ESPECIAL Testimonio ciudadano: “Hay soldados pandilleros en San Julián… extorsionan, matan gente y después se van al cuartel" - Diario Digital Cronio de El Salvador
22 Jan, 2018
Última actualización: 9:25 PM 21 January 2018

PDN01.gif

ESPECIAL Testimonio ciudadano: “Hay soldados pandilleros en San Julián… extorsionan, matan gente y después se van al cuartel"

Categoría: Especiales

Desde hace unos años San Julián, en el departamento de Sonsonate, destacó por la criminalidad.

Las muertes violentas se sumaron al obligado éxodo de caseríos enteros y el lugar se ubicó durante meses como uno de los 25 más violentos de todo el país.

La PNC confirma seis homicidios en los últimos dos meses (octubre-noviembre 2017). Solo el mes pasado hubo cuatro crímenes.

Pese a los homicidios reportados, el lugar parece tranquilo. Sin embargo, el problema de la violencia no ha terminado, solo ha cambiado la forma en que operan los delincuentes.

En el casco urbano hay calma, pero no es lo mismo a nivel de los cantones donde se asegura hay una especie de guerra silenciosa entre dos pandillas rivales que pelean territorio.

Una de las pandillas se ha formado con gente del lugar; la otra se creó con pandilleros que han huido de zonas cercanas donde se implementan fuertes operativos de la policía y el ejército.

La calle que conduce a San Julián sirve de frontera para los grupos criminales, exactamente donde están los cantones Bebedero Arriba y Bebedero Abajo.

Los cantones se ubican tres kilómetros antes de llegar al casco urbano del municipio. Bebedero Arriba está dominado por la MS y Bebedero Abajo por la 18.

Los pocos comerciantes que llegan hasta esos lugares están obligados a pagar “extorsión” en efectivo o productos. Mientras que los residentes (adultos que trabajan o estudiantes activos) se abstienen de pasar los linderos entre uno y otro cantón para evitar ser blanco de ataques.

Hay testimonios que alertan sobre grupos armados de pandilleros que, con ropas oscuras, se movilizan en la zona para ejercer control territorial. Se han visto grupos de hasta 20 sujetos con fusiles y escopetas. En ocasiones se reúnen para beber cervezas y consumir drogas.

Convivir con delincuentes es “terrible”, se señala, pero lo más grave -aseguran- es saber que algunos de esos delincuentes son los mismos que forman los grupos que brindan seguridad.

“Hay soldados pandilleros en San Julián… extorsionan, matan gente y después se van al cuartel”, se advierte.

“No sé cómo unos pícaros que cobran extorsión y hacen barbaridades a la gente han logrado meterse a nuestra Fuerza Armada… ¡Esto no puede pasar!”, es otra de las expresiones.

"Las pandillas de San Julián han logrado infiltrar a unidades del ejército y actualmente hay varios delincuentes reclutados en la Fuerza Aérea y otros cuarteles. Tienen que investigarlos y sacarlos de los cuarteles", se agrega.

De los delincuentes

Unos de los pandilleros de la MS, del cantón Bebedero Arriba, es vinculado a una familia conocida como "Los Micos", que está conformada por varios hermanos miembros de las clicas que tiene la MS en el sector.

La familia de "Los Micos" ya está perfilada en los archivos policiales de la zona, informó una fuente de la PNC consultada.

De la pandilla 18 se indicó que el miembro de una familia de apellido Paz, residente en el caserío Las Granadinas, logró filtrarse en un curso de soldado y ahora está en un cuartel.

Hay relatos que aseguran que los pandilleros deambulan libremente en las noches cometiendo fechorías, mientras que en el día portan uniformes militares cuando acompañan a los grupos de tarea conjunta con la PNC.

Atacan uniformados

Las pandillas que operan en San Julián son responsables de ataques armados y hasta homicidios de personal dedicado a tareas de seguridad pública.

El 21 de septiembre pasado, dos delincuentes mataron a un miembro del ejército cuando este se encontraba de licencia en su hogar.

El crimen se registró en el cantón Chilata del municipio de San Julián. La víctima fue identificada como Wilber Enrique Machuca Hernández.

En ese momento, las autoridades informaron que los atacantes pertenecían a pandillas. Uno fue capturado e identificado como Herbert Alexander Hernández Sermeño, de 20 años, quien ya enfrenta juicio.

Del otro atacante se informó que es un menor de 16 años y aún se encuentra prófugo.

crimen.jpeg

Herbert Alexander Hernández Sermeño. Acusado de atacar a un militar.

e-max.it: your social media marketing partner

pdn04.png

tablones 400x500.jpg

PDN02.png