Mostrando artículos por etiqueta: Alianza - Diario Digital Cronio de El Salvador
19 Jan, 2018
Última actualización: 11:09 AM 19 January 2018

PDN01.gif

La Primera División pretende subir a 12 equipos para disputar la temporada 2015-2016 en busca de aumentar la presencia de aficionados en los estadios. Se busca hacer más atractivo el torneo para que lleguen más aficionados a las canchas del circuito mayor, ya que este rubro ha venido a la baja en los últimos años.

Sin duda que buscar mejoría no es una idea descabellada, sin embargo, lo que el fútbol salvadoreño necesita es mejorar otros aspectos para que el producto final sea agradable a la clientela.

Primero, las instalaciones. Ningún estadio donde se juega fútbol de la primera división cuenta con la comodidad debida para el aficionado. Sinceramente, no es llamativo ir a un estadio de fútbol en El Salvador.

En ese sentido, los escenarios deportivos no son los adecuados para que una marca patrocinadora presente su producto líder, no se puede invertir en promoción en un inmueble con mal aspecto, los estadios son una ruina.

No se puede montar promociones o venta de artículos de las marcas patrocinadoras porque todo se hace prácticamente en la calle, los escenarios no tienen lugares adecuados para hacer trabajo de mercadeo.

Y mucho menos de venta, ya que a los alrededores de los estadios, los primeros en llegar son los puestos en donde se vende mercadería pirata, a lo que los equipos nada hacen para defender la marca de su patrocinador.

A sabiendas que poco o nada harán los equipos en aspecto de logística o de infraestructura en los estadios donde se juega el torneo de Primera División, ya que ningún equipo es dueño del inmueble que ocupa, lo deportivo deberá ser la prioridad.

El espectáculo, en primera instancia, es lo que hará volver a los aficionados. En ese sentido los equipos deberían preocuparse por traer jugadores de mejor calidad para que el jugador nacional se esfuerce por estar a la altura.

Y digo lo anterior porque el bajo espectáculo de la Primera División es una de las principales causas del ausentismo en las gradas. La expectativa que se crea alrededor del torneo de la liga mayor es muy baja, debido al pobre nivel de los jugadores.

Mejorar la plantilla de los equipos, sin duda, será un gran esfuerzo para los equipos y es claro que no todos están en la capacidad de hacerlo.

 

Por ello, se busca modificar el formato del torneo que es menos riesgoso en el aspecto económico, si las cosas no se dan como se espera.

e-max.it: your social media marketing partner

Hablar de nuestro fútbol es hablar de sus títulos, su afición, clásicos, estadísticas, leyendas y otros factores más que abonan a su historia.

En mi opinión considero que con grandes gestas es que se escribe la historia de cada uno de estos equipos que se ganaron el respeto y cariño de sus aficiones desde su primera participación en el circuito mayor, pues en su época dominaron nuestra Liga Mayor de Fútbol, llenando de tantas glorias a cada institución y obteniendo su merecido reconocimiento como los Cuatro Grandes del Fútbol Salvadoreño.

Es de esta forma que nace mi interrogante: ¿dónde quedo su grandeza?

Hablamos de los equipos CD FAS, CD Águila, Alianza F.C. y el descendido L.A. Firpo los cuales suman juntos 52 títulos en Primera División, distribuidos de la siguiente forma por sus campeonatos obtenidos: FAS (17), Águila (15), Alianza (10), Firpo (10). Este último que lucha contra la adversidad en la segunda división por su retorno a la liga de privilegio.

Hoy en día, al hablar de ellos surgen más preguntas que respuestas...

¿Se desinflaron con el pasar de los años? ¿A los nuevos jugadores les queda grande defender los colores de su institución? ¿Su afición ejerce mucha presión? o ¿Nuestro fútbol ya no se juega por amor a los colores?

Sin lugar a dudas seguiré buscando respuestas a mis inquietudes, mientras a tan solo una jornada del cierre del torneo regular en la actual Torneo Clausura 2015 los tres equipos restantes de los llamados cuatro grandes se juegan su clasificación. Ojalá hagan valer ese reconocimiento que dejaron sus leyendas deportivas.

e-max.it: your social media marketing partner

A mediados de 1998 los presidentes de los equipos de la primera división se reunieron para buscar un cambio en el formato del torneo de liga que para ese entonces se jugaba a cuatro vueltas y con una cuadrangular final para definir al campeón nacional.

Ese día de mediados de 1998, los dirigentes decidieron hacer una prueba poniendo en disputa una copa a mitad de temporada, para lo cual determinaron que los cuatro primeros lugares, al final de dos vueltas, jugarían 1 vs. 4 y 2 vs. 3, a partidos de ida y vuelta, para definir a los finalistas que disputarían el trofeo puesto en juego.

Quedó establecido y registrado en las Bases de Competencia de la temporada 1998-1999, que el equipo ganador de esa copa sería automáticamente el subcampeón nacional, para efectos de la representación de El Salvador en el torneo de campeones y subcampeones de la CONCACAF. Es decir, la copa en disputa no otorgaba el título de liga.

Así, en diciembre de 1998, el Alianza y el Luis Ángel Firpo disputaron esa famosa final a media temporada, y los capitalinos, con gol de Rodrigo Alfonso Osorio (Q.D.D.G.), se quedaron con el trofeo.

Resulta que para la continuación de la temporada 1998-1999, en enero de 1999, la Primera División, en clara violación a las Bases de Competencia, abrió el libro de pases y permitió que jugadores y técnicos cambiaran de equipo para esa segunda etapa de la temporada, amén de permitir nuevas contrataciones. Según el mismo reglamento, ni jugadores ni técnicos podían participar en dos equipos en la misma temporada.

Y de paso, a los flamantes dirigentes, se les ocurrió comenzar de cero las puntuaciones, dejando para el final, sumar los puntos de las cuatro vueltas para establecer al equipo descendido.

Nuevamente, hubo una fase semifinal entre los primeros cuatro lugares, de las dos vueltas, y una final, que la ganó el Luis Ángel Firpo quien obtuvo el título de campeón nacional 1998-1999.

Esas dos finales fueron un rotundo éxito económico, creció la expectativa, y no había necesidad de esperar largas cuatro vueltas. Se comprobó que se podía tener la opción de ganar un buen dinero dos veces en el año de competición si se tenía acceso a la fase final.

Entonces, para la temporada 1999-2000, la Primera División decidió jugar dos torneos: Apertura y Clausura, oficializando la decisión con la modificación de las Bases de Competencia aprobadas en su momento por la FESFUT.

Dicho lo anterior, no comprendo, no me lo explico y no entiendo, como hay colegas periodistas deportivos, y lo peor, medios de comunicación que les creen, quienes aún insisten en que el primer torneo corto fue el “Apertura 1998”, y que luego se jugó el “Clausura 1999”, cuando lo oficial es que a partir de la temporada 1999-2000, el campeonato nacional se dividió en dos torneos de liga.

Lo mío no es necedad, lo de algunos colegas sí (más que todo uno en particular) que quieren dar título de liga al Alianza, cuando no fue así. Bueno, de hecho, el FAS, que perdió la final a mediados de año ante el L. A. Firpo, no fue subcampeón porque el Alianza ya tenía ese título según las Bases de Competencia.

En enero de 1999 escribí una columna en clara oposición a lo que se estaba haciendo, criticando a la Primera División por la violación a las Bases de Competencia; cuestioné al gerente de la Liga Mayor, Fredy Vega, por lo actuado, ya que se permitió la rotación y contratación de jugadores, comenzar de cero la puntuación, entre otras cosas.

Dicho lo anterior, es necedad decir, y lo más absurdo, asegurar, que ha existido torneo “Apertura 98” y “Clausura 99”.

El primer torneo corto del fútbol salvadoreño en la Primera División fue el Apertura 99 y el primer campeón Club Deportivo Águila.

 

 

e-max.it: your social media marketing partner

Se viene un cierre de infarto

La fase regular del torneo Clausura 2015 se cierra el domingo y, sin duda, será de infarto para los aficionados de los equipos que aún pelean por entrar en la semifinales y por no descender.

Y es que, como decía el cantante colombiano Aniceto Molina, la cosa se ha puesto buena “arriba y abajo”, debido a que cuatro equipos llegan a la última jornada del certamen luchando por dos cupos en las semifinales. Mientras que, en la parte baja de la acumulada, Pasaquina (35) y Atlético Marte (34) luchan por no descender.

Así es que, los aficionados de FAS, Juventud Independiente, Alianza y Águila tendrán que llevar un radio, una calculadora y un rosario al estadio ya que tendrán que estar pendientes de los que suceda en los otros estadios, hacer cuentas para ver si consiguen los puntos necesarios y rezar para que se les conceda el milagro de entrar en semifinales.

Similar será la situación de los aficionados de Pasaquina y Marte, aunque más allá del radio y la calculadora estos aficionados se preocuparán más por llevar el rosario y rezar durante 90 minutos para que se les cumpla el milagro de seguir en la Primera División.

Sin duda, una jornada de infarto y que viene a poner interesante el cierre de la fase regular del Clausura 2015 que, por varias jornadas, lo único que generó en los aficionados fue bostezos y quejas por el bajo nivel mostrado por los equipos.

 

e-max.it: your social media marketing partner

pdn04.png

tablones 400x500.jpg

PDN02.png