Fontanero fue seducido por narcotraficantes para trabajar con ellos y ahora pasará muchos años en la cárcel por tráfico de drogas - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us
[adrotate group="4"]

Judicial

Fontanero fue seducido por narcotraficantes para trabajar con ellos y ahora pasará muchos años en la cárcel por tráfico de drogas

PUBLICADO

on

Por hacerle un favor a uno de sus cuñados, un fontanero pasará siete años y medio en prisión por el delito de tráfico de drogas al recibir y ocultar paquetes de drogas en un rancho privado en la playa San Diego en La Libertad.

Durante muchos años, Nelson Yan reparó tuberías, pero de un momento a otro se vio seducido por el compañero de vida de una hermana quien le pidió colaborar para la estructura criminal que tenía como cabecilla a Jorge Ulloa, mejor conocido como “El Repollo”.

Según el expediente judicial, entre 2007 y 2008 Yan ayudó a su familiar a almacenar droga que provenía de Panamá y que tenía como destino final Estados Unidos. Las investigaciones fiscales revelaron que el imputado guardada la cocaína que recibía en cubetas de plástico y enterradas en la arena.

Un testigo criteriado, quien en el juicio en contra del fontanero decidió mostrar su rostro y decir su nombre, detalló las formas en las que la droga ingresaba al país. La más utilizada era por mar en lanchas que escondían compartimientos en el piso y en partes del motor.

“A la lancha le cabían 150 kilos de droga”, dijo el delator quien ha sido la pieza clave para que esta estructura criminal sea desbaratada casi en su totalidad ya que la mayoría de los integrantes se encuentran en prisión.

Cuando ingresaba por tierra, los encargados de transportarla la escondían en el motor y en la cama de pick up, transportaban hasta 124 kilos de cocaína, explicó el testigo en la sala de audiencias del Centro Judicial “Isidro Menéndez” en San Salvador.

Luego de burlar los controles migratorios, una parte de la droga era almacenada en la finca que cuidaba el cuñado del imputado a cambio de droga y $50 por cada kilo que resguardaba.

Además de San Diego, los paquetes de somníferos eran trasladados a fincas en Comasagua y San Juan Opico, siempre en La Libertad. “Se dejaba ahí porque se repartía en El Salvador para los consumidores y lo demás era llevado a Guatemala”, dijo el testigo.

Mientras el testigo daba detalles de los hechos, Yan no podía ocultar su preocupación por lo que escuchaba, ya que la declaración que su excompinche lo ponía en evidencia y poco podía hacer para revertir la situación.

Con sus manos se tocaba la cabeza, sus pies no dejaban de tener movimientos, como si estuviera impaciente y quisiera que el hombre terminara de ser interrogado o que ya no contestara más preguntas.

De acuerdo a los argumentos de la defensa, Yan se vio involucrado con la estructura criminal debido a la relación circunstancial que tenía con el encargado del lugar “lo cual lo llevó a convertirse en un cómplice no necesario”, dijo su abogado.

Una jueza del Juzgado Tercero de Sentencia de San Salvador condenó a Yan por su participación en el  delito de tráfico de drogas, mientras que fue absuelto por el delito de actos preparatorios, ya que a criterio de la juez no había suficientes pruebas que comprobaran este crimen.

Además, señaló que el imputado fue considerado como un cómplice no necesario porque cualquier otra persona pudo haber estado en su lugar y colaborar con la estructura.

NOTA DE El Salvador TIMES

Judicial

Trans nicaragüense es condenado a siete años de cárcel por intentar asesinar a su novio en San Francisco Gotera

PUBLICADO

on

Un trans nicaragüense es condenado a siete años de cárcel por intentar asesinar a su novio en San Francisco Gotera.

Un hombre de nacionalidad nicaragüense deberá permanecer siete años y seis meses en la cárcel por intentar quitarle la vida a otro hombre con en el que tenía una relación sentimental en el municipio de San Francisco Gotera, Morazán.
Según la investigación fiscal el acto criminal se registró el 16 de enero de 2019, aproximadamente a las 6:30 de la tarde, cuando la víctima se desplazaba con su familia, sobre la calle principal del Caserío Los Lazos, Cantón El Rodeo, del municipio de Sesembra.
Salguero Hudson se encontraba escondido entre unos matorrales al lado de la calle, cuando le disparó a la víctima, pero logró ser identificado al ser alumbrado con una lámpara que portaba el ofendido.
La víctima murió de los múltiples disparos que recibió en el tórax y el estómago.
El incriminado fue detenido en el periodo de flagrancia.

SIGA LEYENDO

Judicial

Declaran improcedente denuncia de inconstitucionalidad de la elección del Fiscal general Raúl Melara

PUBLICADO

on

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró improcedente la demanda de inconstitucionalidad presentada contra la elección del actual Fiscal General de la República, Raúl Melara, por miembros del partido Vamos.
El argumento que presentaron los aspirantes a la presidencia y vice presidencia de ese partido, Josué Alvarado y Roberto O Campo argumentaron la “falta de independencia” de la FGR.
Sin embargo los magistrados señalaron que los demandantes interpretaron “erróneamente, el artículo 172 inciso 3° de la Constitución de la República, además de citar de “forma equívoca” la disposición constitucional de la que deriva el principio de independencia de la FGR.

SIGA LEYENDO

Judicial

VIOLENCIA: Pandilleros emboscaron a un soldado en Soyapango y ahora enfrentan la justicia

PUBLICADO

on

Imagen de referencia

Se espera que el Tribunal realice el juicio en contra de uno de los cuatro pandilleros en agosto de 2019.

Pandilleros matan a joven militar de Morazán para robarle el arma y su madre se entera por redes sociales

Su sueño era convertirse en un gran militar, pero todo esto se desmoronó cuando cuatro pandilleros le arrebataron la vida para robarle el arma en la urbanización Bosques de Prusia, en Soyapango. El joven era originario de Morazán y se había puesto a prueba en unos exámenes de la milicia. 

Cuando Óscar Eligio Reyes fue asesinado tenía 20 años de edad. Muchos eran sus sueños y uno de ellos era ser un militar de alto rango, tal como lo dijo su madre. Con su título de bachiller en mano, decidió entrar a la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) a los 18 años y realizó sus primeras prácticas en el Destacamento Militar 4 en San Francisco Gotera, en Morazán.

Reyes bajó de las montañas de un pueblo llamado San Isidro en ese mismo departamento con una población que no sobrepasa las 2,084 personas, según el último censo realizado en 2007. Debido a sus responsabilidades militares había sido enviado a tomar un curso en una base militar ubicada en San Juan Opico, en La Libertad, y se estaba quedando en una casa en Bosques de Prusia.

El 6 de abril de 2018 a eso de las 12:30 del medio día, Reyes regresaba de hacer unas diligencias personales cerca de esa colonia. Todo marchaba con normalidad, pero el panorama cambió cuando un grupo de cuatro pandilleros le salieron al paso para asaltarlo. Ellos no sabía que él era un estudiante militar ni mucho menos que cargaba un arma de fuego.

Según la relación de los hechos del expediente judicial, los hombres fueron identificados como Christian Javier S., de 22 años; Edwin Oswaldo L., de 27; Gerson E., de 24, y otro sujeto que hasta la fecha no se ha logrado individualizar. Todos ellos perfilados como miembros de la pandilla MS de la zona.

Cuando Reyes se encontró con ellos en uno de los pasajes de la colonia, supo que las cosas no saldrían bien por lo que decidió abrirse paso entre ellos y salir corriendo para salvar su vida. Sin embargo, los hombres lo persiguieron y, como un cazador a su presa, lograron acorralarlo en el rincón de una casa.

Era pleno medio día y al ver esto muchas de las personas que se encontraban en la zona decidieron cerrar sus locales y refugiarse en sus casas para no ser testigo de lo que se veía venir.

Los sujetos intercambiaron unas palabras con su víctima cuando de pronto estas se convirtieron en golpes y patadas. Gerson era el encargado de ese trabajo, mientras que Christian sacaba una navaja que andaba entre sus ropas. La sangre comenzó a correr por el rostro de joven militar, fueron tres puñaladas en la cabeza que lo dejaron inconsciente. Reyes cayó al suelo boca abajo.

El otro compinche que los acompañaba sacó una pistola que cargaba en una cangurera, la direccionó en contra del joven y jaló del gatillo en cuatro ocasiones para rematarlo.

Una vez hecho el crimen, los sujetos comenzaron a registrar sus cosas y fue ahí que encontraron su pistola del servicio militar. Al ver lo que encontraron, se lo guardaron para sí y salieron corriendo de la escena antes de que llegaran los policías.

Lo que ellos no sabían es que desde a unos escasos seis metros una persona los observaba. Fue días después que los investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) lograron localizarla para que identificara a todos los que participaron en el hecho criminal. De los cuatro, solo se logró capturar a dos de ellos.

En Morazán

Su madre estaba confiada que todo le saldría bien a su hijo y como toda una católica levantaba oraciones para su protección.

Ese 6 de abril, ella regresaba de la alcaldía de San Isidro cuando al llegar a su casa se encontró con un grupo de gente llorando. No sabía lo que realmente pasaba, no fue hasta que una de sus amigas se le acercó, la abrazó y entre lágrimas le dijo que Reyes había sido asesinado. Sintió que el corazón se le hacía añicos. 

Lejos de su hijo, y sin saber qué hacer, comenzó a buscar información sin encontrar una respuesta no fue hasta que una publicación le brindó lo que andaba buscando. 

El caso ha llegado al Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador, quien será el responsable de juzgar a Gerson L., mejor conocido como «El Chanx». Se espera que la Fiscalía General dela República (FGR) lleve a declarar a sus testigo principal y llegar a condenarlo por el delito de homicidio agravado en contra del militar.

Nota tomada de El Salvador Times

SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído