IRRUMPIERON EN APARTAMENTO - El horror que vivió una mujer colombiana que se negó a pagar una cuenta de un bar a un piloto y su madre en la Colonia Escalón - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Judicial

IRRUMPIERON EN APARTAMENTO – El horror que vivió una mujer colombiana que se negó a pagar una cuenta de un bar a un piloto y su madre en la Colonia Escalón

PUBLICADO

on

Foto de Referencia

Una mujer de origen colombiano fue brutalmente golpeada, hasta con mata de cactus, por unos vecinos a los que se negó a pagar su cuenta en un restaurante de la colonia Escalón en San Salvador. Sus victimarios también la amenazaron a muerte si los denunciaba.

Camila (nombre modificado por seguridad) es una colombiana de cabello rubio, piel blanca, que a sus 55 años de edad disfrutaba salir de fiesta con sus amistades, entre las cuales se encontraba un supuesto piloto de aviación de nombre Gabriel P., de 35 años, y Sabrina A, de 56, quien es la madre del hombre.

Madre e hijo también eran vecinos de piso de la colombiana, quien reside en un apartamento de lujo de la colonia Escalón en San Salvador.

La amistad de la familia con la extranjera llegó hasta el 28 de abril de 2018, cuando el reloj marcaba las 9:30 de la noche, los hasta ese entonces amigos se reunieron para iniciar una fiesta improvisada que en el apartamento de la víctima.

Media hora después, Sabrina instó a su hijo para que tomara el carro y la llevara a ella junto con Camilia a un restaurante de la zona donde consumieron comida, cervezas y tragos hasta la 12:30 de la media noche.

Lo que en un momento fue diversión y risas se terminó convirtiendo en un ambiente hostil, ya que los familiares alcoholizados exigían a Camila que siguiera pagando las copas, cosa a la que se negó rotundamente.

Los insultos frente al resto de clientes llevaron a Camila a tomar un taxi para irse a su lugar de residencia, al que llegó sin problemas; estando en el lugar decidió acostarse para tratar de superar el mal rato vivido.

El ataque

En medio de la oscuridad, la sudamericana escuchó un violento estruendo como si alguien, con patadas, derrumbara la puerta. Ella se asustó, pero por alguna razón espero en su casa inmovilizada. 

Posteriormente, se escucharon unos pasos que se acercaron hasta su cuarto, era Sabrina y Gabriel quienes sin mediar palabras la sacaron de la cama jalada de los brazos.

Camila comenzó a pedir ayuda mientras era arrastrada por todo el pasillo, sus atacantes la llevaron afuera del apartamento donde la levantaron para estrellarle la maceta de repleta de cactus, cuyas espinas se le clavaron en la piel.

Fueron alrededor de 4 a 5 metros donde fue sometida sin poderse defender de sus dos agresores que inconformes con lo hecho la llevaron hasta el portón de la residencial, donde estaba un vigilante que al ver el escándalo llamó a la Policía.

Los gritos desesperados interrumpieron el sueño del resto de sus vecinos que se despertaron para curiosear sobre el ataque, el cual fue detenido por el esposo de Sabrina que creyó que iban a matar a su amiga.

Luego de que todos se tranquilizaron, agentes policiales verificaron que Camila presentaba varias lesiones en el rostro y en otras partes del cuerpo, por lo que le aconsejaron que debía de poner la denuncia.

En ese momento, Camila se negó a seguir los consejos de los agentes, porque dentro del incidente su agresora la amenazó con matarla si llegaba a interponer una denuncia en su contra.

El esposo de la victimaria se comprometió a hacerse cargo de los gastos de la mujer en su recuperación y así evitó que, en ese momento, se detuviera a su compañera de vida y a su hijo.

Sin embargo, al llegar al hospital el supuesto responsable argumentó que no tenía dinero para saldar la cuenta, algo que provocó que Camila pagara con todo los exámenes que corroboraron que las lesiones no eran graves.

Al ver la forma en la que respondió el hombre, los policías no dejaron de aconsejarle a Camila que interpusiera la denuncia hasta que lograron convencerla. Ahora, madre e hijo están procesados por los delitos de lesiones graves, amenazas y allanamiento de morada.

El caso se encuentra en el Juzgado Sexto de Instrucción donde el juzgador estudiará las pruebas para decidir si este proceso entrara a la etapa de sentencia donde se les podría interponer una pena civil y penal.

 

 

NOTA DE EL SALVADOR TIMES

 

 

 

Judicial

Se cancela audiencia conciliatoria sobre el caso del periodista Diego Alemán y presidente de L. A. Firpo, Modesto Torres

PUBLICADO

on

José Modesto Segovia Torres, presidente del Club Deportivo Luis Ángel Firpo, no cumplió con los requisitos para su representación legal en la demanda en su contra, interpuesta por el periodista Diego Alemán, por lo cual no se llevó a cabo la audiencia conciliatoria programada ayer lunes 25 de marzo del corriente año.

Debido a ello, el juzgado de lo Civil de Usulután resolvió que la audiencia no se llevaría a cabo por la inasistencia e incumplimiento de la parte demandada; por ende, el proceso contra Segovia continúa su curso.

A la audiencia acudió la abogada Teresa Delgado de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), quien es la representante legal del periodista Alemán y el abogado Ovidio Orlando Rodríguez Hernández de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

Tanto FESPAD como la PDDH son instituciones que forman parte de la Mesa de Protección a Periodistas y su apoyo ante este tipo de vulneraciones es fundamental. 

El presidente de Firpo es demandado por más de 3 mil dólares por vulnerar los derechos laborales del periodista  y por el impago de tres cuentas de teléfono que alcanza los 400 dólares.

Desde el 16 enero de 2019, se denunció públicamente la restricción salarial en perjuicio de Alemán.

La APES en este tipo de casos ha reiterado su respaldo al periodista, y también solicita  a la Asamblea Legislativa aprobar la “Ley Especial para la Protección Integral de Personas Periodistas, Comunicadores y Trabajadoras de la Información”, ya que es urgente legislar para mejorar las condiciones laborales del gremio.

SIGA LEYENDO

Judicial

Hombre con lesiones de bala se salva de ser asesinado por unos asaltantes en una gasolinera de la carretera de Oro

PUBLICADO

on

Con varios disparos en el cuerpo, un hombre logró salvarse de ser privado de libertad de dos asaltantes que lo interceptaron en una gasolinera ubicada sobre el kilómetro 8 de la carretera de Oro.

La vida de Nicolás (nombre modificado por seguridad) cambió a la misma velocidad de las balas que supuestamente fueron disparadas por Guillermo M., de 43 años, y Estanislao A., de 19.

Minutos antes del ataque, Nicolas manejaba su vehículo cuando decidió hacer una parada en una gasolinera para comprar algo de tomar sin imaginar que dos hombres se le cruzarían en su camino para tratar de arrebatarle su vida.

El 9 de marzo de 2018, la víctima se estacionó frente al supermercado y al bajarse notó que los dos imputados no dejaban de mirarlo y seguirle los pasos.

Una atmósfera extraña se apoderó del lugar, camino a la estación de servicio el conductor se dio cuenta que que si se quedaba más tiempo iba a suceder lo peor, por lo que al regresar apresuró el paso.

Como si se tratara de una película de suspenso, Nicolás sacó las llaves de su carro y trató de entrar lo más rápido posible al carro, pero sus agresores lo tenían encañonado y en coro le exigieron las llaves del vehículo.

Asustado, Nicolas hizo caso de cada indicación para tener la oportunidad de escapar cuando sus captores estuvieran desprevenidos, situación que lo llevó a forcejearse con ambos que lo trataban de meter al carro.

Sin importarles que alguien los observara, los asaltantes dispararon en tres ocasiones contra la humanidad de Nicolas quien cayó al piso con tres heridas en el pecho.

El sonido poco usual en el lugar llegó hasta los oídos de un grupo de policías que estaban patrullando a unos cuantos metros de la zona, aceleraron la patrulla y llegaron hasta el estacionamiento de la gasolinera.

En ese momento, Guillermo y a Estanislao corrían de manera errática por el estacionamiento con un arma en la mano.

Los agentes ordenaron que se detuvieran, pero estos no obedecieron y siguieron corriendo, no sin antes disparar contra los policías para evitar que los atraparan.

Ante esto los elementos de seguridad decidieron responder al fuego lo que provocó una balacera que dejó herido a uno de los delincuentes.

Acorralados, los imputados decidieron entregarse y mientras esto sucedía Nicolás logró llegar a su vehículo donde fue auxiliado por los agentes.

Debido a la gravedad de las heridas, el conductor fue trasladado a un hospital de la zona donde se recuperó y presentó cargos en contra de sus agresores..

Guillermo y Estanislao fueron acusados de intento de homicidio y desde una celda del centro penal “La Esperanza” esperan que se fije la fecha para su juicio en el Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

SIGA LEYENDO

Judicial

Vendedor de frescos asesinado de 12 balazos estaba a punto de retomar sus estudios de bachillerato

PUBLICADO

on

Doce disparos fueron suficientes para que le quitaran la vida a un joven vendedor de refrescos cuando comenzaba su jornada laboral sobre la carretera de Oro, en Soyapango. Otro hombre salió lesionado, logró sobrevivir y ahora irá a los tribunales para enjuiciarlos.

Edgar Mauricio Romero tenía 19 años de edad cuando fue asesinado por dos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) cuando apenas llevaba un par de horas laborando en una intersección de la carretera.  Por falta de un trabajo formal había iniciado un negocio de refrescos y a pesar de los peligros que enfrentaba en la zona, corría el riesgo y solía meterse a los pasajes para llevar algo de dinero a su casa.

La angustiada madre, cuando llegó a la escena del crimen, contó a las autoridades que él tenía pensado regresar a estudiar su primer año de bachillerato y aclaró que no estaba involucrado en pandillas. 

Todo ocurrió el 10 de marzo de 2016 a las 12:46 del mediodía. Decidió hacer una parada frente al restaurante “Oasis de Oro”. Fueron unos cuantos segundos para descansar cuando de pronto un vehículo blanco se aproximó estrepitosamente hacia él. 

Dentro del vehículo venía Jonny E., de 27 años de edad, miembro activo de la MS. Ese día iba acompañado de otro hombre que hasta el momento no ha logrado ser identificado. Uno de los dos sujetos se bajó del carro, empuñó su arma y soltó varias balas. Inmediatamente el joven cayó al suelo con 12 balas en su cuerpo. 

Un hombre que estaba en el lugar y que conocía a Edgar corrió a comunicarle lo sucedido a la mamá, quien al saber lo que había pasado llegó a la escena donde vio a su hijo desangrado junto con los productos. Aún estaba con vida y ella lo lloró abajo del sol del mediodía. 

Con el crimen cometido los verdugos huyeron hasta la comunidad Valle Las Delicias, en San Martín, donde se resguardaron de las autoridades con la certeza de no ser encontrados. 

Mientras tanto a unos cuantos kilómetros de su guarida, confiados en que su plan había salido como esperaban, personas que transitaban en la zona auxiliaron a Edgar, quien aún se debatía entre la vida y la muerte. Fue traslado al hospital nacional de San Bartolo, donde fue ingresado en cuidados intensivos pero a las 7:00 de la noche los doctores informaron que había fallecido por la gravedad de las lesiones. 

Un operativo se desplegó por toda la zona hasta dar con la captura de Jonny, sin embargo, el otro de sus compinches no fue capturado. Sus huellas dactilares estaban en el vehículo que fue abandonado en uno de los pasajes de la colonia. 

Las investigaciones no han logrado determinar el verdadero móvil, pero podría estar relacionado con el consumo de drogas por parte de la víctima, ya que según el informe toxicológico del Instituto de Medicina Legal (IML) se encontró partículas de cocaína y marihuana en su sangre. 

Un lesionado ahora testigo

José y Edgar nunca se conocieron pero la balacera de ese día hizo que sus vidas se entrelazaran. Mientras Edgar estaba dando sus últimas boqueadas de aire, José fue atendido por los médicos debido a que una bala le perforó su pantorrilla.

Señaló a las autoridades que cuando escuchó los disparos se tiró al suelo e inmediatamente sintió algo caliente y fue ahí cuando se dio cuenta que estaba sangrando de manera excesiva. Él también fue llevado por personas que lo ayudaron a llegar al centro de salud. 

Ahora él es único sobreviviente y uno de los testigos clave del hecho. 

Se espera que en los próximos meses se desarrolle la audiencia en el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador en contra del imputado quien es acusado de homicidio agravado e intento de homicidio contra las víctimas del caso.

Por: El Salvador Times.

Lea Nota Original Acá.

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído