron expulsados de dos hoteles por un desorden provocado por Kriete. En esa ocasión, la afectada no quiso interponen ninguna denuncia, según plasma el expediente.

La denuncia ante la PNC

La afectada logró ingresar a traer algunas de sus pertenencias –ropa, zapatos, cartera y artículos de higiene personal- cuando observó que Kriete salió hacia el hospital. Luego, se dirigió hacia la casa de sus padres situada en la colonia San Benito.

A eso de las 2:00 de la tarde, el empresario agresor hizo una llamada amenazante al teléfono fijo de la casa de sus suegros: “Más te vale que abras el portón, sino lo voy a volver a botar”.

Por el temor, Batarsé de Kriete decidió llamar a la unidad del 911 de la Policía Nacional Civil (PNC) para denunciar el problema. Por ello, cinco agentes llegaron y se marcharon hasta las 5:00 de la mañana tras la espera del empresario. Todo por si cumplía con sus palabras intimidantes.

El reconocimiento de las lesiones

A eso de las 4:50 de la tarde de ese 2 de enero, en el Instituto de Medicina Legal (IML) se le realizó a la víctima un reconocimiento de las lesiones y en el diagnóstico se plasma que Batarsé de Kriete tenía hematomas en diferentes partes del cuerpo y hasta en el cuero cabelludo.

Además, su ojo derecho, su mandíbula y el mentón presentaban evidentes lesiones hechas con los puños del hombre.

En las pruebas fotográficas presentadas por la víctima (24 imágenes para ser precisos) se observa el cabello arrancado y las huellas de los golpes derivados por el episodio de violencia.

Los juzgados, en el caso del 11° de Paz, solicitaron que se le impusiera medidas de protección a la víctima.

Problemas de drogas desde la infancia

En el expediente se indica que Kriete consume drogas desde los 11 años, justo como ha declarado. Por eso él ha tenido tres intentos fallidos de rehabilitación en Estados Unidos, según el historial médico. Mientras que su historia familiar encierra malas relaciones.

Por otro lado, el peritaje psicológico indica que el hombre padece de trastornos mentales y su comportamiento se debe al uso de drogas y otras sustancias psicoactivas, por lo que los médicos recomiendan que sea sometido a un tratamiento psiquiátrico de largo plazo.

Ante esto, el 4 de diciembre de 2017, Kriete pasó consulta con el exdirector de Medicina Legal, Miguel Fortín Magaña, quien es médico psiquiatra, para iniciar con el proceso requerido por el tribunal para que pueda comparecer ante los miembros que compondrán del jurado civil.

El juez del Tercero de Sentencia solicitó a IML una visita al establecimiento en donde el imputado podría recibir su tratamiento de desintoxicación y rehabilitación, y así garantizar que este reúna las condiciones mínimas. Por no ser sus labores, Medicina Legal solicitó ayuda a otras instituciones de salud para verificar lo antes mencionado.

Por el estado de salud de Kriete no es pertinente realizar el juicio en su contra, por lo que sería tratado en una clínica privada llamada Factoría Ciudadana para que pueda comparecer.

De no ser atendido ahí, tendría que ser llevado al Hospital Nacional de Neumología y Medicina. Familiar, “Dr. José Antonio Saldaña”, debido a que la audiencia de vista pública ha sido suspendida en dos ocasiones por “complicaciones de salud”. Una programada para el 3 de octubre y la otra para el 21 de noviembre, ambas del año pasado.

El pasado 7 de marzo de este 2018, el empresario chocó un segundo vehículo deportivo marca Ferrari, en el kilómetro 9 1/2 de la carretera Panamericana, en el municipio de Santa Tecla, La Libertad, según confirmaron agentes de la PNC.

El primero lo dañó el 18 de enero de 2014, en el redondel Masferrer, en la colonia Escalón. El hecho estuvo rodeado de sigilo y se llegó a especular que el conductor era el entonces presidente de El Salvador, Mauricio Funes Cartagena, ahora asilado en Nicaragua.

Por: El Salvador Times

Advertisement

Judicial

Condenan a hombre que abusó de su sobrina con discapacidad intelectual en Ciudad Delgado

PUBLICADO

on

By

La Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer en su Relación Familiar de la Oficina Fiscal de Mejicanos, logró condenar a un sujeto a 14 años de prisión, por el delito de Violación Agravada, en perjuicio de una mujer adulta con discapacidad intelectual, y a la vez, su sobrina; ocurrida el 27 de julio de 2017, en Ciudad Delgado; explicó el jefe de esta unidad, Ruth Lara.

El implicado ha sido identificado como Francisco N., el cual enfrentó la vista pública en un Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador, durante la cual el imputado recibió la condena de 14 años de cárcel, por el delito de Violación Agravada, previsto y sancionado en el artículo 161 del Código Penal.

Los hechos sucedieron el 27 de julio de 2017, como a eso de las 4:00 de la tarde, en ocasión que la víctima  se encontraba en su casa de habitación ubicada en una colonia de la jurisdicción de Ciudad Delgado, escuchando música, cuando llegó Francisco N., quien es su padrino y a la vez su tío; quien le manifestó que lo había mandado la esposa a poner un cerco, ella hasta le fue a enseñar  hasta donde tenía que llegar el mencionado cerco.

Luego de esto, ella ingresó de nuevo a la casa y comenzó a barrer en el interior de su cuarto, al momento de estar en esa actividad vio que entró su padrino, quien la tomó de la mano la comenzó a tocar y besar en diferentes partes de su cuerpo, hasta que concluyo con la violación de manera anal.

SIGA LEYENDO

Judicial

Mujer se equivoca de ruta de bus y al caminar a su casa es abusada por un hombre que se ofreció a acompañarla

PUBLICADO

on

By

La Unidad de Atención Especializada para la Mujer, de la oficina Fiscal de Santa Ana, logró que Remberto Anatolio Clara Pintin, de 48 años de edad; fuera encontrado culpable del delito de Violación, en perjuicio de la victima de 52 años de edad; hecho ocurrido el 1° de octubre de 2017, sobre la calle principal que conduce de Cuisnahuat al Caserío El Tular, a la altura del desvío al caserío Los Clara, del municipio de Cuisnahuat, departamento de Sonsonate.

El Jefe de esta oficina, Max Muñoz, dijo que el imputado Remberto Anatolio Clara Pintin, fue capturado en flagrancia, el 2 de octubre de 2017; quien fue llevado a vista pública al Tribunal Segundo de Sentencia de Sonsonate, los días 11 y 13 de septiembre de 2018, donde la representación Fiscal, por medio de un desfile de pruebas de tipo pericial, documental y el testimonio de la víctima, logro demostrar de manera firme y contundente la culpabilidad del imputado en este hecho, por lo que recibió una pena de seis años tres meses de prisión; y civilmente se le condeno al pago de dieciséis sesiones psicológicas  para la víctima.

Manifiesta la víctima, que el día en cuestión, a eso de las 5:00 de la tarde aproximadamente, abordó un bus en la terminal de Sonsonate, y éste la llevaría al municipio de Cuisnahuat, que ella se bajaría en el Cantón San Lucas, por lo que decidió bajarse en un lugar conocido como el Caserío Los Clara, ya que el bus que abordo no la llevaría hasta San Lucas, y  ahí preguntó a unos jóvenes que si estaba cerca del Cantón San Lucas y éstos le dijeron que no, ya que estaba lejos y que le salía mejor que se regresara para Cuisnahuat.

Continua manifestando la victima que en ese momento llegó el señor Anatolio, a quien conoce de vista desde hace muchos años; y Anatolio le dijo que él la acompañaría hasta el centro de Cuisnahuat, para que no se fuera sola ya que eran como las ocho de la noche; comenzaron a caminar sobre la calle principal y fue en ese camino que  Anatolio sacó un cuchillo grande, se lo puso en el cuello y le dijo “hoy si vas a ser mía quieras o no, si no te voy a matar”, y es ahí donde este sujeto la violó; siendo capturado e identificado como Remberto Anatolio Clara Pintin, a quien le hicieron saber el motivo de la detención y los derechos y garantías que la ley le confiere.

SIGA LEYENDO

Judicial

Jóvenes que viajaron a San Salvador desde Usulután se salvan de ser asesinados por pandilleros

PUBLICADO

on

Dos jóvenes usulutecos que viajaron a San Salvador se salvaron de las garras de la muerte luego de ser interceptados por pandilleros quienes se percataron que estos habían tomado una ruta equivocada que los llevó hasta una peligrosa zona de Mejicanos en la cual fueron señalados de ser delincuentes rivales a los que acechan esa zona de San Salvador.

La mañana del 3 de abril del 2017, Carlos y Antonio (nombres modificados por seguridad) salieron de su casa en Usulután hacia San Salvador con el objetivo de realizar una serie de diligencias en los alrededores del mercado del barrio San Miguelito. Era la primera que viajaban a la zona y desconocían la ruta que los llevaría a su destino.

Confiados en su instinto y en las indicaciones verbales que conocidos les dieron, al llegar a la capital los hombres tomaron un bus de la ruta 2 que en efecto pasa por la zona que buscaban, pero que nadie les advirtió en el momento que el bus hizo la parada para que se bajaran.

Luego de varios minutos de recorrido, los dos jóvenes comenzaron a preguntarse si iban en el autobús correcto o si se habían extraviado por lo que decidieron preguntar al conductor, este les confirmo que estaban por llegar al punto de la ruta y que su destino había quedado muchas cuadras atrás.

El conductor les sugirió que debían de abordar un microbús de la ruta 6 para llegar a las cercanías del mercado; dispuestos a seguir con el viaje, Carlos y Antonio abordaron la unidad señalada en la colonia Monterrey.de Mejicanos.

A los pocos minutos, tres sujetos con apariencia de pandilleros se subieron por la parte delantera de la coaster y abordaron a sus víctimas quienes se sentaban en asientos diferentes y comenzaron a asustarse al ver a los delincuentes frente a ellos.

Uno de los criminales se levantó la camisa y le mostró su arma para neutralizar a los usulutecos, mientras otro les indició que se habían bajado de una manera extraña del otro autobús y que tenían la sospecha de ser pandilleros rivales.

La situación se fue tornando cada vez más tensa, a tal punto que uno de los pandilleros golpeó a Carlos en la cara, lo tomó por el cuello  y lo bajaron del microbús junto con Antonio.

Los delincuentes llevaron a sus víctimas hasta un pasaje cercano. Con pistola en mano, les ordenaron que se quitaran la ropa para comprobar que no tenían tatuajes alusivos a estructuras criminales.

Desnudos y con la incertidumbre, los jóvenes negaron en reiteradas ocasiones ser pandilleros y les explicaron a sus victimarios que se habían perdido, sin embargo, dichas palabras no calaron en el razonamiento de los sujetos.

“Llevémoslos a la quebrada, allí los vamos a reventar sino dicen de que mara son”, amenazó uno de los delincuentes que también despojaron de sus pertenencias a las víctimas.

Una llamada que les salvó la vida

En el plan de los malechores no figuraba la denuncia de un testigo que observó cuando los jóvenes fueron interceptados, algo que alertó a la Policía de la zona que terminó ubicando a los sujetos.

Al ver la presencia policial, los delincuentes dejaron a sus víctimas y se dispersaron por varios pasajes de la colonia, de los involucrados solamente uno fue detenido por los agentes.

El reporte policial señaló que el detenido fue identificado como Omar L., de 30 años de edad, quien fue reconocido por las víctimas a quienes despojaron de dos celulares que al momento de la captura ya no portaba.

Omar fue procesado por los delitos de robo agravado y limitación a la libre circulación, sin embargo, el juez decidió absolverlo debido a la falta de colaboración de las víctimas en el proceso judicial.

El juez Tercero de Sentencia de San Salvador decidió dejar sin efecto la acusación presentada por la Fiscalía debido a que las víctimas no se presentaron al juicio que se realizó el 13 de septiembre.

Según la parte acusadora,  la justificación expuesta por ambos ofendidos fue la de vivir en una zona aislada de Usulután por lo que se le imposibilitada su presencia en la sala de audiencia.

Además, la parte juzgadora cuestionó la poca prueba recopilada en el caso para comprobar la participación del imputado quien recobró su libertad.

Foto Referencia.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

 

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído