El estafador en serie engañó a más de 15 personas - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

Judicial

El estafador en serie engañó a más de 15 personas

PUBLICADO

on

Jorge Adán Moran Aguilar, de  27 años de edad, es originario del municipio de Comasagua, en La Libertad. Al ver su rostro nadie sospecharía de él, quienes lo conocieron en su momento sintieron confianza y no se imaginaron que esa imagen serena y tranquila les robaría no solo su dinero sino su tranquilidad.

Según el expediente judicial que se abrió por este caso, Jorge es estudiante y con tan solo 27 años se especializó en estafar y logró embaucar al menos a unas 15 personas a través de la plataforma de ventas en línea OLX.  Durante varios meses, se dedicó a comprar vehículos con cheques falsos para luego venderlos por precios sumamente bajos y con la mayor rapidez.

Las ofertas eran tentadoras para los compradores que no dudaban en llamar para acordar un cita con él y realizar la compra. Dos de sus víctimas son habitantes de una populosa colonia en Soyapango y cayeron en la trampa de Jorge, según el documento jurídico.

Él creó en OLX un perfil donde se hacía pasar bajo el nombre de Genaro Álvarez Lozano, quien era residente de San Miguel y que ofertaba diversidad de vehículos. Lo montó de tal forma que nadie sospechara.

El expediente judicial detalla que fue el 7 de abril de 2016 cuando Stephanie Palacios le dijo a su papá, Nelson Palacios, que quería comprar un vehículo y al mismo tiempo le mostró un anuncio de la venta de un carro que le pareció atractivo. Era un Toyota blanco, modelo Corola, del año 2006 por una cantidad de $5,300 dólares. Ambos lo observaron y lo vieron muy bien.

Nelson le dijo a su hija que llamara al sujeto para poder acordar un día y ver el automóvil. Jorge le contestó de inmediato y le dijo que se vieran en 15 minutos. Un poco apresurado para una venta, pero era necesario hacer el negocio rápido. Ambos acordaron verse en la 4ª calle Poniente y 19ª  avenida Sur, en esta capital.

Nelson le explicó a Stephanie que lo vería él primero y luego se verían en un lugar para pagar el vehículo si este les parecía bastante bueno para ellos.

Ya en el lugar, Nelson se presentó con Jorge, quien llegó con el vehículo que vendía. Lo primero que le dijo es que necesitaría que lo viera un mecánico para corroborar que todo estaba en orden, a lo que Jorge accedió. El mecánico luego de revisarlo le señaló que tenía ciertos desperfectos, pero que no eran graves.

Nelson en ese momento observó una actitud bastante amable y le provocó confianza, nunca sospecho de él. Ya convencido de que había encontrado el carro ideal para su hija cerraron el trato.

A los pocos minutos se dirigieron a Servicios de Tránsito Centroamericanos S.A. de C.V. (SERTRACEN), donde al mostrar los documentos le indicaron que el estado legal del vehículo está correcto y que puede realizarse el traspaso, ya que en el sistema no se presentó ninguna observación.

El hecho que los papeles estuvieran en regla le provocó tranquilidad, estaba a unos pasos para que el carro fuera suyo. Ambos se trasladaron a un centro comercial donde quedaron de verse con su hija para retirar el dinero del banco. Mientras ella sacaba el dinero, Jorge se quedó afuera esperando.

Caminaron hacia una oficina jurídica de Soyapango para realizar la compraventa del vehículo. Stephanie le pidió que el carro tenía que salir a nombre de él para que no existieran problemas y que luego lo pasaría a su nombre, Nelson aceptó.

En ese momento, Jorge y Nelson terminaron de cerrar el trato, cuando Jorge le dijo que podía bajarle el precio del vehículo.  Según el expediente judicial, inicialmente el vendedor lo ofreció a $5,300 dólares pero al momento de cerrar el trató señaló que se le vendería a $4,500, un precio que sin pensarlo dos veces aceptó.

Ya era un trato. El vehículo que habían conseguido en cuestión de horas era suyo, la familia se mostró feliz de aquella gran ganga que acaban de cerrar.

Los meses pasaron y todo transcurría con normalidad, la familia Palacios disfrutaba de su vehículo y jamás volvieron a saber de Jorge, aquel joven amable y confiable.

Fue hasta el 28 de junio de 2016 cuando Stephanie quiso pasar el carro a su nombre que se llevaron una sorpresa. Se dirigieron a una oficina jurídica y llevaron la compraventa que habían realizado meses antes con Jorge. En el lugar les notificaron que no podía hacerle el cambio, ya que el vehículo presentaba restricciones legales giradas hacia el vehículo.

No había manera de explicar lo que había pasado, se preguntaron qué tipo errores habían cometido para que no pudieran hacer el traspaso. Tanto Nelson como Stephanie se mostraron muy molestos al respecto por lo que decidieron interponer una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) bajo el delito de estafa en contra de Jorge.

¿De dónde salió el vehículo que Jorge vendió?

Días después de la denuncia, Stephanie se dedicó a buscar más información sobre aquel hombre que dijo llamarse Genaro Álvarez Lozano. Buscó y buscó en la página web de OLX hasta dar con un anunció de un vehículo. Para su sorpresa dio con el verdadero Genaro.

Ella sin pensarlo mucho lo contactó a través del número que salía en el perfil y le explicó que el documento con el que ellos habían hecho el trámite de la compraventa eran falsos. Stephanie le envió una fotografía del DUI con el que se había realizado el trámite, Genaro le dice que efectivamente el nombre que aparecía en el documento era el suyo, pero que el sujeto que aparecía en la fotografía no era él.

Genaro le explicó que el carro que se mostraba en el anuncio de OLX lo vendió meses atrás en municipio de San Miguel y que presume que fue desmantelado, ya que un sujeto se lo compró pero le pagó un con cheque sin fondos. Ese sujeto al que se refiere Genaro es nadie más que Jorge Adán Morán Aguilar.

Genaro y Jorge hicieron el trato como cualquier otro proceso de traspaso de vehículos. Sin embargo, el error de Genera fue confiar en su vendedor. Nunca sospechó que le pagaría con un cheque sin fondos y que vendería de manera exprés el carro.

Un estafador en serie

Según el expediente judicial, Jorge Adán Morán Aguilar estafó al menos a 15 personas en distintos puntos de El Salvador y de la misma forma. Él compraba los vehículos con documentos falsos, pagaba con cheques sin fondo para luego venderlos en OLX. Nadie sospechaba de él, ya que su carácter era bastante apacible y amable. Todas sus víctimas se sintieron cómodos con su forma de actuar y negociar, por lo que era más fácil caer en sus redes.

Un mes antes de estafar a la familia Palacios, Jorge publicó en su cuenta de OLX que vendía un camioneta marca Toyota del año 2005 por un precio de $10,500. Un hombre observó el anuncio y decidió llamarlo.

Al otro lado del teléfono, Jorge le dijo que en 15 minutos llegaría a buscarlo para cerrar el trato, ya en el lugar la víctima le entregó el dinero y Jorge los supuestos documentos del vehículo, quienes acordaron reunirse al día siguiente en la oficina jurídica para el traspaso junto con el vehículo. Jorge jamás apareció.

El 4 de diciembre de 2015, otra víctima cayó en el juego de Jorge, ya que le compró un carro Toyota a cambio de $6,700. El vehículo tenía reporte de robo.

Otro de los casos fue el 8 de enero de 2016: Jorge publicó un anunció donde vendía un Nissan Frontier, el cual era vendido por $7,800. La víctima fue identificada bajo la clave “46” que por cuestiones protección fue modificado. El expediente no da detalles de cómo se dieron los hechos, pero apuntan que es similar al de la familia Palacios.

Los documentos fiscales arrojan que Jorge enfrenta al menos 10 procesos judiciales en diferentes instancias por hechos similares. Por algunos hechos ya ha sido condenado, por otros continúa a la espera.

Por el caso de la familia Palacios, el Juzgado Quinto de Sentencia de San Salvador ventiló el caso y lo encontró culpable del delito de estafa y lo condenó a tres años de prisión y a pagar $4,500 en concepto de responsabilidad civil por perjudicar a Nelson Palacios y Stephanie Palacios.

Ahora Jorge está recluido en un centro penitenciario para cumplir su pena y en espera de saber la resolución en 10 casos más que podrían incrementar su estancia en prisión.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

 

Judicial

Hombre que abuso de una menor de nueve años tras amenazarla es condenado

PUBLICADO

on

By

La Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer en su Relación Familiar de la oficina fiscal de Santa Tecla logró la condena de Elías A., a cumplir una pena de 12 años de cárcel por el delito agresión sexual en menor o incapaz.

El expediente fiscal describe que el 18 de abril de 2017, la madre de la víctima interpone denuncia en contra de Elías A., refiriendo en su declaración que su hija menor había sido agredida sexualmente por el ahora condenado; y que la niña había callado lo sucedido por temor, ya que el sujeto la amenazaba con asesinar a miembros de su familia. Además la niña de nueve años de edad manifestó en su declaración que su tío le tocaba diferentes partes del cuerpo y que lo hacía cuando su mamá salía a trabajar en la zona de Ciudad Arce.

La representación fiscal presentó ante el Tribunal Primero de Sentencia de Santa Tecla toda la evidencia en contra del imputado, las cuales fueron valoradas por el juzgador, y en resolución judicial fue sentenciado a una pena de 12 años de cárcel y el pago de dos mil dólares en concepto de responsabilidad civil.

 

SIGA LEYENDO

Judicial

Hombre se esconde en cuarto de niña de 14 años, su padre lo descubre y lo acusa de violación

PUBLICADO

on

By

La familia Gutiérrez (apellido cambiado por protección a la víctima) se dispuso a descansar en su casa, situada en una colonia al Sur de San Salvador, pero la calma de esa noche se vio empañada por un intruso que ingresó a la vivienda y supuestamente agredió a una de las hijas menores de edad. El caso llegó a los tribunales, pero el relato tan inverosímil de la niña de 14 años le valió el acusado la absolución. 

Todo inició la noche del pasado 4 de septiembre de 2016 cuando la menor no lograba conciliar el sueño, por lo que a eso de las 10:00 de la noche le pidió permiso a su padre para ver televisión en su habitación. 

La respuesta por parte de su progenitor fue positiva, por lo que la niña encendió el electrodoméstico y el resto de su familia descansaba cada uno en su habitación.

Según relatos de Sara (nombre cambiado), unos minutos habían transcurrido cuando escuchó unos ruidos afuera de las habitaciones, por lo que decidió ir a ver qué ocurría.

Al abrir una puerta, que tiene conexión con el exterior de la vivienda encontró a Carlos M., un joven de 22 años de edad, a quien conocía por ser propietario de una tienda de la colonia. Lo reconoció de inmediato, pues ese hombre desde hacía dos meses que la acosaba cuando esta se dirigía a la iglesia o al centro de estudio este la interceptaba y ella le huía.

Carlos amenazó a Sara –según indicó ella-, le tapó la boca y la llevó hacia su habitación. El joven tuvo que someter a Sara con golpes en el rostro, luego este habría cometido una violación, según determinó la Fiscalía General de la República (FGR).

Un supuesto delito

En el interior de la habitación de Sara se originó un escándalo, por lo que el padre de esta decidió ingresar, pero para su sorpresa la puerta tenía llave.

Al tocar, la víctima abrió, pero antes de ello Carlos se había escondido a un costado de la cama de Sara y se cubrió con una sábana para pasar desapercibido.

El cuestionamiento de lo que pasaba en esa habitación surgió cuando el rostro de la niña estaba golpeado, por ello el padre de ella ingresó al cuarto y logró observar el fallido escondite del sujeto que habría agredido sexualmente a su hija.

Inmediatamente, alertó a unos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), al hacer una llamada a la Unidad de Emergencia del 911, quienes ingresaron a la vivienda y extrajeron al joven involucrado en el delito.

Recobra su libertad por una versión incoherente

Carlos fue presentado ante el Juzgado 1° de Paz, luego de haber sido detenido en flagrancia y acusado por la FGR del delito de violación cometido en contra de una menor incapaz, pero fue el Juzgado 1° de Instrucción que dio apertura al juicio.

Debido a ello, el Tribunal 1° de Sentencia desarrolló la vista pública, en donde el juez consideró que no se acreditaba la existencia del delito ni la participación delincuencial del imputado, pues la menor de edad habría cambiado la versión de lo sucedido.

Las circunstancias descritas sobre el hecho no habrían sido coherentes ni veraces al momento de aportar la información y por ello no solo se puede tomar la parte que afecta al imputado, según fue registrado en el expediente judicial.

En ese momento, Carlos fue absuelto tanto de la responsabilidad penal como civil y fue por ello que la FGR apeló el fallo que le benefició.

Actualmente, el caso se encuentra en el Tribunal 6° de Sentencia, pues fue la Cámara 1° de lo Penal la que anuló lo decidido por el anterior juez.

Es por eso, que el caso será ventilado por segunda ocasión el próximo 21 de noviembre de este 2018. Ahí se sabrá si el joven es o no culpable de lo que Sara y su familia lo acusan.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

 

SIGA LEYENDO

Judicial

Condenan a hombre que abusó de su sobrina con discapacidad intelectual en Ciudad Delgado

PUBLICADO

on

By

La Unidad de Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer en su Relación Familiar de la Oficina Fiscal de Mejicanos, logró condenar a un sujeto a 14 años de prisión, por el delito de Violación Agravada, en perjuicio de una mujer adulta con discapacidad intelectual, y a la vez, su sobrina; ocurrida el 27 de julio de 2017, en Ciudad Delgado; explicó el jefe de esta unidad, Ruth Lara.

El implicado ha sido identificado como Francisco N., el cual enfrentó la vista pública en un Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador, durante la cual el imputado recibió la condena de 14 años de cárcel, por el delito de Violación Agravada, previsto y sancionado en el artículo 161 del Código Penal.

Los hechos sucedieron el 27 de julio de 2017, como a eso de las 4:00 de la tarde, en ocasión que la víctima  se encontraba en su casa de habitación ubicada en una colonia de la jurisdicción de Ciudad Delgado, escuchando música, cuando llegó Francisco N., quien es su padrino y a la vez su tío; quien le manifestó que lo había mandado la esposa a poner un cerco, ella hasta le fue a enseñar  hasta donde tenía que llegar el mencionado cerco.

Luego de esto, ella ingresó de nuevo a la casa y comenzó a barrer en el interior de su cuarto, al momento de estar en esa actividad vio que entró su padrino, quien la tomó de la mano la comenzó a tocar y besar en diferentes partes de su cuerpo, hasta que concluyo con la violación de manera anal.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído