Mostrando artículos por etiqueta: el salvador - Diario Digital Cronio de El Salvador
21 Jan, 2018
Última actualización: 5:46 PM 20 January 2018

PDN01.gif

La Revolución Pacífica

  • Ene 21, 2018
  • Publicado en opinet

Este día, 29 de mayo, debemos recordar el nacimiento de uno de los arquitectos de la democracia moderna más importantes de la historia del mundo. Hoy marcamos el centenario del nacimiento de John F Kennedy. El presidente número 35 de Estados Unidos.

Aunque fue asesinado en su tercer año de gobierno, su visión de una democracia mundial basada en respeto, paz y oportunidades para todos dejó un legado de valores que fue aceptado por todos a nivel mundial, conservadores y progresistas en todas partes del mundo.

Yo nací en El Salvador cuando él fue presidente de Estados Unidos, y crecí bajo el simbolismo de los valores de Kennedy porque mi familia fue inspirada por su visión. Esos valores de la vida cívica hicieron que naciera mi pasión por mi patria y mi pasión por la democracia.

Sus palabras al ser inaugurado como Presidente hablaron de la necesidad que todos los ciudadanos se volviesen ciudadanos activos, con sus famosas palabras “Pregunta, no, lo que tu patria pueda hacer por ti, sino qué puedes hacer tú, por tu patria…” Instó a los líderes mundiales a unirse a luchar contra lo que él llamó “un enemigo común del hombre: la tiranía, la pobreza, la enfermedad y la violencia.”

Su visión fue que en una verdadera democracia se podría empoderar a aquellos que antes habían sido excluidos y que, al hacerlo, la oportunidad y la dignidad nunca más serían privilegios de los pocos al ser compartidos con los más. La noción que los problemas de la Sociedad, aunque eran muy grandes, eran conquistables.

La responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos de jugar un papel en el destino de nuestra patria, que cada uno tenemos no sólo los derechos de ciudadanía sino los deberes de enrumbar nuestra democracia, de construir nuestra democracia de limpiar nuestra democracia, es una que no podemos abdicar.

Kennedy nos alertaba que “aquellos que a través del autoritarismo y la división imposibilitan la revolución pacífica, causarán la inevitabilidad de la violencia.” La revolución pacífica no requiere que nos amemos los unos a los otros, pero que desde abajo para arriba reconozcamos la necesidad de tolerar, convivir y aceptar con respeto los derechos ajenos.

Captura de pantalla 2017-05-28 a las 22.23.32.png

Él mismo reconocía que ese cambio de abajo para arriba no sería concluido durante su presidencia y que tomaría décadas de sacrificio y sudor pero que entre más nos tardamos en comenzar, más nos tardaremos en terminar la obra.

Aplicando muchos de sus pensamientos a nuestra joven y vulnerable democracia en El Salvador vemos mucha coincidencia en las necesidades que tenemos de enrumbarla, de construirla, de limpiarla. Como Kennedy decía, “nuestros problemas son hechos por el hombre – por ende, pueden ser resueltos por el hombre, pacíficamente, con tolerancia, con sabiduría, con dialogo pero nunca sin convicción”.

La época del Presidente Kennedy no es muy distinta a la época que vive El Salvador. Vivimos los ciudadanos en tiempos de violencia, de división, de mucha incertidumbre y, por consecuencia, mucha desconfianza.

En los últimos años nos hemos dado cuenta que muchos de los que nos han gobernado se han aprovechado de nosotros, han llegado a servirse en vez de servirle al pueblo que tanto necesita. Se han enfocado en dividirnos para que esa misma división les proteja su poder y les permita seguir aprovechándose.

Ya nos dimos cuenta que la corrupción y el vivianismo no tienen ideologías, que aquellos que pensamos traían el cambio sólo nos vendían otro paquete vacío otra promesa que no se cumpliría. Pero talvez necesitábamos que eso nos sucediese, talvez necesitábamos que nos traicionaran para entender de una vez por todas que esas promesas venían de arriba para abajo y que no podían ser cumplidas.

En este aniversario de 100 años de uno de los más respetados arquitectos de la democracia moderna, yo quiero invitar a todos mis compatriotas a que abramos los ojos y nuestras mentes; busquemos la manera de unirnos para que nuestra revolución pacífica comience ya; busquemos la tolerancia, el intercambio de ideas a través del dialogo y, particularmente, comencemos a planificar ese relevo de aquellos que intentan impedir nuestra revolución pacífica, aquellos que impiden que las oportunidades sean para todos, aquellos que buscan dividirnos para proteger su poder y, en especial, aquellos que buscan seguir aprovechándose se la cosa pública irrespetando las leyes y al soberano de la nación.

Divider.png

Paul Steiner

Ciudadano Salvadoreño.

Luchando por mi patria. Esta lucha es contra todos los corruptos, contra la impunidad. Un mejor país es muy posible si la ciudadanía honrada comienza a exigir sus derechos y a poner en su lugar a la clase política. Únete al Movimiento Ciudadano Democracia Limpia https://www.ALTOalaIMPUNIDAD.com y visitanos en Facebook en https://www.facebook.com/ALTOalaIMPUNIDAD.CICISVya/

224742_10151193073750799_928086680_n.jpg

 

e-max.it: your social media marketing partner

EL SALVADOR TIEMPOS DIFÍCILES 

  • Ene 21, 2018
  • Publicado en opinet

 Lejos queda en el tiempo la guerra civil en El Salvador (1980 - 1992 ). Es el momento entonces, tras estos veinticinco años de paz y los acuerdos alcanzados para ella, de desmovilizar a la guerrilla y buscar una colocación rápida al número excedente de soldados. Pero eso no se consigue fácilmente, por lo que se está generando una importante migración hacia EEUU. Allí se van agrupando los jóvenes, no tienen medio de subsistencia, se integran en pandillas y después son deportados a El Salvador, donde se crean las maras. La crisis económica está haciendo que miles de ellos entren a formar parte de esas pandillas, las cuales constituyen una verdadera oposición al Gobierno. Por eso el Ejecutivo tiene que buscar de manera acuciante soluciones para disuadirles, pero también alternativas para que puedan reincorporarse a la sociedad. ¿Cómo reintegrarles? Ante la política migratoria que está adoptando Donald Trump, una alternativa viable seria que trabajasen dura y conjuntamente los tres países del Triángulo Norte - Guatemala, El Salvador, Honduras - para que los jóvenes se puedan quedar, subsistir y no tener que emigrar. 

   A pesar de los años transcurridos desde la guerra civil, El Salvador sigue siendo uno de los países más violentos del mundo, con altas tasas de impunidad y donde las maras son un problema enquistado, sin contar la continua "exportación " de emigrantes hacia EEUU. Por otra parte, algo hizo temblar al país en el pasado mes de julio: la Corte Suprema de El Salvador declaró inconstitucional la Ley de Amnistía de 1993, normativa por la que se perdonaban los delitos cometidos durante el conflicto entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y el ejército salvadoreño. De esa forma, esperemos que ahora se haga justicia en todos los casos, que resplandezca la verdad de todo lo sucedido durante el conflicto y que se reparen muchas cosas, sobre todo el daño a las víctimas. 

   La eliminación de la Ley de Amnistía fue una decisión polémica. Hoy día hay dos sectores enfrentados: los que la aceptan y los que consideran que es volver abrir las viejas heridas del pasado, lo que no ayudará mucho a la armonía entre todos. Incluso el presidente, Salvador Sánchez Cerén, se mostró inquieto con tal decisión porque podría desestabilizar el país, quizá solo porque habría  que  hacer demasiadas investigaciones. Entonces la pregunta es: ¿ No se bloquearán muchas investigaciones por miedo a que haya personas del Gobierno implicadas en ellas? Seguramente, pero la verdad debe conocerse e imponerse la justicia por encima de todo. Por tanto, es prioritaria la independencia judicial. Para ello, la Corte Suprema de Justicia no debe tener miedo a las presiones para depurar las responsabilidades oportunas y que no haya impunidad con nadie. 

   De momento, tan solo dos casos de la guerra civil se han reabierto tras la declaración de inconstitucionalidad, entre ellos uno de los más simbolicos: El Mozote, en el que se ha requerido a generales de alto mando para preparar su defensa. También está el de la matanza de jesuitas de 1989, por el que que fue acusado, amnistiado y ahora finalmente condenado al 30 años de prisión el coronel Guillermo Benavides. ¿Qué pasará con el resto de militares implicados en el proceso? Sencillamente, que tiene que haber alguien que recurra a la administración de justicia para que se reabran los casos. De todas maneras, parece que a esos militares no se les podrá extraditar a España como se ha solicicitado, que tendrán que que ser juzgados allí. ¿ Será para cubrir a los culpables? Ahí dejo la pregunta.

Divider.png

BALBINO GONZÁLEZ

Soy escritor. Escribo artículos y relatos. Lo más reseñable son los dos años que escribí una columna semanal para el periódico 16 de León (España ). También he escrito cuentos infantiles, algún guión de cine, un libro y algo de poesía. Ahora estoy escribiendo para dos periódicos de Sudamérica, La Razón de Bolivia y Diario La Noticia de Honduras.

20170417_140003-1-1.jpg

e-max.it: your social media marketing partner

EN DEFENSA DEL ESPAÑOL

  • Ene 21, 2018
  • Publicado en opinet

Hoy quiero hablar del idioma español, de la lengua universal de Cervantes. Dijeron que lo primero que hizo Donald Trump nada más llegar a la Casa Blanca fue suprimir la página web del español. Aclararon después que solo era una actualización momentánea. ¿Era verdad o volvía sobre sus pasos? Sea como fuere, corrieron sentimientos heridos, orgullo abollado de una lengua que hablan seiscientos millones de personas en el mundo. Fue como si dijese... !Fuera ese idioma de esclavos, violadores y drogadictos, fuera la lengua española de la Casa del Gran Blanco! Y cincuenta millones de norteamericanos hispanohablantes se quedaron pasmados antes de jurar en arameo. De esa forma se puso en evidencia, si no lo había hecho ya, toda la tirria que ese tío le tiene al hispano, al spanish, al español, al latino, al guacamole, al chicano, al chapo... Pero no pasó nada. Como si se hubiese puesto a pegar tiros en la Quinta Avenida, que así lo dijo en su momento antes de que le votasen. 

unnamed.jpg

   Dicho lo anterior, la pregunta brota sola y la dejo sobrevolar sutilmente por el aire viciado de esas mentes cerradas a la tolerancia y la comprensión. ¿A qué viene ese odio a una lengua que habla una quinta parte de sus compatriotas? A los tipos como Trump, a los que creen en supremacías de raza, a los que piensan que Dios jamás sería negro, a los que desprecian cuanto ignoran, a los que no importa que muchos escupan sangre para que otros vivan mejor... les aterra el mestizaje y la vecindad. Para ellos, como diría Sartre, " el infierno son los otros ". Cosa mala. Porque cuando el miedo se adueña del poder, la mente se nubla, los nervios arden, los oídos se cierran y el dedo de mandar - que es el mismo de apuntar - pide apretar el gatillo. Así que debería calmarse y tomar un buen tequila.

   ¡ Ándele! 

Divider.png

BALBINO GONZÁLEZ

Soy escritor. Escribo artículos y relatos. Lo más reseñable son los dos años que escribí una columna semanal para el periódico 16 de León (España ). También he escrito cuentos infantiles, algún guión de cine, un libro y algo de poesía. Ahora estoy escribiendo para dos periódicos de Sudamérica, La Razón de Bolivia y Diario La Noticia de Honduras.

20170417_140003-1-1.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

e-max.it: your social media marketing partner

Vespertina

  • Ene 21, 2018
  • Publicado en opinet

Vespertina

Inevitablemente, el día ha empezado a apagarse. El cielo es un enorme manto gris que envuelve la ciudad. Algunos noticieros asocian sus explicaciones con la lluvia que durante la tarde bañó los tejados; otros destacan la incipiente neblina que ya desdibuja las calles inundadas. A este clima hay que sumarle las incesantes emisiones de dióxido de carbono, producto del vaivén de los buses y demás medios de transporte, con lo que el paisaje se oscurece todavía más. El resultado es un ambiente propicio para clandestinidades.

Las manos se han juntado. No como las que se juntan para dar un aplauso. No como las que se juntan para hacer el bendito. Estas son manos que no se desprenden de un mismo tronco. Son disímiles. La de él es grande, venosa, callosa, poseedora de una fuerza agreste extraída de los surcos y las piedras. La de ella es blanca, mansa, sutil, hecha para la caricia, para la veneración, para la poesía.

Escuché que él llegó del Oriente, llegó tal vez con la idea de realizar uno de esos trámites para los que se necesita madrugar. Entiendo que no le alcanzó el día para superar la burocracia. Con la cabeza y los ánimos abajo, se dispuso a volver a casa, a su casa triste y solitaria. Pero entonces, como un evidente acto de confabulación natural, una lluvia torrencial se desplomó sobre la ciudad. Y él tuvo que caminar, y tuvo que correr buscando refugio. Lo encontró bajo el techo de una parada de buses. Allí esperó hasta que se apaciguó la tormenta.

Cuando solo quedó la neblina, vislumbró al otro extremo la silueta embrujadora. Cual estrella que por las noches desafía las tinieblas, su fulgor enfrentó y doblegó la grisácea espesura de la atmósfera. Bastó  que se abriera la puerta para embellecer la fachada de la casa. Aquello fue algo más que los cantos de sirena. Aquello fue el cruce de correspondencia natural y psicomagnética entre la mitad y su complemento. 

El forastero se acercó, un poco tímido, un poco soñador. Se había abrigado lo suficiente, pero se encontraba temblando de frío. Ella lo esperaba estacionada en el umbral, sosteniendo con su diestra la puerta y apoyando en el alféizar la izquierda. El forastero la miró, hizo un paneo de abajo hacia arriba. Estaba ligera de ropas; sin embargo, bastaría tocarla para disfrutar su fuego, para prescindir de la chimenea y de la taza de café. La tocó. Sintió su piel comburente. Era el momento de buscar la asociación.

El día ha empezado a apagarse. La neblina esconde las calles, los vehículos tienen que encender las luces para poder circular. Es frecuente, después de la lluvia, que las calles se pongan resbalosas, que haya fallas en el sistema de semáforos o que cualquier automotor presente desperfectos mecánicos. Por alguna de estas razones, el ruido del tráfico se ha intensificado. Apenas se escucha en la distancia el dulce repique de las campanas de la catedral.

Yo estoy aquí, aferrado a la colilla del cigarro, inhalando solamente el humo de los buses. Veo que las manos, finalmente, se han juntado. Entiendo que han dialogado, que ha habido persuasión, que ha habido propuestas.  Los economistas le llaman valor razonable. De repente, la puerta se cierra, y aquello vuelve a ser tan solo la fachada de una casa vieja y destartalada, en un ambiente propicio para clandestinidades.

 _____________________________________________________________________

CADALSO / David Ayala

Es licenciado en Administración de Empresas. Ha escrito poesía, cuento y ensayo. Buena parte de su producción literaria ha sido publicada en su blog personal y en otros medios digitales.

Pic02.jpg

 

e-max.it: your social media marketing partner

Sales a tomar el bus y debes pagar la renta a un delincuente. Tu cama podría ser o es la calle. Te toca buscar la cena para Navidad en el basurero municipal. Al exigir tus derechos al Estado te reciben con un guardia armado psicótico con más poder que un funcionario corrupto. En cierta forma, estás en un Estado fallido bananero, aunque por dentro le podrás decir -vulgarmente- que vives en “una mierda de país “como me dijo una amigo venezolano

Obviamente tienes la posibilidad de buscar la iluminación al leer a Samuel Huntington, Robert Dahl, Giovanni Sartori y Hannah Arendt , para tratar de entender la razón de estar cohabitando en una sociedad donde no existe un control efectivo del territorio, una nula capacidad para tomar decisiones por parte del Estado, sumado a la incapacidad para suministrar servicios básicos y la impunidad de mafias y delincuentes. Sin duda que estamos metidos en serios aprietos al estar en medio de esta peste.

Los autores Gerald Herman y Steven Ratnet mostraron preocupación por un nuevo fenómeno de un Estado el cual se va volviendo incapaz de sostenerse a sí mismo como un miembro de la comunidad internacional. Esta polis moribunda podría poner en peligro a sus propios ciudadanos y provocar fuertes oleadas de refugiados e inestabilidad política. Esto provocaría una contaminación a sus vecinos y expandir su deterioro.

William Olson aumentó la definición a los Estados que enfrentan complejos problemas internos que terminan amenazando su continuidad como tal, presentando serios desafíos internos para el orden político.

Robert H. Jackson habló sobre “failed states” remarcando la parte social al no poder garantizar el mínimo de condiciones civiles a sus ciudadanos. Se refería a los recursos básicos para que un sujeto pueda desarrollarse en un entorno con orden, paz y seguridad doméstica. Un Estado fallido no necesariamente es económicamente subdesarrollado, pero sufre una compleja deficiencia en el aspecto político.

El centro de estudios “Fund for Peace” propone parámetros para identificar un Estado fallido:

  1. Pérdida de control físico del territorio o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza.
  2. Erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones.
  3. Incapacidad para suministrar servicios básicos.
  4. Incapacidad para interactuar con otros Estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.

Por lo general, un Estado fallido se define por un fracaso económico, social y político, caracterizándose por gozar de un gobierno tan ineficaz y débil, el cual tiene escaso control sobre extensas zonas de su espacio nacional. No suministra ni puede proveer servicios básicos a sus ciudadanos, presenta profundos niveles de corrupción y de criminalidad, refugiados y desplazados hacia otros territorios y una marcada crisis económica.

 

“Una mierda de país”

De esa forma, podemos tener un acercamiento a los conceptos de un Estado fallido, aunque la teoría logra ser más vomitiva al vivirla a diario. La expresión de un gran porcentaje de ciudadanos, herederos fallidos de estos Estados, se define en la palabra con que cierra su obra García Márquez, “El coronel no tiene quien le escriba”:

—Dime, ¿qué comemos?

—El coronel necesitó setenta y cinco años —los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto— para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder: Mierda.

Los autores de estos marcos teóricos solo visitan estos países para comprobar que parte de sus definiciones y parámetros son reales. Viajan a Ruanda, Somalia, Haití, Sudán, Afganistán, para analizar los niveles que van desde “peligroso” a “alerta” para después salir de estas naciones donde, obviamente, la única solución es convertirse en protectorados de la ONU o terminar intervenidos por potencias coloniales.

En esa situación estamos los ciudadanos comunes. Recibiendo los efectos de vivir en un sistema político y económico disfuncional. Con actores con poder que solo quieren favorecer a grupos fácticos, conformados por nuevas clases políticas ansiosas por hundir el diente en los despojos; y sectores de poder económico cuyo único fin es sacar los últimos recursos antes del colapso de estas naciones.

La peor actitud del ciudadano racional y crítico es creer las falsas soluciones a problemas que nunca se van a poder resolver, pues el objetivo del parasitismo de las élites fallidas en la región será provocar la inmigración para mantener un economía con crecimientos ilusorios y estabilidad política inexistente. Aunque ahora con Donald Trump la fiesta se puede acabar. Por eso, la responsabilidad de buscar soluciones está en las manos de los grupos de activismo social equilibrados y de intelectuales libres pensadores, ya que no se puede seguir creyendo en promesas del populismo y la demagogia de las extremas que han fracaso en Latinoamérica.

e-max.it: your social media marketing partner

Una nueva etapa se acerca en cronio, te sorprenderás.

e-max.it: your social media marketing partner

pdn04.png

tablones 400x500.jpg

PDN02.png