"El principito": así se resolvió el misterio del fallecimiento del autor Antoine de Saint-Exupéry - Diario Digital Cronio de El Salvador
Connect with us

ENTREGA ESPECIAL

«El principito»: así se resolvió el misterio del fallecimiento del autor Antoine de Saint-Exupéry

PUBLICADO

on

El autor de "El principito", Antoine de Saint-Exupéry, desapareció en 1944 y por cinco décadas no hubo pistas de él.

En julio de 1944, un avión pilotado por el autor del famoso cuento infantil «El principito» desapareció en el sur de Francia.

Antoine de Saint-Exupéry era un aviador experimentado y estaba en una misión de reconocimiento para la fuerza aérea del Francia Libre, el gobierno en el exilio fundado por Charles de Gaulle en 1940, que luchaba contra la Alemania nazi.

Nadie sabía cómo o dónde había caído su avión.

Pero en 1998, un pescador encontró en aguas al sur de Marsella un brazalete que llevaba el nombre de Antoine de Saint-Exupéry y de su mujer, Consuelo.

Se trataba de un indicio de que el avión del autor de «El principito» podría estar cerca, hundido en el Mediterráneo.

Sin embargo, ni el gobierno francés ni la familia de Saint-Exupéry le creyó en ese entonces. Temían que por el lugar donde se encontró el brazalete, muy lejos de donde se suponía que debía volar, el autor se hubiera suicidado.

Quien sí le creyó al pescador fue Luc Vanrell, un buzo francés quien decidió investigar y finalmente resolvió un misterio, aunque unos cuantos años más tarde.

El refugio de «El principito»

Portada del libro "El principito"
Image caption»El principito» es uno de los libros infantiles más populares.

A un corto viaje en lancha desde la costa de Marsella, en un espacio tranquilo del mar Mediterráneo rodeado de pálidas rocas blancas, yacen en el fondo del agua los restos del avión P-38 Lightning de Antoine de Saint-Exupéry.

«Aquí es, después de tantos años de búsqueda en el Mediterráneo, encontramos los restos del avión de Saint-Exuéery», dijo Vanrell, a en una entrevista con el periodista Mike Lanchin para el programa Witness History de la BBC.

Luc Vanrell
Image captionEl buzo francés Luc Vanrell no paró hasta encontrar el avión de Antoine de Saint-Exupéry. Y lo consiguió.

«Durante las primeras etapas de la investigación, los restos eran solo algo material, pero a medida que aparecía más evidencia, la sensación cambió», añadió. 

«Para mí, este lugar ahora está habitado por ‘El principito’, es su refugio», afirmó Vanrell.

El cuento de Antoine de Saint-Exupéry, «El principito», publicado en 1943, es uno de los libros infantiles más leídos y traducidos de todos los tiempos.

Es una historia simple, llena de simbolismo y emoción, del encuentro entre el narrador, un piloto que se estrella en el desierto del Sahara lejos de la civilización y un niño pequeño, un viajero que cruza las estrellas y los planetas.

El narrador cuenta con una mezcla de tristeza y felicidad cómo el pequeño príncipe describe la vida en su pequeño planeta, el asteroide B 612, y sus aventuras a través de la galaxia. 

Un hombre sostiene una copia de la primera edición de "El principito".
Image captionEn enero de 2019, la librería portuguesa Lello puso en exposición una copia de la primera edición de «El principito» firmada por el mismo Antoine de Saint-Exupéry y valuada en unos US$28.000
Dibujos originales de Antoine de Saint-Exupéry.
Image captionAntoine de Saint-Exupéry no solo escribió «El principito» sino que también hizo las ilustraciones. Esta es una de las originales que fueron exhibidas en Toulouse, Francia, en 2017.

«En Francia solemos decir que debes leer ‘El principito’ en dos momentos diferentes de tu vida. No fue hasta que tuve 40 años que realmente lo entendí con todas sus sutilezas», reflexionó Vanrell.

«Creo que hay muchas verdades en ‘El principito’ que se volvieron universales, como cuando el pequeño zorro le dice al protagonista: ‘Es solo con el corazón que uno puede ver bien, lo que es esencial es invisible para los ojos«. 

¿Quién fue Antoine de Saint-Exupéry?

Antoine de Saint-Exupéry con colegas frente a un avión en 1935.
Image captionAntoine de Saint-Exupéry era considerado un héroe de la aviación.

Antoine de Saint-Exupéry ya era considerado una estrella literaria en ascensocon su primera novela «Vuelo nocturno» publicada en 1931. 

El libro refleja su propia experiencia como un aviador pionero que había ayudado a establecer los primeros servicios de mensajería aérea de América Latina desde Argentina.

Después de la ocupación nazi de Francia, el autor se exilió en Estados Unidos con su esposa salvadoreña, Consuelo, y fue en Nueva York donde escribió «El principito».

Pero en 1943, a los 43 años, regresó a Europa para unirse a otros pilotos franceses libres que luchaban contra los nazis.

Su vuelo final fue el 31 de julio de 1944 cuando despegó de una base en Córcega, una isla del sur de Francia, en un avión de reconocimiento.

Y nunca regresó. 

No se encontraron rastros del avión o de Saint-Exupéry. 

Y durante las siguientes cinco décadas, el destino del creador de «El principito» se convertiría en un misterio para Francia y el mundo literario.

Antoine de Saint-Exupéry pilotea un avión en 1944.
Image captionEl último vuelo de Antoine de Saint-Exupéry fue el 31 de julio de 1944 cuando despegó de una base en Córcega en un avión de reconocimiento.

El hallazgo

Luc Vanrell creció buceando en las aguas que rodean Marsella y, pese a que solía encontrar partes de aviones, siempre pensó que eran de naves alemanas. 

Pero cuando el pescador Jean-Claude Bianco encontró el brazalete con el nombre de Antoine de Saint-Exupéry y su esposa en 1998, las cosas cambiaron para Vanrell. 

«Me sorprendió mucho que pudiera estar en el área de Marsella, ya que todos los historiadores habían dicho que se había perdido a unos 200 km de allí. Pero no era imposible, especialmente en tiempos de guerra», analizó. 

«Lo que me pareció extraño fue que yo conocía los restos del avión donde el pescador había encontrado el brazalete. Fue una gran coincidencia y tuve que investigar«, le dijo a la BBC.

El buzo Luc Vanell con restos del avión deAntoine de Saint-Exupéry en 2003.
Image captionEl buzo Luc Vanell se sumergió varias veces en el mar Mediterráneo hasta encontrar el avión de Antoine de Saint-Exupéry.

En mayo de 2000, Vanrell regresó al lugar donde el pescador había encontrado el brazalete y descendió 60 metros hasta donde sabía que estaban los restos. 

Allí, examinó cuidadosamente las piezas oxidadas del fuselaje, el motor del avión y las partes del tren de aterrizaje, todas de color amarillo rojizo debido a los efectos del agua.

«No encontramos restos humanos, pero mientras estaba en la parte trasera del avión que estaba bastante bien conservada, pude ver una tela blanca. La agarré, y la puse alrededor de mi cuello como una bufanda. La imagen que me vino a la mente fue la del pequeño príncipe en su planeta con su gran bufanda flotando en el viento», describió el buzo haciendo una comparación con la portada de «El principito». 

«Ese día, allí debajo del agua, me convencí que había encontrado el avión correcto», añadió. 

Aunque esa afirmación no tenía ninguna prueba. 

Restos del avión de Antoine de Saint-Exupéry.
Image captionTuvieron que pasar varios años para que el buzo Luc Vanrell pudiera comprobar que ese era el avión de Antoine de Saint-Exupéry.

La pieza clave del rompecabezas

A Luc Vanrell le tomó 19 meses obtener un permiso oficial para continuar examinando los restos, ya que era ilegal alterarlos. 

Solo entonces pudo localizar el número de serie, que coincidía con el del avión perdido.

En julio de 2006, después de tres años de leer mapas, entrevistar a posibles testigos de guerra y examinar el avión perdido, un colega alemán localizó a un anciano expiloto de caza alemán llamado Horst Rippert. 

Él proporcionó la pieza final que faltaba en el rompecabezas.

«Creemos que el avión de Antoine de Saint-Exupéry fue visto por los alemanes y el piloto Horst Rippert despegó para interceptarlo. Al principio no pudo ver el avión de Saint Exupéry, pero más tarde cuando volvía hacia Marsella lo vio debajo de él, disparó a sus alas y lo derribó«, contó Vanrell.

Antoine de Saint-Exupéry
Image captionAntoine de Saint-Exupéry tenía 44 años cuando murió.

Y Rippert lo recordaba muy bien porque era el cumpleaños de su hermano y porque desde ese día siempre trató de demostrar que otro piloto era quien había derribado el avión. 

«Eso fue porque Antoine de Saint-Exupéry era su héroe y durante muchos años lo atormentó la idea de que él era el responsable de su muerte«.

Luc Vanrell todavía dirige una escuela de buceo en Marsella y pasa gran parte de su tiempo en el agua o sumergido. 

Después de tantos años siguiendo el rastro del autor de «El principito», para Vanrell resolver el misterio no fue lo importante

«Como lector de Antoine de Saint-Exupéry siempre pensé que su desaparición era un final apropiado para su vida, al igual que ‘El principito’, que también desaparece». 

«Parecía el final más romántico para la vida de ese hombre legendario», dijo.

NOTA DE BBC NEWS, VEA AQUÍ LA ORIGINAL

ENTREGA ESPECIAL

FOTOS: Dan a conocer identidad de jóvenes que perdieron la vida en terrible accidente en San Vicente

PUBLICADO

on

Un fuerte y trágico accidente de tránsito ocurrido durante este viernes, ha generado conmoción en el país debido a que dos jóvenes perdieron su vida debajo de un vehículo.

El percance ocurrió sobre la carretera que de San Vicente conduce hacia Zacatecoluca, en el municipio de Tecoluca. Ahí se hicieron presentes elementos policiales para indagar sobre lo ocurrido y para procesar la doble escena de muerte

En el accidente se vieron involucrados un pick up y una motocicleta, donde se conducían las víctimas fatales. Tras las investigaciones se identificó a ambos muchachos, quienes eran habitantes de Zacatecoluca.

Se trata de Alejandra Amaya Aguilar y Óscar Molina, quienes eran vendedores de una empresa de telefonía. 

De acuerdo con el reporte, en el percance vial se vieron involucrados una motocicleta y un vehículo tipo pick up.

Ambos viajaban en la motocicleta e intentaron sobrepasar un vehículo, sin embargo, invadieron carril contrario en el cual circulaba el pick up en cuestión. Los cuerpos de ambos quedaron bajo las llantas del carro

Estos son Óscar y Alejandra:

Foto cortesía Viroleño Noticias.
Imagen
Imagen
SIGA LEYENDO

ENTREGA ESPECIAL

TESTIMONIO: “Dios es grande y me tiene viva”: relato de vendedora tras salvarse milagrosamente del bus de la ruta 9 accidentando en la fachada del ISSS Amatepec

PUBLICADO

on

Maritza Hernández recordará este miércoles como un día glorioso, quizá porque estuvo a punto de cruzar el umbral de la muerte. 

En un abrir y cerrar de ojos pudo haber muerto, pero “Dios es grande y me tiene viva” asegura.

Ella tiene un negocio improvisado. Vende pupusas, comida, refrescos y otros productos de consumo diario en una caseta cerca a los portones principales del hospital Amatepec, del Seguro Social, en Soyapango. 

Se encontraba preparando la venta cuando vio venir un autobús de la ruta 9 repleto de pasajeros en sentido contrario. La unidad se precipitó contra el muro del hospital y luego chocó contra su negocio, dijo la angustiada mujer por el sucedo que casi le arrebata su vida.

“El bus venía a este lado, venía buscando el negocio, y cuando yo lo vi ya lo tenía cerca, me tiró y las cosas que tenía acá se vinieron abajo. Él venía directo, no le agarraron los frenos”, relata. 

“La gente gritaba, pidiendo auxilio, quedó cruzado (bus) y luego se dio contra un carrito verde”, agregó la mujer que resultó con golpes leves en sus dos rodillas.  

Maritza de milagro no sufrió golpes graves y por lo mismo no la atendieron en el hospital. Le dijeron que habían otros pacientes más graves del mismo accidente.  La comerciante fue testigo presencial de este percance vial que dejó un saldo de 20 personas lesionadas, algunas muy graves. El conductor fue detenido por la Policía Nacional Civil (PNC) por no portar licencia de conducir, está bajo custodia policial en ISSS Amatepec, pues también resultó lesionado en el hecho.   

Por: Luis Orellana.

SIGA LEYENDO

ENTREGA ESPECIAL

Gian Carlos, el niño que lucha contra el cáncer y vende llaveritos para ayudar a sus papás con el pago del tratamiento

PUBLICADO

on

By

Gian Carlos, un pequeñito en Monterrey, Nuevo León, México, lleva casi tres años enfrentando el cáncer que ha requerido que le den quimioterapias y radioterapias, a pesar de su padecimiento el menor de edad ha comenzado a hacer llaveritos PARA AYUDAR a su familia a comprar su medicamento que es bastante caro.

El redes sociales se encuentra la historia de Gian Carlos con la leyenda Cadena de Oración por Gian Carlos se trata de un menor de edad que fue diagnosticado desde hace casi tres años con una enfermedad con la lucha día a día.

Su familia ha hecho de todo para costear este mal, desde organizar rifas, eventos y hasta recibir todo tipo de donaciones para juntar recursos económicos.

Gian Carlos ha sido sometido a infinidad de tratamientos y toma varios medicamentos, tan solo un de ellos el “Xalcori» tiene un costo de 64 mil pesos (aproximadamente unos $3,300 dólares).

Uno de los jugadores del equipo de futbol Tigres lo visitó e incluso le regaló una playera con la firma de los jugadores del equipo para que la familia la pudiera rifar y hacerse de recursos.

En ultimas fechas el pequeños Gian decidió aprender a hacer llaveritos para poder venderlos y ayudar a su familia a pagar sus tratamientos.

Gracias a Dios hoy terminamos las radiaciones, la última muy emotiva al terminar le pusieron unas fanfarreas y le…

Posted by Cadena de Oración por Gian Carlos on Thursday, 22 August 2019
SIGA LEYENDO
Advertisement

Lo Más Leído